Revela ex secretario de Oaxaca «jineteo» de erario público

0
238

Por Ismael Rivera / unoaxaca.mx

A cuatro meses de su dimisión como secretario general del Gobierno de Oaxaca, Jesús Martínez à lvarez reveló que la administración estatal tiene depositado, «a plazo fijo», 2 mil millones de pesos en Grupo Financiero Interacciones, percibiendo «por fuera, una cantidad muy atractiva», para ex colaboradores del gobernador aliancista Gabino Cué Monteagudo.

El ex Gobernador Sustituto de Oaxaca, en 1985, publicó este martes en su cuenta de Facebook, una «anécdota» sobre la forma en que se está «sudando» el erario público, así como las consecuencias negativas que ha provocado la retención de circulante en el pago destinado a proveedores.

Según refiere, el Director General de un banco con presencia nacional, sin mencionar su nombre, le informó sobre el retiro de dicho capital, del cual «se deposita(ba) una cantidad mínima o adicional para dárselos a quien maneja las finanzas», en este caso al ex secretario de Finanzas, Gerardo Cajiga Estrada y al ex representante del Gobierno de Oaxaca en el Distrito Federal, Jorge Castillo Díaz.

ANÉCDOTA:

Cuando me desempeñé como Secretario General de Gobierno de Oaxaca, además de atender con responsabilidad los trabajos inherentes a esta área, con frecuencia tuve que atender también a todo tipo de personajes e instituciones.

Un día me llamó por teléfono un director general de un banco que tiene presencia nacional, amigo mío, pidiéndome que le avisara cuando yo estuviera en la ciudad de México porque necesitaba hablar conmigo. Cuando tuve la oportunidad de venir a algún asunto me puse de acuerdo con él y platicamos.

Seguramente él pensaba que yo tenía mucha influencia dentro del gobierno por el cargo que desempeñaba y me hizo un planteamiento para que yo lo ayudara, de manera transparente a un asunto que tenía.

Me dijo «Te quiero comentar que el gobierno del Estado tiene depositada con nosotros tenemos depositada, a plazo fijo, la cantidad de dos mil millones de pesos, por la cual les pagamos unos intereses similares a la que pagan todas las instituciones bancarias, pero como tú sabes (pensó que yo sabía) se deposita una cantidad mínima o adicional para dárselos a quien maneja las finanzas», en este caso Gerardo Cajiga.

Me comentó él: «resulta que ya lo retiraron y me enteré, de buena fuente, porque me muevo en el medio financiero, que esos dos mil millones los depositaron en Interacciones, que como tú sabes, no tienen, como lo tenemos todos los demás bancos del país, presencia en el Estado y en toda la República, lo cual nos permite prestar servicios adicionales al gobierno, situación que Interacciones no puede hacerlo». Y siguió contando: «Me enteré de buena fuente que habían hablado con un alto funcionario de Interacciones y les había ofrecido, por fuera, una cantidad muy atractiva, tanto a Gerardo Cajiga como a Jorge Castillo Díaz».

Me pedía pues, vuelvo a insistir creyendo que yo tenía influencias, que hablara con el Gobernador para que le demostrara que estaban pagando al gobierno la comisión justa, similar a todos los bancos, pero sobre todo los servicios con que trabajan con el gobierno de Oaxaca.

No es difícil adivinar la motivación que tuvieron estos personajes, y menos ahora cuando el señor licenciado Gerardo Cajiga Estrada trabaja en Interacciones.

Varias conclusiones se pueden sacar. Una, es un hecho que no ha habido circulante en Oaxaca en estos tres años y cuesta mucho trabajo que lo poco que queda para los negocios o constructores locales, tarden meses para poder cobrar, incluso ha orillado a la quiebra a constructores y proveedores de Oaxaca, y todo porque el presupuesto histórico pareciera que esta «sudando» en diversas financieras para beneficiar, principalmente, a los ínclitos personajes mencionados.

El actual Secretario de Finanzas ha de estar padeciendo este tipo de presiones, como el poder pagar a tiempo nóminas, es decir gasto corriente y el bono o compensación que recibe la mayor parte de los funcionarios de confianza. El problema para este funcionario es que no tengo duda de que ya tiene un diagnóstico perfectamente claro y pero ha de estar en «chino» destrabar lo que con toda intención trabaron, para beneficiarse los que lo implementaron.

Por bien de Oaxaca es urgente transparentar el manejo de recursos.