México tendrá una de las 3 caídas más profundas en el mundo: Fitch

0
71
  • La calificadora actualiza su proyección para el 2020, en -10.8% del PIB
  • Gobierno genera incertidumbre en mercados financieros
  • 2º trimestre registra la peor caída en 9 décadas

En este año de recesión mundial por el choque del coronavirus Covid-19, México registrará una de las tres caídas del PIB más agudas en el globo, de -10.8%, de acuerdo con las proyecciones actualizadas de la calificadora Fitch.

Este resultado se debe por una combinación de factores, entre los que destacan, la falta de apoyos con recursos fiscales, para proteger el empleo y la planta productiva y la enorme incertidumbre que ha generado el gobierno mexicano, que se ha traducido en falta de inversiones privadas y muy bajo nivel de las públicas.

Los expertos y economistas de la agencia calificadora proyectaron que nuestro país quedara en los anales de la historia, como una de las economías en todo el planeta que terminara el año con un fuerte desplome de un doble digito, esto tras concretarse el escenario de uno de los ajustes más profundos en los estudios con pronósticos de Fitch para el 1er semestre del 2020.

La proyección estimada en el reporte de Fitch del desplome previsto para el Producto Interno Bruto (PIB) para México, solo será superado en profundidad por los de:

  1. Reino Unido -11.5%
  2. España -13.2%
  3. México -10.8%
  4. Francia e India -10.5%
  5. Italia -10.0%

Es importante destacar que, en el análisis realizado, aclararon que esta previsión no tiene impacto directo en la calificación Soberana y, por otra parte, anticipan un rebote de la actividad económica que llevará al PIB a registrar una tasa positiva de 4.4% en 2021; pero advierten, que este nivel proyectado, no será sostenible para el año 2022, cuando prevén que se ubicará en 2.8%.

Asimismo, los economistas de Fitch, señalan que este desplome del PIB mexicano tiene su origen en la crisis sanitaria y el manejo de la pandemia, así como en la “pequeña respuesta fiscal” que otorgó el gobierno sólo a los programas sociales, que es insuficiente ante los niveles de desempleo y pérdida de ingresos de los trabajadores; lamentablemente en el Paquete Económico para el 2021, no se observan cambios en favor del desarrollo y estiman, que:

  • “continuará sin arrojar signos de un cambio en la estricta postura fiscal”.

 

Gobierno genera incertidumbre en mercados financieros

Desde que llegó a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, la moneda mexicana ha tenido una depreciación del 7% respecto de su paridad con el dólar y en los pasados 21 meses no han sido los mejores para el peso, ni para el mercado accionario mexicano; en este sentido observamos que la Bolsa Mexicana de Valores, ha mostrado un retroceso del -11.72% en su principal indicador, el S&P/BMV IPC.

Es importante destacar, que tanto el tipo de cambio peso-dólar como la BMV han registrado peores resultados que los reportados en los primeros 21 meses de las dos administraciones pasadas, la de Enrique Peña Nieto y la de Felipe Calderón. Desde el inicio del sexenio de Lopez Obrador y hasta el 31 de agosto, el tipo de cambio mostró una depreciación de 7.09%, de 20.4530 pesos por dólar a 21.904 unidades por billete verde, según datos del Banco de México.

Si se compara el desempeño del tipo de cambio en el periodo similar de los últimos cuatro gobiernos, en el de Vicente Fox el peso tuvo una depreciación de 5.27%; en el de Felipe Calderón se apreció 6.33%, pues el dólar se abarató de 10.9825 pesos a 10.2875, mientras que en el periodo comparable del gobierno de Enrique Peña Nieto la moneda mexicana tuvo una depreciación de 1.01%, ya que el dólar se encareció de 12.9390 pesos a 13.07 pesos.

Por su parte, el mercado de valores, en los pasados 21 meses, registró el peor desempeño para el mismo periodo de los últimos tres sexenios, marcado por la más profunda crisis económica nacional en un siglo. El índice S&P/BMV IPC, es el que concentra a las 35 empresas más grandes del mercado y se mantiene en 36,840.73 unidades desde los 41,732.78 puntos registrados el pasado 1 de diciembre de 2018.

Para explicar este fenómeno, los analistas bursátiles coinciden en señalar que las pérdidas registradas responden a la incertidumbre y falta de confianza del mercado hacia la actual administración del presidente Andres Manuel Lopez Obrador, debido a que canceló varios proyectos como el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), que representaba fuertes inversiones privadas, nacionales y extranjeras.

Lo que ha estado ocurriendo en México, es que los cambios erráticos de políticas del Ejecutivo Federal han generado altos grados de incertidumbre en los mercados financieros, especialmente la confrontación de AMLO con el sector privado, negándose a que participen en proyectos de inversión; por lo que los inversionistas han reducido su apetito o preferencia por la inversión en valores de riesgo, como es la renta variable.

Al peso también le afectó el coronavirus, ya que la moneda mexicana enfrentó, en lo que va del año, un panorama retador debido a la pandemia que provocó un menor apetito por riesgo y disminuyó la demanda por pesos; al grado que el tipo de cambio tocará un máximo histórico el 23 de marzo a 25.135 pesos por dólar, tras lo cual ha mostrado una recuperación.

Por lo que, en este mismo sentido, Amín Vera, economista en jefe de Black Wallstreet Capital (1), comentó que la BMV se ha hundido en los primeros 21 meses del actual gobierno pese a que el dólar se ha debilitado y que las tasas de interés de referencia están en un ciclo de bajas.

Vale la pena destacar, que el riesgo país ha sido otro tema que ha preocupado a los inversionistas, pues surgen dudas sobre qué esperar de esta administración y los altos niveles de incertidumbre, por ejemplo, hasta febrero, la moneda mexicana mostraba el mejor desempeño entre economías emergentes y el 14 de dicho mes tocó su mínimo del año a 18.5520 pesos por dólar.

Conforme al reporte del Banco Base, el peso se beneficiaba de entradas de capitales debido a la alta tasa de interés del país, por lo que explican las entradas de capitales al país fueron las operaciones de “carry trade” (2) que normalmente favorecen a las divisas de países con tasas de rendimiento más atractivas, de acuerdo con la institución financiera.

A inicio del año la tasa objetivo del Banxico era de 7.25%, desde donde ha disminuido en 275 puntos base a su nivel actual de 4.50%.

 

2º trimestre registra la peor caída en 9 décadas

La economía mexicana registró una caída anual de -18.7% en términos reales y con cifras ajustadas por estacionalidad en el segundo trimestre del año del Gran Confinamiento, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Con cifras revisadas del PIB, queda en el registro histórico como la caída más aguda para la actividad económica de un segundo trimestre, consecuencia de las medidas de distanciamiento social y cierre voluntario de negocios para limitar la velocidad del contagio por el Covid-19.

 La contracción del PIB en el segundo trimestre del año resultó dos décimas menores que la estimación oportuna del mismo INEGI publicada hace 20 días, cuando proyectó que el desplome se ubicaría en un histórico 18.9%.

El presidente del Inegi, Julio Santaella, posteó en su cuenta de Twitter @SantaellaJulio que:

  • “para poner en contexto histórico la contracción del PIB de México durante el confinamiento de 2020-T2 (-17.1%) hay que retroceder 10 años para observar el mismo nivel del producto”

Para dar contexto y explicar este fenómeno los estrategas de la consultoría Pantheon Macroeconomics y de Bank of America Securities, precisan que la profundidad del desplome también es explicada por la ausencia de una sólida política fiscal contracíclica y por la debilidad que ya arrastraba la economía mexicana por las decisiones domésticas que han desalentado la confianza de inversionistas y consumidores.  Asegurando, que el derrumbe de la actividad económica en el 2º trimestre supera las bajas del segundo trimestre de 1995 (-8.6%) y el mismo periodo de 2009 (-7.7%).

En el desagregado de la información, el INEGI evidenció el derrumbe de todas las actividades económicas, liderado por el del sector servicios, en el segundo trimestre del año se presentó una caída de -25.7% en las actividades secundarias, esto en su registro anual (3).

En este segmento se encuentran actividades como minería; generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y gas, construcción y las industrias manufactureras, que, en conjunto y condiciones normales, aportan 31.6% del PIB, según estimaciones de Barclays.

En el desagregado se observa que los sectores más afectados fueron los de servicios, especialmente en esparcimiento y culturales en -46.7% y los de alojamiento y preparación de alimentos en -39.6%, así también a la baja como comercio y trasporte.

Por su parte, el sector terciario presenta un desplome de carácter histórico, de -16.2%, en este segmento se encuentran el comercio, transporte, correo y almacenamiento, información en medios masivos, servicios financieros y de seguros, servicios profesionales y científicos, alquiler de bienes, muebles e intangibles, servicios educativos, de esparcimiento y culturales, así como actividades legislativas.

Las actividades primarias, que habían sido las únicas con registro positivo en los trimestres previos, fueron arrastradas hasta alcanzar un desplome de 0.2% en el comparativo anual, donde están las actividades de agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza.

De esta forma, con esta brutal contracción del 2º trimestre, el desplome semestral es histórico para un periodo similar desde que se tiene registro; así que durante la primera parte del año las actividades secundarias registraron un desplome de -14.4% respecto del mismo lapso del año anterior, con cifras desestacionalizadas.

Finalmente, el desplome del PIB en este en el semestre del año, rebasó en profundidad a las crisis económicas históricas, de -6.69% del año 2009 y a la de 1995, cuando el sistema financiero tuvo una dramática caída de -5.30%; por la que esta crisis económica del 2020 con -10.8% del PIB nos remonta a los tiempos de la Gran Depresión de 1929 y sus efectos en 1930 a 34.

 

Tomará una década en recuperar el ingreso per cápita

Con base en el reporte del equipo de Estudios Económicos de Citibanamex, la pandemia y la actual situación de la economía impactará de forma directa en los ingresos de los mexicanos, por lo que será hasta el 2031 cuando el ingreso per cápita regrese a los niveles previos del año pasado, y el PIB nacional tardará alrededor de cinco años para regresar a niveles pre pandemia.

Adrián de la Garza, director del área de estudios económicos de Citibanamex (4), explicó que:

  • “la perspectiva de en qué momento volveremos al PIB que teníamos antes de la pandemia, prevemos que esto se dé hasta 2025. Si lo vemos en términos per cápita, estamos hablando de que sea entre 2030 o 2031”.

Por ello, explico será:

  • “un sexenio perdido en términos macroeconómicos y si lo vemos desde el punto de vista per cápita por el tamaño de la población, básicamente puede tomar una década para volver a los niveles de PIB que teníamos previos a la pandemia”.

De esta forma tenemos que, en el 2019 el ingreso per cápita de los mexicanos era en promedio 9 mil 940 dólares, con la crisis sanitaria y económica que hoy se vive, prevén que el ingreso caiga a 7 mil 790 dólares en este año y para el siguiente año, suba ligeramente a 7 mil 980 dólares en promedio.

La mayoría de los pronósticos macroeconómicos para este del 2020 coinciden en señalar que este año tocaremos fondo, con expectativas y estimados generales de entre -10% del PIB hasta -14%; lo que significa que el sexenio del presidente López Obrador estará perdido, con mayor desigualdad y mucho más mexicanos que ingresaran a los niveles de pobreza y pobreza extrema.

Del autor: Coordinador de Análisis Político de la revista La Crisis.

rabascal51@hotmail.com

@rafabascal

Notas:

  1. Es uno de los fondos de inversiones más importantes y con el mayor número de recursos a escala global.
  2. Es una estrategia utilizada en el mercado de compraventa de divisas, por la que un inversor vende una cierta divisa con una tasa de interés relativamente baja y compra otra diferente con una tasa de interés más alta.
  3. Las gráficas fueron elaboradas por el diario El Economista
  4. En videoconferencia.