Análisis semanal: 7 de septiembre

0
121

Mucho se decía en épocas pasadas, que el PRI no era un simple partido político, sino que además de ser el pilar de un sistema, para muchos era también una cultura, un conjunto de prácticas que delineaban lo que era el régimen que controlaba al país.

La expresión “el pequeño priísta que llevamos dentro”, era el mejor reflejo del significado del Revolucionario Institucional en la vida política de nuestro México.

También la manera en que varios estudiosos de la ciencia política explicaban la colonización del tricolor del resto del elenco de partidos, pues cuadros formados en el Revolucionario Institucional pasaban a formar parte de “sus” competidores, incluso en puestos directivos, ofrece otra faceta de un tema que parece obvio por la manera en que el priismo se impuso en la totalidad de los institutos políticos nacionales.

Ahora que se condena al PRI, a propósito del sainete en la Cámara de Diputados, y se califica a los militantes que aún forman parte de dicho partido, se olvida que nos gobierna un expriísta, rodeado de muchos que formaron parte del priismo, por lo que sus formas de ejercer el poder corresponden a lo que aprendieron en la escuela de cuadros que significa ser un militante del partido fundado por Plutarco Elías Calles.

Por supuesto que muchos intelectuales han ayudado a que esa forma de ver y practicar la política que se resume en tres letras, PRI, haya pervivido durante décadas y sea para muchos mexicanos la única forma de tener accesos a puestos de elección o de gobierno.

El meme de la semana

La imagen de la semana

Conspiracy Theory

La disputa por la presidencia del último año de la actual legislatura en la Cámara de Diputados, dejó a Morena en un enfrentamiento consigo mismo.

Y es que no sólo fue la manera en que legisladores del partido oficial votaron de manera diferente a la línea establecida desde la coordinación en San Lázaro, sino que luego de que el PRI obtuvo la posición, la acusación de traidores circuló profusamente en redes sociales, terreno en el cual se mostró a los diputados de Morena que votaron a favor de la candidata del tricolor.

A esto hay que sumar el conflicto que se cierne sobre dicho partido por la elección de su presidencia, tema en el que algunos aspirantes empiezan a sufrir el rechazo de sus correligionarios, que abiertamente se muestran por otras opciones.

Se espera que la carrera por la presidencia del partido oficial suba de tono y que la división sea cada vez más evidente, tal vez obligando a López Obrador a cumplir su promesa de salirse del partido si Morena se pudre, algo que parece estar sucediendo.

@CronicadePoder