Sábado de Creel

0
198

SEN. SANTIAGO CREEL MIRANDA,
PRECANDIDATO PRESIDENCIAL:

+La vergüenza de confesar el primer
error hace cometer muchos otros

Jean de la Fontaine

Los errores que debería enmendar no son los que le llevaron a la derrota en 2005 por la candidatura presidencial panista frente a Felipe Calderón, quien tenía un caudal de experiencia que a usted le faltaba. Pero los errores que debiera corregir no para llegar a la candidatura, sino a la Presidencia, los cometió antes del 2005, senador.

Me refiero, pues, a sus errores como secretario de Gobernación que debe recordar un buen número de panistas pero también muchos, muchos otros electores con memoria y hasta cierta contabilidad de los perjuicios que usted le produjo al país.

¿Recordamos algunos, senador, con algunas consecuencias?:

1.- Sentirse, quizá tan pronto como Fox le confirmó el lugar donde iba a despachar, el primer presidenciable de la carrera del 2006 y haber actuado, tan pronto como asumió el cargo, con la vista fija en Los Pinos en vez de haberla puesto en el gran compromiso de ser un gozne primordial en la historia que el PAN estaba comenzando a escribir. No hubo esa conducción; Fox fue incapaz siquiera de imaginarla y así comenzó el descenso ideológico, político e histórico del PAN.

2.- Haber evitado asumir decisiones, impulsar acciones y adoptar conductas que pusieran en riesgo la gran oportunidad personal que se le abría. Necesitaba una relación tan tersa con sus enemigos potenciales, que vivió cinco años con la sonrisa en el rostro, cuatito de todos, guardadas sus responsabilidades en algún lejano archivo. No creó puentes entre el nuevo gobierno y los desbancados del poder. México se volvió una nueva torre, pero política, de Babel donde se hablaron -aún se hablan- numerosos idiomas; pero donde una sola palabra domina la (in)comunicación: NO

3.- Las precampañas y las campañas se hacen con dinero y era necesario ser previsor. De ahí el prolongado desfalco al Fonden que siempre negaron usted y todos los panistas, como consigna de partido y a contrapelo de las auditorías realizadas por la Función Pública, de las que conservo copias para cuando puedan ser útiles. Fue esa la primera pillería en gran escala cometida por el gobierno de la alternancia.

4.- La cancelación del proyecto del nuevo aeropuerto internacional de la ciudad que debió ser construido en Texcoco, pero una larga lista de errores que debieron ser resueltos con sentido político y social fue la respuesta a las justas demandas de los moradores de San Miguel Atenco por un pago que considerara el incremento que  ya para entonces había registrado el valor de sus tierras. Gobernación se cruzó de brazos y la obra pública más importante de la administración Fox se derrumbó generando consecuencias que incluso afectaron, y muy severamente, al estado de derecho del país.

5.- La demanda de fondos para proyectos electorales de gran envergadura siempre es alta y es constante. Así lo vieron usted y sus consejeros y por eso se pusieron en busca de una solución más rentable y duradera; y si resultaba permanente, mejor La encontraron en el terreno de los juegos de azar, carentes de una legislación suficiente, moderna y promotora de una industria socialmente útil. Pero dejaron vigente la misma ley que desde su nacimiento ¡en 1947! fue económica, política y socialmente inútil; ¡ah, pero magnífica compartir, inversionistas y funcionarios públicos, los altos rendimientos que genera cualquier casa de juego! Sólo le sobrepusieron un reglamento y abrieron la adjudicación de nuevos permisos para apertura de casinos a cambio del apoyo financiero que le llevara a usted, como viajando sobre una cómoda y vaporosa nube, a Los Pinos. Sólo que calculó tan mal su realidad político-partidista, que perdió la candidatura, pero despertó una codicia de tal magnitud que quienes no alcanzaron los permisos y, con ellos, un negocio legal y correcto, se lanzaron a la ilegalidad protegida por el abuso que ha propiciado el manoseo de la legislación de Amparo. Tal vez el gangsterismo en el mundo del juego jamás alcanzó las magnitudes de la actualidad mexicana y el único perdedor fue usted, con su frustrada candidatura presidencial

Cinco, sólo cinco hechos -entre otros que ocurrieron-, suficientemente conocidos y documentados sobre su paso, senador Creel Miranda, por una tarea de gobierno de alta responsabilidad en el Ejecutivo federal, con algunas de sus consecuencias.

El sábado pasado fue un gran día para usted: arrancó su segunda precampaña formal por la Presidencia de la República, aunque en realidad no ha dejado de hacer campaña informal desde diciembre del 2000 y por eso lleva la delantera.

Pero si gana, va a ser usted el Bravo Mena de la elección presidencial que viene, con la agravante de los cinco antecedentes aquí consignados, más todos los demás que registra la memoria política, esa que recuerda cuando le conviene

lmendivil@delfos.com.mx

m760531@hotmail.com

Compartir