Muñoz Ledo tiene alzheimer; La matanza del 2 de octubre

0
156

Sobre los cadáveres de los estudiantes de la masacre de 1968, Porfirio Muñoz Ledo construyó su carrera política.

Desde las catacumbas del poder busca ahora con ansiedad desbocada presidir las riendas de Morena. Habla como si el pasado no contara o existiera, recurre al falso discurso “progresista”.

Como Obrador, Muñoz Ledo lleva en la sangre los genes del PRI. Los dos han envilecido la política al declararse de “izquierda”.

Si Obrador con desfachatez glorifica a Mussolini ante la comunidad internacional dejando en el olvido las masacres, los crímenes de guerra y los atropellos a los derechos humanos cometidos por el dictador, Muñoz Ledo justificó con excesiva desvergüenza la matanza de los estudiantes en la Plaza de Tlatelolco.

Morena y sus líderes representan todo aquello contra lo que los estudiantes protestaban.

Obrador y Muñoz Ledo desde su primera juventud formaron parte del PRI. Ahora enarbolan banderas ajenas para apropiarse de la lucha de los jóvenes estudiantes que estaban en contra del autoritarismo.

A principios de la década de los cincuenta Muñoz Ledo comenzó su longeva trayectoria de tunante. Siempre insatisfecho, Porfirio ha pasado de los brazos de partido en partido como un objeto, manoseado y poseído como las damas con aspiraciones a estrellas de Hollywood. Así ha transcurrido su existencia, de la vanidad a la frivolidad hasta llegar al hastío con la conciencia adormecida.

En el ahíto de su vida Muñoz Ledo deja de lado su cansancio, lo domina la ambición y mira con desprecio a sus pares, los que ahora lo atacan y lo ven como una piltrafa, la inteligencia perdida desde hace tiempo, un tiliche que no puede guardar el equilibrio pero al cual la ambición lo empuja a seguir no importa que ahora dispute el control de un partido en medio de una lucha de lodo hasta llegar dispuesto a un menage a trois en la dirección política de Morena.

Las nuevas generaciones tal vez no conocen la longeva trayectoria de Muñoz Ledo, un trapecista político que ha sabido camuflarse a todos los colores partidistas. Muchos como él, incluido Obrador, han tenido el don de la ubicuidad. En veces pueden mostrarse institucionales, progresistas, reformistas, liberales o revolucionarios, según convenga.

Cuando la matanza de los estudiantes en octubre de 1968, Muñoz Ledo era un recalcitrante priista dispuesto a poner el pecho en defensa del presidente Díaz Ordaz. Cincuenta años después le puso la banda presidencial en el pecho a Obrador. Desde entonces hasta Morena ha pretendido ser el rector del discurso ideológico de los partidos en los que ha militado.

No hay diferencia entre el discurso diazordacista y obradorista, los dos concluyen en el autoritarismo de gobiernos hegemónicos.

La matanza con todas sus consecuencias históricas fue para Muñoz Ledo un acto de “madurez revolucionaria”, una decisión de “supremacía del poder político”.

Después de 52 años reina sobre los cadáveres de aquellos jóvenes el mismo discurso, las mismas voces y el fantasma de los desaparecidos actores.

Hoy los militares son parte del poder, lo comparte con ellos el presidente Obrador, no le hace que en sus discursos incendiarios desde la oposición los responsabilizó de la masacre. Los añejos discursos están ahí para la historia como las incongruencias de su gobierno.

Cuando Muñoz Ledo respondió el V informe del gobierno de Díaz Ordaz dio lectura a la reivindicación ideológica del sistema: “Con la más estricta objetividad podemos afirmar que los conflictos sociales que tuvieron lugar en México, y que llegaron a poner en peligro la paz pública, no dejaron como saldo el más mínimo incremento de poder de influencia a favor de quienes se oponen a la transformación acelerada y a la autonomía del país.

“Entre estas instituciones guarda un papel prominente el Partido Revolucionario Institucional, cuyos principios y programa de acción están ordenados precisamente según el pensamiento que hoy confirma, esclarece y afianza con actos el más distinguido de sus miembros: Gustavo Díaz Ordaz”.

“Como miembro de este partido y como mexicano que confía honestamente en el destino de la nueva generación, nada me ha conmovido más hondamente en el texto del V Informe que el valor moral y la lucidez histórica con que el Presidente de México reitera su confianza en la ‘limpieza de ánimo y en la pasión de justicia de los jóvenes mexicanos’”.

Sí, Muñoz Ledo tiene Alzheimer político. Parece que es contagiosa y progresiva. El mismo mal lo padece Obrador quien también presenta síntomas graves de pérdida de memoria y confusión ideológica.

Dos años después de la matanza del 2 de octubre, Obrador a los 17 años en 1970 acudió al PRI a afiliarse y en él se mantuvo imperturbable hasta 1989, todavía dio su última batalla en el PRI defendiendo la causa del entonces candidato presidencial Carlos Salinas de Gortari.

Ahora Obrador como Muñoz Ledo se autoproclaman de “izquierda”, no importa que Obrador admire a Mussolini y Muñoz Ledo a Díaz Ordaz, cuya imagen lleva tatuada en el pecho.