Obama es agradable para estadunidenses, pero no su gobierno: CNN

0
182

obama-cnn

El índice de desaprobación del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, alcanzó un nuevo pico al llegar a 55%, al tiempo que el número de estadounidenses que piensan que el mandatario es un líder fuerte bajó hasta el 48%, de acuerdo con una encuesta de CNN/ORC publicada el martes.

El ejercicio confirmó un patrón de la opinión pública en relación con Obama: a los estadounidenses no les gusta su desempeño en los principales temas nacionales, pero les agrada el presidente en lo personal. Casi ocho de cada 10 encuestados dijo que Obama es agradable; una mayoría cree que es compasivo, que trabaja duro y que tiene una visión sobre el futuro del país. Tres cuartas partes consideran que lucha por sus ideales.

Sin embargo, sólo el 39% aprueba la forma en la que maneja el desempleo y únicamente el 36% avala cómo atiende la economía, un porcentaje que no resulta sorprendente, si se toma en cuenta que más de ocho de cada 10 piensan que la economía no se encuentra en una buena situación.

En general, el 55% desaprueba su gestión como presidente. La cifra representa un aumento respecto del 54% que su índice de desaprobación tuvo entre julio y agosto, según las encuestas llevadas a cabo rutinariamente. El 43% aprueba su gobierno, cuando ese número fue del 42% hace un año. Seis de cada 10 dicen que Obama no ha cumplido con sus expectativas.

Los datos no favorecen al presidente, pero son mejores en comparación a los del Congreso: únicamente el 15% de los ciudadanos aprueba el desempeño de los legisladores.

De hecho, los estadunidenses confían más en Obama que en los republicanos en el Congreso para manejar la economía.

Por un margen de 43 a 35 por ciento, los estadunidenses aprueban el programa económico para impulsar el empleo que Obama anunció en un mensaje la semana pasada, indicó el sondeo.

En tanto, uno de cada cinco encuestados dijo no tener ninguna opinión sobre dicha propuesta de ley enviada el lunes al Congreso.

Según el estudio, la mayoría de los estadunidenses está de acuerdo en que estimular el empleo es lo más importante ahora.

Dos tercios de los encuestados creen que la creación de empleo debería tener prioridad sobre el déficit presupuestal y sólo el 29 por ciento dijo que la reducción deficitaria debería ser más importante que disminuir el desempleo.

Ante los recientes desastre naturales que han abatido al país, los estadunidenses también dieron prioridad a la ayuda para emergencias sobre el déficit.

Seis de cada 10 estadunidenses apoyan la asistencia federal a las víctimas de los huracanes recientes y los incendios en los bosques, aún si el monto de dinero no es recortado de otros programas económicos.

Dos tercios de los encuestados dijo favorecer la idea de recortar el impuesto por concepto de los trabajadores en nómina y en la misma proporción se pronunciaron a favor de aumentar el gasto en proyectos de infraestructura.

En tanto, el 75 por ciento dijo aprobar la ayuda federal a los estados para incrementar la contratación de maestros y personal de respuesta de emergencias.

En general, el sondeo reflejó una «sombría» percepción sobre las condiciones del país, la mayoría dijo que no están ahora mejor que hace tres años y en mayor proporción aun, dijeron estar más enojados y asustados por cómo «van las cosas» en el país.

La encuesta se realizó entre el 9 y el 11 de septiembre en una muestra de mil 38 adultos con un margen de error de más, menos tres puntos porcentuales.