Análisis semanal: 28 de septiembre

0
187

Democracia y bienestar son dos palabras que suelen aparecer con frecuencia en los discursos de los políticos. A veces uno aparece como consecuencia del otro término, pero en ocasiones son distantes, como diciendo que se debe optar por uno u otro.

En nuestro país, se ha querido prometer democracia y bienestar a los mexicanos, pero el problema es que no se valora el esfuerzo que se ha hecho, a pesar de todo lo que se quiera criticar, para el avance de nuestra nación. El número de conexiones a Internet es un simple ejemplo de esto, así como la cantidad de teléfonos celulares que posee la población, lo que muestra que pese a todos los problemas que seguimos acarreando, hay un cierto nivel de bienestar.

En cuanto a la democracia, el discurso de hoy es que no ha habido y las elecciones anteriores han sido un fraude, y lo dice quien llegó como resultado de dichas elecciones, en un momento en que la crisis económica está haciendo estragos en los bolsillos de los ciudadanos.

Democracia con bienestar, aunque suene a lema de campaña, es una de las aspiraciones de cualquier persona, en especial en la actual coyuntura que vivimos en la cual hay amenazas a la democracia y una crisis que puede cancelar el poco bienestar que teníamos.

Pero quizá el problema no sea alcanzar ambos objetivos, sino lograr un acuerdo entre todos los mexicanos para trazar una ruta para lograr ambas metas, algo que sí parece imposible en estos momentos.

El meme de la semana

 

La imagen de la semana

Así la la obra de la refinería de Dos Bocas, aunque la secretaria de Energía, Rocío Nahle, diga que se seca en media hora.

Conspiracy Theory

La noticia de que puede haber vida en Venus, a partir de un hallazgo desde la Tierra, ha hecho que la mente de más de uno vuelva a soñar con el momento en que se dé a conocer la existencia de vida extraterrestre en otros planetas, aunque seria bueno que volteáramos a nuestro entorno para confirmar si hay vida inteligente en algunos institutos políticos.

En el PAN, el regreso de Ricardo Anaya a la vida pública, nos lleva a preguntar si no hay alguien más para encabezar a un partido que sufre, de acuerdo a analistas, con una extravío ideológico.

También sería buena idea comprobar si aún existe vida en el PRI o el PRD, porque no han dado señales de vida.

En Morena, habría que comprobar si hay vida inteligente, debido a la falta de control y reflexión de las huestes lopezobradoristas que muerden hasta al compañero de al lado.

Y ese tipo de exploraciones se deben hacer también en Palacio Nacional, pues parece que el principal inquilino no se ha enterado de que la corrupción no ha terminado, incluso en las instituciones que creo como indica la carta de renuncia de Jaime Cárdenas Gracia.

@CronicadePoder