No solo los perfumados tienen derecho a dirigir Morena

0
103

Flavio Sosa Villavicencio tendría entre 20 y 25 años de edad cuando ya abanderaba demandas sociales de pueblos y comunidades oaxaqueñas.

Lo hacía protestando frente al Palacio de Gobierno del Estado de Oaxaca, marchando por las principales calles de su capital, tomando plazas públicas.

Gobernaba el PRI y el PRD empezaba a despuntar; éste, junto con el PAN eran los partidos de oposición con presencia en Oaxaca, sobre todo el Sol Azteca porque la entidad desde siempre ha sido más proclive a la izquierda.

Y como el PRI todo lo dominaba era preciso prácticamente arrancarle a la fuerza las respuestas favorables; desde entonces empezó a descuidar la atención social y suvoto verde de campesinos e indígenas fue desmereciendo hasta su debacle total en el 2010 cuando pierde la gubernatura.

Tanta desatención y tanta simulación en el PRI poco a poco la capitalizó la izquierda, a la que pertenecía ese grupo de jóvenes del cual formaba parte Flavio Sosa junto con Salomón Jara Cruz, Manuel Pérez Morales, Genaro Santana, Rey Morales y José Julio Antonio Aquino, entre otros, aunque no todos aparecieron al mismo tiempo en la escena política.

En algún momento, esos jóvenes coincidieron en el PRD con Héctor Sánchez López, Rufino Rodríguez, Daniel López Nelio, Oscar Cruz López y Saúl Vicente; en su mayoría  fundadores de la otrora gloriosa Coalición Obrero Campesino Estudiantil del Istmo (COCEI), una organización referente en su tiempo de la izquierda mexicana.

Las personas eran figurones en la lucha social, en la política y en la oposición al PRI; algunas se han ido de este mundo, y las que sobreviven se han vuelto burócratas en su paso por gobiernos municipales y estatales; hoy están incrustados en la burocracia del Gobierno Federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador (de Morena).

Quizá son amigos desde hace mucho tiempo, considerando que Oaxaca es una de las entidades favoritas del actual Presidente de México, sobre todo política y electoralmente pues de ser territorio totalmente priista se convirtió en una reserva natural lopezobradorista, quien sabe si del partido político llamado Morena.

Llegó otro momento en que aquellos jóvenes rebasaron a los figurones coceístas. Para entonces, Flavio y compañeros militaban en una organización adherente al PRD: La Unión Campesina Democrática (UCD).

De hecho, en sus inicios Sosa Villavicencio estuvo vinculado al campo; empezó su carrera política como asesor de organizaciones productivas siendo estudiante de la Universidad Autónoma de Chapingo, pero no concluyó los estudios superiores. No obstante, es una persona culta; se ha formado de manera autodidacta porque lee…y la información es poder.

Flavio es una persona inteligente, astuta. Y a pesar de que le ha tocado ser el rostro visible de marchas, plantones y movimientos sociales a veces violentos, tiene cualidades como las siguientes: Es sensible, sabe escuchar y respeta a quienes lo respetan; también sabe hacer acuerdos y cumplirlos cuando le cumplen.

Cualidades de las cuales carece su amigo Salomón Jara Cruz, actual Senador de la República y aspirante a la sucesión oaxaqueña, quien de llegar a ser el candidato de Morena seguramente echará mano de Flavio Sosa como operador político-social-electoral; incluso para limar asperezas y abrirle las puertas que el mismo Jara se ha cerrado.

Porque (según dice su propia gente) Salomón “es una bestia” haciendo trabajo social y político recorriendo los pueblos y comunidades oaxaqueñas, pero la empatía se le da muy poco. En cambio Flavio, es empático, pero le ha tocado dar la cara en situaciones complejas, lo cual le ha dado la imagen de violento; pero en el fondo no lo es.

Por ejemplo, bajo el fuego cruzado de dos priistas, lideró la autollamada Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) en el movimiento del 2006, que empezó como un plantón magisterial en demandas educativas y de presupuesto, y terminó como una cosa amorfa donde convergieron intereses político-electorales de la oposición y hasta de grupos priistas que estaban en contra del entonces gobernador Ulises Ruiz Ortiz.

Amén de ello, aquél movimiento también abanderó causas sociales.

Fue cuando Sosa Villavicencio alcanzó fama nacional, sobre todo cuando el entonces Secretario de Gobernación del presidente Vicente Fox, Carlos Abascal Carranza en una reunión se dirigió a él como “Don Flavio”.

En fin, el contexto anterior viene a colación en el marco de la aspiración de Flavio Sosa de convertirse en el Secretario General de Morena a nivel nacional. ¿Y por qué no? Tiene legítimo derecho, y el INE ya avaló su registro, aun cuando en este momento se encuentre temporalmente suspendido el proceso interno que se decidirá vía encuesta.

Está suspendido porque el INE espera le sea notificada la sentencia de la Sala Superior del Tribunal Electoral de la Federación (TEPJF) que modifica la convocatoria de la elección morenista y ordena considerar la paridad de género, así como fundar y motivar el por qué se debe reducir a seis el número de contendientes por cargo (secretaría general y presidencia).

Flavio como varias personas de lucha social tienen derecho a formar parte de la dirigencia nacional de Morena, porque justamente este Movimiento se nutrió de organizaciones sociales para ganar en 2018.

Vaya, no solamente las personas perfumas como Mario Delgado Carrillo, Yeidckol Polevnsky, Porfirio Muñoz Ledo y  Citlalli Hernández Mora, entre otras, tienen derecho.

Por cierto, dicen que al interior del partido en realidad se libra una lucha por la sucesión presidencial del 2024; además por las gubernaturas de 2021 y las de 2022.

Por eso Mario Delgado trae la oposición interna de quienes no quieren a Marcelo Ebrard para el 2024, pero sí a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum,

Así que en una de esas, Porfirio y Citlalli pueden ser los ganones. Es ahí donde los morenistas deben pedir “piso parejo” interno, no al INE.

Por lo pronto y tras la pausa por la sentencia del TEPJF, continuará el proceso de selección de titulares de la secretaría general y presidencia de Morena; partido para el cual Flavio Sosa plantea transparencia, congruencia, una definición política ideológica y estructura.

Que Morena, dice, sea el respaldo del presidente López Obrador.

En fin, veremos qué pasa.

Correo: rosyrama@hotmail.com