Historia de la democracia priísta (8) Ruiz Massieu: la transición que no fue

0
519

A comienzos de septiembre de 1994, el país hundido en el colapso de 1994, pero después de las elecciones que el PRI ganó sin impugnaciones serias, el coordinador de la siguiente bancada priísta, José Francisco Ruiz Massieu, buscó uno a uno a un grupo de personas con las que había conversado mucho sobre democracia y, de manera inusual, la transición española a la democracia. El propósito del político guerrerense y entonces el político de más alto nivel en el equipo del presidente electo Ernesto Zedillo, fue hacer una pregunta:

–¿Desde dónde se puede realizar la transición mexicana a la democracia? ¿Desde la Cámara de Diputados o desde la Secretaría de Gobernación?

Yo fui de los convocados porque había conversado con él sobre el tema español. Ruiz Massieu era un político tradicional, forjado en el viejo régimen, aunque su mentalidad de jurista especializado en derecho político –Rousseau lo fue– lo había llevado a concluir que el régimen priísta estaba ya desbordado, no sabía con claridad si obsoleto o liquidado, pero sí rebasado. El año de 1994 y el alzamiento indígena zapatista fue un recordatorio de que las tensiones en el sistema político no encontraban solución ni salidas.

Su tesis central lo involucraba. ¿Cómo podría él, un personaje del viejo régimen autoritario –para decir lo menos–, operar una transición hacia un nuevo régimen democrático? Ruiz Massieu era un observador agudo. Adolfo Suárez, el operador de la transición española, había salido del corazón mismo del franquismo: el Movimiento, esa organización política encargada de operar el aparato autoritario y había logrado en dos años –de 1976 a 1978– la reforma en tres tiempos el desmantelamiento de la dictadura franquista a la que había pertenecido: la democracia electoral, el modelo de desarrollo que dinamizara las clases sociales productivas y la Constitución. En una charla anterior, Ruiz Massieu me había dicho otra frase lapidaria que respondía dudas, pero no las aclaraba:

–Las transiciones las hacemos los dinosaurios.

No me dijo el camino, los tiempos, las reformas, sólo que, en efecto, como jefe de la bancada inauguraría la legislatura zedillista y en diciembre de 1994 se haría cargo de la Secretaría de Gobernación con la agenda de transitar del régimen priísta a un régimen de instituciones democráticas. Pero el 28 de septiembre Ruiz Massieu fue asesinado por una agenda que nada tenía que ver con la transición, sino con asuntos pendientes de la política guerrerense.

Zedillo parecía convencido de que había que transitar de algún lado y llegar a otro. Como carecía de sensibilidad política y no le preocupaba la historia del PRI, lo único que necesitaba era un ambiente político sin tensiones para poder profundizar su reforma neoliberal del Estado que había comenzado el gobierno de Salinas de Gortari. Es más, había dicho a sus colaboradores que se desentendería de la política. En septiembre había ya indicios de una bomba devaluatoria a punto de explotar, pero Pedro Aspe había amenazado al presidente Salinas con una renuncia escandalosa si devaluaba. El asesinato de Ruiz Massieu y las secuelas dentro del régimen aumentaron la fuga de capitales.

La reforma política se le adelantó a Zedillo con la devaluación de diciembre de 1994 y el colapso en tasas de interés en 1995. El programa de emergencia necesitaba de decisiones drásticas de alto costo social. Su primer secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma, era un operador eficaz, pero sin proyectos de sistema/régimen/Estado. La agenda zapatista le consumía tensiones y tiempos, además de decisiones de corto plazo. La ofensiva en febrero de Zedillo para arrestar al subcomandante Marcos rompió la estabilidad y regresaron las tensiones guerrilleras. La matanza de campesinos en Aguas Blancas, Guerrero, llevó a la caída de Moctezuma.

El segundo secretario de Gobernación de Zedillo fue el político mexiquense Emilio Chuayffet Chemor, forjado en el Instituto Federal Electoral. Astuto, audaz, en busca de ideas nuevas, no tenía en mente la transición, pero sí sabía de la urgencia de reformas. La aprobación del paquete anticrisis en el Congreso, con un aumento de 50% en la tasa del IVA, se logró con un acuerdo político nacional de ajustes en la estructura política, pero sin una idea estructurada. La mejor parte fue la independencia absoluta del IFE, ya sin el secretario de Gobernación como presidente y todo el manejo en el consejo ciudadano. El Acuerdo Político Nacional avanzó algunas reformas, aunque el sistema siguió siendo el mismo.

No existen datos ni apuntes de Ruiz Massieu sobre su proyecto –en caso de haberlo tenido– de transición mexicana a la democracia. A su favor tenía la sumisión sexenal del PRI, la inexistencia de una oposición organizada y una élite cultural que había usado la crisis de 1994 para avanzar en muchas propuestas de reformas políticas y electorales. El salinismo había sido inmovilizado con el arresto de Raúl Salinas de Gortari en febrero de 1995 y la persecución y acoso contra el expresidente Carlos Salinas de Gortari, pero en realidad Salinas sólo deseaba que continuara la reforma neoliberal del Estado con la que Zedillo estaba de acuerdo.

La reforma del IFE fue, en los hechos, una reforma política similar a la española: el respeto al voto, ya sin la interferencia del gobierno. En 1997, por efecto de la autonomía del IFE y por el voto de castigo al gobierno por el costo social del ajuste contra la crisis, el PRI perdió la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y el gobierno del Distrito Federal que se había sometido a voto ciudadano. El PRD avanzó en la correlación de fuerzas políticas, pero quedó en un reposicionamiento de élites –Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y Andrés Manuel López Obrador, sobre todo– y no en un proyecto de construcción de un sistema democrático. Los tres eran priístas y funcionaron como tales en el PRD.

El beneficiario de la distensión priísta fue el PAN, pero sin tener una propuesta de reforma del sistema priísta. Vicente Fox y el PAN ganaron la alternancia partidista en la presidencia en el 2000, aunque nunca supieron para qué.

indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh