Chamaquea PRI a PRD y Morena

0
181

Capital Político

Los magistrados tendrán que decidir si las consultas proceden

Con su propuesta para realizar una consulta pública para que la ciudadanía opine si desaparecen la mitad de los legisladores plurinominales, el PRI hizo una carambola de varias bandas, que además de pegar a la oposición, le abona algunas simpatías al propio tricolor.

En menos de un mes, los priistas sacaron casi el triple de firmas en contra de pluris, que las que por su lado juntaron el PRD y Morena contra la Reforma Energética a lo largo de varios meses.

La jugada es de varias bandas porque, en primer lugar, fue una promesa de campaña del presidente Enrique Peña Nieto y con esta acción del tricolor se estaría cumpliendo la palabra presidencial empeñada.

En segundo lugar, es muy apetecible para la opinión pública votar en contra de los diputados y senadores que ni siquiera hacen campaña y viven como reyes, si no es que parásitos, del presupuesto público.

Esa es una bandera mucho más redituable políticamente que la de la Reforma Energética, que casi nadie entiende porque es muy técnica.

En tercer lugar, mañosamente los tricolores meten la idea de una consulta pública alterna a las que la oposición estuvo planeando durante mucho tiempo, con un tema polémico que, al igual que las del PRD y de Morena, serán examinadas por la Suprema Corte.

Es decir, los magistrados tendrán que decidir si las consultas proceden, pues la ley no contempla poner a consulta temas electorales ni de ingresos públicos, como es el caso de estas dos iniciativas de los partidos. Ante ello, la Corte tendrá que desechar estas consultas y los partidos se quedarán, en apariencia, cada quien con su golpe.

El PRD y los morenos alegarán que los magistrados están vendidos, que la mafia del poder los presionó para evitar que se defendiera el petróleo de los mexicanos, pero el PRI alegará que también a ellos les dieron palo. Con esto los tricolores habrá mostrado que ellos sí querían, pero que no los dejaron, lo cual quedará en el imaginario colectivo, además de no echarse encima a los partidos amigos, que seguirían gozando de sus plurinominales, que es básicamente de lo que viven.

En cuarto lugar «”y quizá lo más importante»” es que el PRI obtiene una bandera más terrenal que les permite hacer campaña sin violar la ley electoral, pues la recolección de firmas no puede ser considerada como acto anticipado de campaña, pues en todo caso los demás partidos, incluyendo al PAN con su salario mínimo, tendrían que ser sancionados.

Y ya de pilón le dan un tema a sus hermanitos del DF para que salgan a la calle, le dejen claro a la gente que ya están de regreso y vayan conociendo los nuevos rostros.

De esta forma los dirigidos por Mauricio López en la ciudad pueden disfrazar de consulta un empadronamiento en la capital, ya que para que la firma hacia una consulta pública valga, el ciudadano tiene que presentar su credencial de elector, lo cual es invaluable. Y sobre todo, completamente legal, por eso es que el PRI se chamaqueó a la oposición y la partida de las consultas públicas se las ganó en todos los terrenos.

CENTAVITOS»¦Por cierto, originalmente el CEN del tricolor había pedido a sus hermanitos del DF un mínimo de 120 mil firmas; mismas que de botepronto subieron a 140 mil, pero se les pasó la mano y juntaron casi 600 mil, cosa que llama la atención, pues ellos fueron los primeros sorprendidos. Dicen que el delegado en Cuajimalpa, Adrián Rubalcava, fue el que más firmas entregó con cerca de 60 mil, lo cual tiene cierta lógica por los operadores delegacionales que concentra, pero que Mariana Moguel haya juntado 30 mil sí llama la atención. De dónde la hija de Rosario Robles pudo sacar tantas rúbricas si no conoce las calles de la capital. ¿A poco recibió ayuda de su experimentada madre, que para eso de armar padrones se pinta más que sola? Ahora resulta que Marianita sacó solita más firmas que el Movimiento Territorial del equipo de Cuauhtémoc Gutiérrez, expresidente tricolor. Si eso es cierto, suena muy interesante.