Promulga presidente Peña Nieto la Ley de Amparo

0
107

El presidente Enrique Peña Nieto  firmó el decreto con el que se promulga la nueva Ley de Amparo, dijo que así se garantiza la protección de los derechos humanos de todos los mexicanos.

Peña Nieto dijo que el derecho es la base de la convivencia entre particulares, estructura al Estado y protege a las personas frente al poder público, mientras que «el juicio de amparo ha sido y es el principal instrumento de defensa de los derechos que las personas tienen para protegerse de los actos de la autoridad».

 

Asimismo, agregó que «hoy se renueva y revitaliza cuando centra su atención en el ser humano, su dignidad y los derechos que les son inherentes». Mencionó que después de 172 años de creado el amparo, «se revitaliza el instrumento de control constitucional más importante de nuestro sistema jurídico».

Entre los cambios que se concretan en la nueva Ley de Amparo, el Presidente de la República destacó que, primero, se amplía la esfera de protección a los derechos. En adelante, dijo, el juicio de amparo procederá en contra de normas generales, actos y omisiones, por parte de los poderes públicos o de particulares en funciones equivalentes a las de autoridad que violen los derechos humanos reconocidos por la Constitución Federal y los tratados internacionales de los que nuestro país sea parte.

Con ello, en México los derechos humanos previstos en los tratados internacionales serán objeto de protección directa, y se otorga la calidad de parte agraviada a quien tenga un interés legítimo, no necesariamente jurídico, siempre que la norma, acto y omisión reclamados violen sus derechos humanos.

Asimismo, se dota de efectos generales a las sentencias de amparo que culminen en la declaratoria de inconstitucionalidad en la norma general, por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En materia de suspensión del acto reclamado, se obliga al órgano jurisdiccional a hacer un análisis ponderado de la apariencia del buen derecho y la no afectación del interés nacional, con el propósito de que no se otorguen suspensiones que causen más perjuicios sociales, que beneficios para el quejoso.

Adicionalmente, se eleva la eficacia de la justicia mexicana, al establecer la obligación de los tribunales de fijar en las sentencias de amparo directo los términos precisos en que deberá pronunciarse la nueva resolución y, acorde con los nuevos tiempos, las promociones ya podrán efectuarse en línea, mediante el uso de la firma electrónica, lo que reducirá tiempos y costos en el acceso y administración de la justicia.