Chiapas 1993-2013; pelear para empeorar

0
129

Crónica Confidencial

La revolución indígena en Chiapas
cerró anticipadamente el siglo XX
mexicano al lanzar al país a un
nuevo ciclo político, económico y
social que hoy sigue naciendo

Genoveva Flores, marzo, 1999

Fue un sábado el día final del año 1994, cuando desde la tarde y por la noche comenzó la movilización de lo que oficialmente inició a las 00:00 horas del primer día de 1995 para provocar lo que Genoveva Flores calificó con las palabras del epígrafe.

¿Qué iba a provocar el estallido chiapaneco que el miércoles cumplirá su vigésimo aniversario? No debiera yo mismo decirlo, porque aún lamento haber recordado el lunes 3 de enero de 1994 la serie de avisos que meses, años antes, AQUà en CONFIDENCIAL había publicado y, para variar, quienes debieron actuar ni lo vieron ni lo oyeron»¦ Hoy lo reproduzco:

«ASUNTO: FELIZ AÑO»¦

*El México Bronco

* Ejército agredido

*O México agredido

El primer presidente a quien escuché hablar sobre las injusticias que México había cometido con Chiapas, fue a Echeverría. Y cuando su mandato concluyó, México, con todo y Chiapas, se habían hundido en el pantano económico.

Luego (escuché) a López Portillo aún candidato presidencial, ya ni decir que en el colmo de la inequidad, (que) Chiapas había dado a México mucho más de lo que México había dado a Chiapas, pero era llegado el tiempo de pagar las deudas pendientes. Fue por aquel tiempo, en los primeros años de gobierno de don José, que Jesús Reyes Heroles lanzó a los responsables políticos la prevención tendiente a no tocar, a «˜no despertar al México bronco»™»¦ Pero cuando López Portillo terminó, todo México, con Chiapas también, se había hundido más aún en el Pantano de la mala economía que incrementa, como es natural, tamaño de las injusticias y de los desequilibrios sociales.

En 1986, desde este espacio comencé a sonar matracas, hacer llorar sirenas y encender luces rojas por la situación chiapaneca, una extraña, difícil, tensionante mezcla de conflictos económicos, sociales, étnicos y religiosos que incrementaba los riesgos políticos. Que acepten mi respeto las jerarquías católicas mexicanas y latinoamericanas por su indisposición al diálogo con «˜las sectas»™, por no ser «˜cristianas»™. ¡Qué penosa, ilógica e inoportuna afirmación ésta que se publicó ayer en estas páginas! En relación con el problema chiapaneco, esas palabras lamentablemente dibujaron el ambiente de intemperancia que se fue adueñando de la situación en ese explosivo coctel económico, social, étnico y religioso -la peor mezcla que pudiera lograrse, como lo prueba la tragedia yugoslava-.

A lo anterior agreguemos lo que me dijo «“en entrevista exclusiva que aparece por separado- el general Antonio Riviello Bazán, secretario de la defensa Nacional:

Primero, durante los últimos meses de 1993 se atacó al Ejército por los hechos del «™68. Luego se criticó por un juicio penal contra uno de sus miembros -el general Gallardo-. Ahora, el ejército fue agredido»¦ en forma grave»¦ por el llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional en las instalaciones de la 31 Zona Militar primero y a partir de ahí en las demás poblaciones de Chiapas donde el saldo de vidas humanas ha alcanzado cifras que en este país hacía décadas que no se conocían en un enfrentamiento armado.

De México para Chiapas, a pesar de los esfuerzos que»¦ consignan las cifras oficiales, no puede ser suficiente; menos aún si consideramos que se ha hecho en un tiempo y bajo una política económica de repliegue a los terrenos de la mayor austeridad, para cumplir con los parámetros inflacionarios que determinó el proyecto económico «˜de largo alcance»™»¦ Cierto, se llegó «˜al dígito»™ establecido por la computadora. Quizá los hechos de Chiapas sean uno más de los costos que la computadora haya prevenido, si es que el «˜software»™ contempló tal clase de análisis»¦

Del otro lado, cierto es que el Ejército fue claramente agredido: las fuerzas del EZLN llegaron hasta los terrenos de la 31 Zona Militar en Rancho Viejo, Chiapas, a escasos kilómetros de San Cristóbal de las Casas y agredieron a las Fuerzas Armadas. Duele, y duele mucho, saber que mexicanos han sido muertos por mexicanos en un enfrentamiento de esta clase. Pero del otro lado, insisto, ¿qué hay y desde cuándo?

Diversas»¦ voces»¦ estuvimos previniendo sobre «˜El México Bronco»™ que desde Chiapas se agitaba en pesadilla y amenazaba con despertar. Tierra maravillosa, gente maravillosa… que son una riqueza explotada en los terrenos hirientes del abuso y la injusticia, por las décadas de las décadas de la vida «˜revolucionaria»™ mexicana. Un México bronco al que se le ha azuzado una y otra vez.

«¦ Pero tampoco era novedad la existencia de gente armada en esa región precisa de Chiapas, con los ejemplos que se reciben tras la frontera, mirando lo que hacen para defenderse los pueblos guatemalteco, hondureño, salvadoreño, nicaragüense»¦ Que haya muchas armas en esa región era de sobra conocido. Que hubiera grupos bajo entrenamiento guerrillero tampoco nuevo en la madrugada del primer día de 1994. ¡Pero que hasta uniforme se les hubiera dado, eso sí que fue novedad»¦!

Y allí estaban, hace tres madrugadas, asestando un golpe brutal a la cabeza del naciente Tratado de Libre Comercio para América del Norte, en el territorio del socio pobre»¦

¿Por qué? ¿Por quién? ¿Solo por la vieja injusticia y por la explotación constipada? ¿O hay algo más, quizá, que no se nos haya dicho?

«»¦ ¡Qué pronto se ensombreció la fiesta del TLC»¦!»

Hasta aquí lo publicado aquí hace casi 20 años.

¿Qué cambió en dos décadas?

¡Mucho, pero para empeorar!

Es la costumbre de estas fechas desear un mejor año nuevo. Cumplámosla: ¡Feliz 2014 a todos!

Pero recordemos el jueves lo que sí se le ha cumplido a Chiapas.

lmendivil@delfos.com.mx

m760531@hotmail.com