Es CDMX la mejor ciudad del mundo

0
106

Quienes se atreven a ponerle algún “pero” a la Ciudad de México, son unos miopes que sólo quieren encontrar un pelo en la sopa y no aprecian la joya en la que viven.

La capital de la República es una ciudad segura, limpia, cultural, con grandes servicios en educación, salud, transporte, agua potable y drenaje. No hay crimen ni gente desamparada, pues todos tienen al menos una beca que les da para comer y estudiar.

Tampoco hay desempleo ni estancamiento económico y, lo más importante, se ha erradicado la corrupción en obras, contratos, concesiones y todo tipo de prestación de servicios públicos.

En la CDMX nadie sufre por atención médica de primera y todo mundo tiene acceso a educación de calidad en cualquier grado, pues los niños no sólo tienen garantizado un lugar en la escuela, sino también su alimentación, uniformes, útiles y hasta una lanita extra.

Esta Ciudad no la soñó ni Obama, y seguramente es la envidia de Noruega, Alemania, Dinamarca, Suiza o cualquier potencia mundial que presuma estar mejor equipada en todo lo referente a servicios a sus comunidades.

Es claro que con todo lo que ofrece la Ciudad de México a sus habitantes y a quienes la visitan, en el resto del mundo la envidia debe estar a todo lo que da entre sus gobernantes, que, seguramente ven a las autoridades capitalinas como un ejemplo mundial a seguir.

Y todo ello fue logrado en menos de dos años por el gobierno de la Cuarta Transformación, que apenas llegó el 5 de diciembre de 2018, y en tan sólo 21 meses acabó con 30 años de neoliberalismo y le cambió el rostro a la capital.

Se acabaron los pobres, los desamparados, y los ciudadanos hoy disfrutan de servicios de primer mundo, calles limpias y jardines, pero sobre libres de corrupción. Quien no lo quiera ver así debe ser un miope o un apátrida.

La capital es un lugar seguro para las mujeres, y es mentira lo que profesan los colectivos que marchan en contra de las autoridades porque no se sienten atendidas. Es mentira, se deben sentir seguras y protegidas.

Al menos esa es la ciudad que describió ayer Claudia Sheinbaum en su segundo informe virtual, leído desde el Museo de la Ciudad y transmitido al Congreso local —al que no quiso asistir— y al Antiguo Ayuntamiento, donde la jefa de Gobierno tenía a sus invitados.

Luego de escuchar su mensaje, no queda más remedio que pensar que los ciudadanos que a diario se quejan de asaltos, falta de transporte, empleo, agua, comida, atención médica o inundaciones y contaminación, sólo lo hacen por molestar.

No alcanzan a ver que la capital del país es la Ciudad más bonita del mundo, a la que ni el covid-19 pudo afectar.

Esa es la realidad que visualiza Claudia, si alguien la ve distinta…

CENTAVITOS

Con Rosa Icela Rodríguez son ya tres los funcionarios públicos que en los últimos años se ha sentado en la silla de la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México, y que han resultado infectados por el covid-19. El primero en contagiarse fue el actual titular del área, José Manuel Suárez del Real, cuando apenas llevaba unos días en el cargo. Días después el exsecretario y hoy diputado federal Héctor Serrano Cortés, anunció que había dado positivo a la prueba del virus, y apenas el miércoles Rosa Icela dio a conocer que también se había contagiado. Los dos primeros ya la libraron y todo indica que Rodríguez va muy bien, pero vaya coincidencia, parece que esa silla está salada.