¡Hartos del encierro por el COVID-19!

0
71

Ayer nos golpeó la frustrante afirmación de Hans Kluge, director para Europa de la Organización Mundial de la Salud, de que  la pandemia COVID-19 empeorará en octubre y noviembre, cuando los fallecimientos humanos se eleven en todo el mundo por el rebrote en Europa e ignoramos cómo afectará a México.   Más aún, el señor Kluge advirtió que la vacuna no será el fin de la epidemia porque “ni siquiera sabemos si va a ser eficaz para todos los sectores de la población”. Peor noticia no podría ser…

Por esto cobra relevancia mayor la investigación La gestión de la pandemia en México, del Consejo Consultivo Ciudadano “Pensando en México”, cuyos integrantes no necesitan presentación, todos, exsecretarios de Salud en gobiernos de distintos de países y partidos y todos vivieron alguna crisis de salud.., imposible pues rechazar sus conclusiones, sobre las que me permito hacerle algunos comentarios como humilde ciudadano.

Prepararse para convivir con el virus durante un largo tiempo es su primera recomendación. Insistió usted en que la epidemia sería larga, pero la OMS estima que “el control mundial, haciendo bien las cosas, ocurrirá en un plazo de dos años” solo que, hasta ahora, ni siquiera una campaña gubernamental de alerta hemos visto que nos prepare para esa que sí será la nueva normalidad… Por ejemplo, dejando de lado los pruritos personales, ¿qué tal hacer obligatorio el uso de cubrebocas, como en todo el mundo?

Estamos hartos del confinamiento y la crisis económica que golpeó al planeta entero, porlo que los autores de La gestión de la pandemia proponen orientar las acciones de gobierno hacia una epidemiología de precisión en vez de que todos estemos confinados aplastando nuestra paz mental y nuestra economía porque para llegar a estas delimitaciones se necesitarían “pruebas, pruebas y más pruebas”, a las que nuestro gobierno se ha negado sistemáticamente.

La credibilidad de las cifras oficiales no es la mejor y, en consecuencia, la incertidumbre generada por la crisis, aumenta. Usted, doctor López Gattell, consideraba 30 mil fallecimientos como un escenario catastrófico y ya van 70 mil y contando… Ya ni para qué menciono las estimaciones de la UNAM o de la Universidad Johns Hopkins. Si no tienen los números correctos, ¿cómo le hacen para planear adecuadamente la atención sanitaria?  Por ello los autores proponen una recolección de la mayor cantidad de datos y de la mejor calidad posible, así como una encuesta serológica a los mexicanos.

La siguiente recomendación no le va hacer feliz, doctor, porque su indicador de éxito es el número de camas disponibles. Lo que no han mencionado es que el 80 por ciento de los muertos fallecieron en sus casas sin atención especializada. Con base en experiencias internacionales, los autores urgen modificar la directriz “Si te sientes mal, quédate en casa” para que tan pronto alguien se sienta mal, vaya a un centro de salud. No se vale tener muertes que se pudieron evitar.

Por espacio no puedo abarcar todas las recomendaciones. Seguramente usted ya leyó el documento La gestión de la pandemia en México. No es largo. Dese un tiempito para, con toda humildad, recuperar lo mucho de bueno que tiene y aplicarlo a su política contra el Covid.

Como ciudadano bastante preocupado por el COVID, no me queda más que agradecer a los autores de la gestión Salomón ChertorivskiJosé Ángel CórdovaJulio FrenkMercedes JuanJosé Narro y Guillermo Soberón— que se hayan dado tiempo para pensar en México.