El ir y venir de la mariguana

0
217

Crónica Confidencial

DRA. MERCEDES JUAN LÓPEZ,
SECRETARIA DE SALUD:

+Si quiere ver a sus hijos fuertes
y sanos, póngalos mariguanos

Refrán mexicano

 

El último reporte de la ONU en torno al consumo de mariguana divide al mundo en dos porciones: el que comparte la idea de Estados Unidos en torno a la práctica inocuidad de esa planta, cosa que impulsaría su consumo, y el que sigue la línea europea sobre el creciente riesgo de su consumo y, en consecuencia, su desuso.

Algo debería decir México al respecto supuesto que esta tierra es su origen y los mexicanos sus crecientes consumidores. Muchas vidas ha cobrado en las últimas décadas por parte de quienes la trafican y pelean su mercado, pero no entre los que la fuman. Eso nos acercaría a coincidir, como es costumbre en casi todo, con nuestros vecinos del norte más que con la gente de allende el Atlántico, pero más valdría que nuestro propio país nos dijera, con base en sus propios estudios, cuál debiera ser nuestro comportamiento respecto de su uso; médico, sí, pero también por el gusto de sentir sus efectos oníricos»¦

Todo lo que decimos y pensamos respecto de nuestra planta paisana, viene de fuera. Sobre todo del norte. Hasta la cultura de consumirla. Recuerdo que cuando era niño, allá en Durango capital se decía que los únicos consumidores de mariguana eran los soldados y los albañiles. Sin embargo, poco después de que me viniera a trabajar en la capital del país, la mota se puso de moda entre los chavos de las clases medias hacia arriba, quienes naturalmente pagaban sumas estratosféricas por un carrujo, en relación con lo que escasos años atrás costaba a sus usuarios históricos.

Jamás he sabido de un estudio científico serio sobre la mariguana hecho en laboratorios mexicanos, a pesar de los muchos millares de millones de pesos que históricamente ha generado su cultivo y su exportación. Tampoco se sabe que haya, como en nuestro vecino del norte, quien se ocupe en mejorar su calidad genética. Tal como nos la dio la naturaleza, aquí la cultivan y la siembran los campesinos que desean salir de pobres, gracias a que son empujados por los que sí conocen su valor de mercado…, sobre todo de exportación.

Volviendo al Informe Mundial de la ONU sobre Drogas 2014, es muy pronto, dice, para que se comprenda el impacto de la legalización del consumo de mariguana en Ecuador y en las entidades estadunidenses que han avanzado en esa dirección. México, en cambio, permanece silencioso y expectante de lo que ocurra al norte de la línea limítrofe al norte, aun cuando ya el presidente Peña Nieto haya comenzado a dibujar algunas líneas novedosas respecto de esa planta y el resto de los narcóticos que, en conjunto, dominan el mercado mundial y perjudican a un número creciente de la población del planeta.

Tal parece, pues, que se acerca el momento en que México ocupe una posición.

En el debate internacional sobre estos productos. Parecería mirar hacia su alejamiento del criterio eminentemente persecutorio estadunidense, hacia políticas de prevención y racionalidad comercial y desactivación como amenaza a la seguridad pública, pero también nacional.

Ojalá, pues, pronto tengamos señales desde el ámbito médico-científico, en torno a las políticas públicas que deberá México adoptar en algún momento de su historia.

Esperemos que sea el momento presente»¦

 

lmendivil@delfos.com.mx
m760531@hotmail.com