Una molienda por las comunitarias

0
200

Sugiero anotar esto en la agenda:

27 de junio de 2011. Sesión del Consejo General del IFE. Discute diversas modificaciones a los reglamentos para definir la mecánica del proceso electoral que iniciará en octubre. Entre otras modificaciones, resuelve integrar a las radios comunitarias en el reglamento de radio y televisión. Sin duda, es un paso histórico en el reconocimiento de aquellas alternativas de la comunicación en nuestro país.

Esto se escribe fácil pero el trayecto que se siguió para hacerlo posible fue sinuoso, errático e incierto. Reparo, sin embargo, en que no obstante haber sido testigo privilegiado de todo ello no es a mí a quien corresponde narrar la historia. Sólo digo que inició con un llamado de Luis Miguel Carriedo, asesor del consejero electoral Marco Antonio Baños. El 29 de abril del año pasado, Carriedo notificó por email a quienes creyó que les interesaría saber sobre el intento de sancionar a Radio Calenda por 39 mil pesos y de la posibilidad de que a las radios comunitarias se les diera trato distinto dentro de la norma. Esto debido a que la Secretaría Ejecutiva del IFE quiso sancionar a Radio Calenda en abril y luego, con un monitoreo del PVEM en la mano, en septiembre también. Ello, porque la estación incumplió con la difusión completa de la pauta de spots de la autoridad electoral.

Aquel 29 de abril, Luis Miguel nos dijo lo siguiente:

«Ayer, a propuesta del consejero electoral Marco Antonio Baños, el IFE discutió por primera vez en su historia, en la mesa del Consejo General, la necesidad de dar atención especial a las radios comunitarias. El debate derivó de un procedimiento sancionador en contra de Radio Calenda, emisora afiliada a la AMARC con evidentes contenidos no lucrativos, operada por campesinos, indígenas y maestros rurales, a la cual se pretendía sancionar en exceso con casi 40 mil pesos (que para ellos sería todo) por incumplimientos no dolosos (y comprensibles, dadas las circunstancias en las que opera) a los pautados del IFE.»

Salvo la Asociación Mundial de Radios Comunitarias-México, al principio nadie acudió a ese llamado de Luis Miguel; etcétera lo hizo sólo en su recuento del año, el seis de diciembre de 2010 y a partir de esa fecha asumió la causa de incorporar a las radios comunitarias en el reglamento del IFE para que éstas fueran atendidas con todas sus singularidades. Entonces, aplaudió la derrota de la visión implacable de la Secretaría Ejecutiva, reconoció al consejero Baños y, en general, al Consejo General del IFE que rechazó el intento de sancionar a Radio Calenda, tanto el 28 de abril como el 28 de septiembre pasados. (En el trayecto recordamos que antes se había tenido un rasero distinto, cuando Radio UNAM incumplió con el pautado del IFE porque el director de la estación no quiso difundir spots y, entonces, la Secretaría Ejecutiva promovió un acuerdo para que Radio UNAM restituyera el desacato en el contenido de sus programas)

Nuestra participación en esto es pública. Escribí diez artículos en la revista y un par en sendos diarios de circulación nacional. Además, etcétera difundió una larga entrevista de Ruth Esparza Carvajal con el consejero mencionado y luego con los tres integrantes de la Comisión de Radio y Televisión del IFE, seis notas de la redacción y cuatro artículos más, dos de Sócrates Vásquez García, representante nacional de AMARC, y otros dos de Daniel Iván, articulista de etcétera y uno de los dirigentes más reconocidos (y para mí más respetados) de aquella asociación.

De otros intersticios en los que participé, más allá de los estrictamente editoriales, ya dije que no me corresponde hablar, sólo expongo que el logro de que las radios comunitarias estén en el reglamento del IFE es resultado del hilvanado fino y paciente, incluso a veces tajante y duro, de Carriedo y Baños con otros actores más que al final del camino, luego de un ambiente de rechazo y tensión, fueron respetuosos del acuerdo.

Nada más me resta señalar el silencio o el «vació», como se dice en el argot de la política, de varios actores como la Asociación Mexicana del Derecho a la Información (AMEDI) que, yo creí, podrían haber respaldado este esfuerzo; no lo hicieron ni para expresar las razones de su omisión aún cuando de haberse abierto paso el proceso sancionador promovido por la Secretaría Ejecutiva del IFE contra Radio Calenda, habría estado en riesgo la vigencia de las radios comunitarias que operan con permiso en el país (la participación de la AMEDI fue sólo un comunicado para celebrar el paso del IFE). No me detengo en las insidias que también hubo contra este logro histórico ni a los reparos leguleyos del tipo «es que la ley federal no las contempla», aún cuando eso lo tengo bien documentado; sin duda, son los protagonistas principales de esto quienes podrán o no difundirlas.

Marco Antonio Baños y Luis Miguel Carriedo tienen el respeto de la revista etcétera; también los consejeros que ayer votaron por unanimidad incorporar a las radios comunitarias en su extructura normativa. Lo mismo expresa este proyecto editorial de la AMARC-México y de la coordinadora Maru Chávez, discreta y perseverante en los entreveramientos que supuso esto, igual que de la activista Laura Salas y Omar Viniegra, abogado de la AMARC-México.

El cuerpo editorial de etcétera entiende y celebra este logro que implica una auténtica razón de Estado, pero ahora mismo avisora los otros esfuerzos que siguen; no es momento de detallarlos. Sólo decimos a los operadores de esas estaciones alternativas de radio que estamos con ellos, con ustedes, y es que somos de ustedes, somos ustedes. Ojalá que se lea fuerte y claro en las rancherías o en las zonas suburbanas y urbanas donde operan, acá sabemos que esto sólo es parte de una larga y empedrada ruta. Que los permisos de operación no son todo, que la integracióin de las emisoras en la norma no lo es todo, que falta explorar mecanismos de financiamiento e imaginar cada vez más contenidos para afianzar la función social para la convivencia misma. O sea, hay que seguir soñando y hacer posible los sueños.

Por ahora, festejemos. ¿Están de acuerdo si abrimos con Nanga ti feo o Moliendo Café? Elijan ustedes.

http://www.youtube.com/watch?v=FzP9QNnV9cA&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=UET2oRRHlgk