Los suspiritos azules de Donceles

0
144

Capital Político

Laura Ballesteros fue el ave de las tempestades en el PAN

Como niños con juguete andan los panistas en la Asamblea Legislativa del DF, luego de que su compañera Laura Ballesteros se sentara por fin en la que será su nueva curul de ahora en adelante: hasta la orilla como niña castigada.

Y es que Ballesteros fue el ave de las tempestades entre los chamacos del PAN que el año pasado llegaron a San Lázaro, pues desde el principio generó simpatías y odios, lo cual dividió un poco a la fracción.

La diputada llegó a la ALDF con la anuencia de Gustavo Madero, pero para ello tuvo que llegar antes a un acuerdo con Jorge Romero «”actual delegado en Benito Juárez»”, pues era quien tenía el control del consejo blanquiazul en el DF.

El delegado la apoyó y convenció a Obdulio à vila para que no opusiera resistencia; Laura fue anotada en la lista de plurinominales y llegó sin problema a Donceles.

Dicen que, una vez instalada, rápido olvidó la promesa de amor eterno a Romero y se inclinó hacia Federico Döring, el coordinador del grupo, quien la hizo vicecoordinadora, a pesar de la protesta de la chamacada azul, sobre todo de dos diputadas.

Priscila Veray Gabriel Salido jamás estuvieron de acuerdo, pero Döring impuso su ley y sus jóvenes diputados no opusieron mayor resistencia.

Era la primera victoria de Federico, quien había llegado solo a la ALDF y con Ballesteros sumaba a su primera aliada.

Si bien es cierto que al menos ya tenía una diputada, también lo es que el descontento al interior de la fracción crecía y las grillas y filtraciones contra el coordinador iban en aumento.

A pesar de ello Döring se aferró hasta que se le convirtió en un problema que por poco se le sale de las manos, pues las grillas en su contra escalaron hasta las altas esferas panistas, donde empezaron a ver con recelo al coordinador.

Sobre todo después de que en la prensa aparecieron documentos sobre presuntos malos manejos al interior de la fracción, e incluso copias de cheques que cobraba el líder de la fracción y que nadie conocía.

Las gotas que derramaron el vaso fueron dos: la primera fue que en la última plenaria del grupo la diputada asistió acompañada y no se integró a los trabajos ni a la convivencia del grupo; la segunda, que en el CEN del PAN le quería cargar a la cuenta de Döring el puesto de Ballesteros como titular de una comisión.

El coordinador no aguantó más y la destituyó, previo acuerdo con Romero, para enviarla al final de la fila y poner en su lugar a Santiago Taboada, alfil del delegado en Benito Juárez.

Ninguno de los apoyos con los que Laura había llegado a Donceles protestó; Madero ni siquiera preguntó sobre el cambio y la diputado hizo tal berrinche que incluso ni al Informe de Miguel à ngel Mancera asistió, dejando su curul vacía.

Desde ayer Ballesteros luce más amigable y hasta busca socializar con sus compañeros, quienes la siguen viendo con recelo porque dicen que ahora presume de aliado a Santiago Creel, quien al parecer le prometió hacerla diputada federal en 2015.

Ya se verá en qué para la grillita azul en el DF.

CENTAVITOS»¦ Se tardó, pero por fin abrió su clásico juego René Bejarano para tratar de rescatar algo en la repartición del pastel perredista. A través de su muchacho Alejandro El Sombrita Sánchez Camacho dijo que la IDN ya no apoyará ni a Cuauhtémoc Cárdenas ni a Marcelo Ebrard «”ya no le sirven»” para presidir el PRD. Que ahora vería bien a Héctor Bautista, líder de la tribu ADN, para dirigir a los amarillos. ¿Qué el de las ligas no hablaba pestes del «entreguista» Bautista que se vendió con Los Chuchos? Qué obvio es Bejarano, tentando al mexiquense para que se haga de la presidencia y no se conforme con la secretaría general, y es que con los votos de la ADN el de las ligas podría rescatar algo y claro que a Bautista le alcanzaría para traicionar a Los Chuchos y presidir, pero a cambio de plegarse a Bejarano que, desesperado, busca dividir a sus opositores, lo cual no va a lograr por la sencilla razón de que ya le conocen sus trucos.

Compartir