Barbosa aliado del panismo; el gobernador y sus sicarios

0
97

Conectado a personajes de distintos grupos políticos Miguel Barbosa encabeza a la mafia que se ha apoderado del estado de Puebla. Los “hombres de honor” que rodean al gobernador tienen características similares: todos son mafiosos, independientemente de su origen político –muchos de ellos panistas, aunque abundan priistas y veteranos izquierdistas vinculados a Luis Rivera Terrazas– a quienes “les cayó como anillo al dedo” la llegada de Barbosa al poder.

Desde luego estos “hombres de honor” cuentan con sus sicarios periodísticos para enlodar con calumnias y chantajes a sus adversarios y a todo aquel que se cruce en su empedrado camino.

A diferencia de los personajes ficticios de las novelas de mafiosos, en Puebla las figuras tienen nombre y apellido: Ignacio Mier, Enrique Doger, Mario Mendívil, Roberto Gil Zuarth, José Luis Lavalle Mauri, Salvador Vega Casillas, David Méndez Márquez.

Barbosa es uno de los personajes más abominables de Morena y la cuarta transformación, para lanzar sus escupitajos venenosos nombró informalmente a Arturo Rueda como su caporagime, un sicario que durante años ha estado al servicio de conspicuos personajes como Enrique Doger e Ignacio Mier, al frente del periódico Cambio, un mamotreto de escasa circulación que sirve como instrumento de chantaje y difamación.

Rueda es el personaje que aparece en un célebre video chantajeando con diez millones de pesos a un connotado político priista.

Sin empacho el gobernador Barbosa en una reunión con periodistas se refirió a Rueda de la siguiente manera: “A ver cabrones, que les quede claro. Arturo Rueda es mi sicario periodístico”.

Antes el “periodista” Rueda fue el mayor critico de Barbosa al que exhibió derrochando millones de pesos en viajes de placer a todo lujo por el mundo y del que se burlaba por su aspecto físico.

Así Rueda publicaba las filtraciones que le hacían llegar: Barbosa gastando 12 millones de pesos en tiendas de lujo de París, Londres, Roma y Dubái.

Y Rueda quien dice que se dedica a “administrar la reputación de los políticos”, llegó a un “arreglo” con Barbosa, dejar atrás las críticas y pasar al otro lado del negocio, ahora como el sicario defensor de las “causas nobles” del “inmaculado” gobernador.

Años atrás, en los tiempos del gobernador Mario Marín cuando estalló el escándalo de la activista Lydia Cacho, Rueda y otros de sus compinches (entre ellos Mario Alberto Mejía con quien estaba a partir un piñón en el negocio del chantaje), le exigieron al gober precioso la cantidad de cinco millones de pesos para dejar de publicar sus ataques.

Ahora ambos están al servicio de Barbosa.

Enrique Doger exrector de la BUAP e Ignacio Mier son los patrocinadores de los golpes mediáticos de Barbosa quienes utilizan los servicios de su caporagime de cabecera.

El gobernador quien se encuentra asociado a la mafia de los sobornos del caso Lozoya, se encuentra desesperado por aparecer en el expediente de las averiguaciones en base a las delaciones del exdirector de Pemex.

Poco o nada podrán hacer sus sicarios periodísticos para deslindarlo del escándalo. La imagen de Barbosa se encuentra por los suelos peor que un trapeador sucio.

El periodista Rodrigo Ruiz, fundador del portal de noticias e-Consulta ha puesto el dedo en la llaga al revelar los lazos de Barbosa con algunos exsenadores panistas involucrados en los sobornos de la Reforma Energética y el caso Odebrecht.

Los conspicuos personajes son Roberto Gil Zuarth, Jorge Luis Lavalle Mauri y Salvador Vega Casillas quienes están en la nómina secreta del gobierno poblano como “consultores” de diversos despachos o instituciones gubernamentales.

Rafael Caraveo Opengo, –la persona que aparece en el video con las maletas repletas de dinero para sobornar a los senadores– es un político ligado estrechamente al exsenador Lavalle Maury, quien forma parte de la mafia encabezada en Puebla por el gobernador Barbosa.

Los “hombres de honor” de la hermandad de Barbosa, fueron activos colaboradores de su campaña.

Barbosa quien hizo declaraciones fuertes tras el accidente del matrimonio conformado por Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso, no tuvo empacho en nombrar a Fernando  Manzanilla Prieto, cuñado de Moreno Valle como secretario de gobierno. Cinco meses después de su nombramiento Manzanilla Prieto fue echado por Barbosa tras la filtración de un video donde Manzanilla y el exdiputado Eukid Castañón Herrera presuntamente acordaban confabularse para deponer al gobernador.

La pretensión de Barbosa es mantener un control absoluto del estado no importa que para ello haya que estar con Dios y con el diablo. Se ha impuesto a los alcaldes a base de chantajes y abuso de poder, pretende hacerse del control de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla para imponer a viejos izquierdistas en la rectoría, toda vez que se acerca la elección de las nuevas autoridades universitarias.

Mario Mendívil –hermano de la exdelegada de Iztacalco Julieta Mendívil– quien con malas maniobras se apoderó del equipo profesional de futbol de la BUAP, recibió el encargo del gobernador para que a través de los “periodistas” de las mañaneras a cambio de un chayote de 300 mil pesos le plantearan una pregunta al presidente Obrador sobre la “corrupción” en la BUAP. Todo tiene un propósito: apoderarse de la Universidad, institución a la que ven como un botín político.

Barbosa y Mendívil siguieron los “sabios” consejos de Arturo Rueda experto en la manipulación y el chantaje.

El rector de la BUAP ha sido puesto bajo el fuego de las acusaciones de los sicarios al servicio del gobierno de Barbosa. Estos calumniadores tienen la tarea de desvirtuar en los medios que controlan la información que fluye en el caso Lozoya que involucra al gobernador Barbosa y a sus “hombres de honor”, la mafia que se ha apoderado del estado.