¿A qué le tira Calderón?

0
65

Tras la puerta del poder

  • Si con sus apariciones en medios busca un reposicionamiento que le dé una diputación, va a estar difícil
  • El que de seguro será diputado, es precisamente su mayor enemigo dentro del panismo, Gustavo Madero
  • La Suprema Corte deberá decidir si aprueba al menos 3 consultas populares

Como si estuviera fuera de toda culpa y reclamo, el ex presidente Felipe Calderón ha regresado a México utilizando a los medios para reposicionarse con miras a lograr una diputación federal en la siguiente legislatura, según afirman algunos cercanos.

Y en ese intento, el hasta ahora panista ha publicado un libro donde deja de lado las incapacidades y fallas en que incurrió durante su administración, mientras hace un recuento de los supuestos logros alcanzados.

Aprovechó hace una semana su reencuentro con esa parte leal a él que existe todavía en los medios informativos para golpear a Gustavo Madero, reelecto presidente del PAN y enemigo político a ultranza del michoacano.

Ahora, en otra entrevista «“con El Universal«“, eleva la mira y reta a Enrique Peña Nieto y al PRI a constituirse en el «gran calificador» de las reformas, acciones y decisiones de su sucesor.

Pero donde se mete en el pantano, es cuando acusa a priístas y perredistas de haberle «cobrado caro» con «recursos para gobiernos locales» sus reformas. Es más, agrega:

«»¦y pues, sí, en alguna ocasión requerimientos que eran muy difíciles de conceder».

Con su primer comentario de esta parte de la entrevista sugiere que lo extorsionaron. Lo cual es grave siendo él Presidente de la República. Pero con lo segundo, deja abierta toda una serie de sugerencias que sólo tienen límite en la imaginación de cada quien.

Yo le preguntaría a Calderón: qué fue lo que le exigieron que era muy difícil de conceder y que evidentemente no puede precisar públicamente»¦ ¿alguna cosa física?, ¿sexual?, ¿comprometida cómo convertirse en cuñado, compadre, pariente, socio de alguien indeseable?, ¿qué?

Por lo demás se ve que anda en busca de alguien que le responda para tener pretexto a fin de regresar a los medios y recolocarse en el presente mexicano.

De ahí su súbita posición de juez calificador de las reformas que a él no se le ocurrió hacer durante su mandato.

Si nos atenemos a la explicación que hace el coordinador de los diputados del PRI, el sonorense Manlio Fabio Beltrones «“quien fue el coordinador de los senadores del tricolor durante el sexenio de Calderón»“, el panista nunca siquiera presentó ninguna iniciativa de reforma de nada.

También su comentario de que la oposición no le aprobó sus reformas es una falacia. Y es mentira porque no hubo siquiera idea de presentar nada.

Que le parezcan buenas las reformas aprobadas ahora y que son atribuibles a Enrique Peña Nieto, es simplemente intrascendente porque él ya no tuvo nada que ver con estas.

Sus apariciones en los medios quedan como una estrategia para reposicionarse e intentar una candidatura a diputado federal en la siguiente legislatura, casualmente con la que se inaugura el ciclo de reelecciones en el Congreso que pueden llegar a mantener en ese poder a una persona hasta 9 años seguidos.

Su aspiración es difícil de cumplir porque el que seguro sí va como diputado federal es Gustavo Madero, quien será el coordinador de su bancada al menos durante los 3 siguientes años, para luego buscar la nominación del PAN a la Presidencia de la República en 2018.

Y es obvio que en los planes de Madero no está el abrirle ningún espacio de poder al ex presidente Calderón.

CNOP A LA CONSULTA

La senadora Cristina Díaz, secretaria general de la CNOP del PRI, ya alineó a esta organización a fin de que participe con el resto de la estructura tricolor en la recolección de firmas a fin de solicitarle a la Suprema Corte de Justicia que apruebe una consulta popular a fin de decidir si desaparecen o no 100 diputaciones plurinominales.

Esta consulta correría junto con la pedida por la llamada izquierda mexicana para que la Corte ordene una más a fin de que los mexicanos digan si apoyan o rechazan la reforma energética.

Pero el asunto no termina ahí, ya que los panistas encabezados por Gustavo Madero ya recaban también firmas, para pedirle a la Suprema Corte una tercera consulta a fin de que los mexicanos digan si deben aumentar o no los salarios mínimos.

Así el asunto de las consultas populares comienza a tomar vuelo y habría que ver ahora si alguien más quiere otras consultas, y cuáles son las que la Corte decidirá que pasan o no.

Teóricamente estas consultas populares deberían ser aplicadas al parejo de las elecciones federales del 2015 y en las mimas urnas de esos comicios.

Por supuesto que ya unos y otros «“perredistas, panistas y priístas»“ han comenzado a cuestionar las consultas de los de al lado, calificándolas de ser simples argucias de distracción.

En rechazo de esa percepción, Cristina Díaz «“la aspirante más consistente a la gubernatura de Nuevo León»“, afirma que la consulta ciudadana respecto a la reducción del número de diputados y senadores plurinominales, es simplemente una respuesta a un reclamo popular para disminuir el gasto del Congreso, agilizar sus funciones y para fortalecer a nuestra democracia.

«La consulta ciudadana a que nos convoca muestro presidente César Camacho, nos ratifica como un partido de resultados y compromisos ciudadanos y para tener una mayor eficiencia legislativa», indicó.

En respaldo la estructura nacional de la CNOP, dijo, iniciará una campaña informativa que explique a los mexicanos los beneficios de eliminar 100 de los 200 diputados plurinominales, y 32 senadores de representación proporcional, explicó Díaz.

Afirmó que con la estructura y representación que tiene el PRI, el 15 de septiembre seguramente rebasará el millón 605 mil 120 firmas que establece la Ley Federal de Consulta Popular para que la Suprema Corte la avale.

Y con ello, agregó, se cumplirá otra promesa de campaña del ahora presidente Enrique Peña Nieto.

ACOMODOS

A las señales del fin de semana dentro del PRD que apuntan a que el michoacano Silvano Aureoles será el presidente de la Cámara de Diputados a partir del primero de septiembre, se sumaron toda una serie de acciones.

De entrada Jesús Zambrano, presidente saliente del sol azteca «“quien junto con Jesús Ortega lideran nacionalmente a Nueva Izquierda, el grupo dominante en la estructura territorial y política del PRD en el país»“, fue a la inauguración de la plenaria de los diputados encabezados por Aureoles»¦ pero no a la de los senadores coordinados por Miguel Barbosa.

¿Así o más claro?

Frente a este hecho, el poblano Barbosa «“quien hace unas semanas renunció formalmente a su afiliación en Nueva Izquierda, lo cual no era necesario porque desde antes ya había roto con Los Chuchos luego de constantes confrontaciones con Zambrano»“, pidió que Zambrano explique por qué no fue con los senadores.

En política todos saben que esas señales no requieren explicación alguna, porque en sí son una definición.

Barbosa afirma que «mi relación con Nueva Izquierda, nada tiene que ver con mi función como coordinador».

¿En serio cree eso?

Por lo pronto y frente al inminente nombramiento de Aureoles como presidente de los diputados, se habla de que Silvano estaría en ese encargo hasta enero o febrero próximo, todo depende de cuándo tenga que pedir licencia para inscribirse como candidato del PRD a la gubernatura de Michoacán, cuya elección será el 7 de junio del próximo año.

Entonces Aureoles sería relevado por el perredista Fernando Zárate.

 

rvizcainoa@gmail.com

Compartir