Análisis semanal: 17 de agosto

0
162

Si algo se extraña en el México actual es a la oposición. Y no hablamos de una oposición responsable y constructiva, sino cualquier oposición ante un gobierno que no atina a sacar adelante al país.

Los problemas se agravan, la economía muestra una caída histórica, el empleo muestra cifras alarmantes de perdida de puestos de trabajo, la pandemia hace estragos con más de 55 mil muertos, muchas instituciones son destruidas sin nada que las reemplace, la inseguridad sigue siendo una de las mayores preocupaciones ciudadanas y la corrupción parece estar como siempre: tan campante y sin que nadie la erradique.

Ante este panorama lo que tenemos es a un grupo social que grita que el presidente es comunista, a unos partidos políticos atentos a la mañanera para responder a lo que ahí dice López Obrador y a otros grupos que piden una alianza electoral para 2021, pero sin presentar un programa o una propuesta que una a los inconformes con lo que está haciendo la actual administración federal.

El problema parece ser que lo que están esperando los inconformes, es al líder que les indique el camino para sacar de Palacio Nacional al líder de la 4T.

El problema es que a estas alturas del campeonato no se ve quien pudiera ser ese líder que tanto anhela la supuesta oposición que tenemos y que busca servir de contrapeso, aunque tampoco se aprecia una renovación de cuadros en los partidos políticos tradicionales y en el sector social nadie se atreve a levantar la mano.

Parece que el líder de la oposición es el hombre invisible, aunque nadie haya informado de su existencia.

 

El meme de la semana

 

La imagen de la semana

Conspiracy Theory

Una duda recorre algunas redacciones, oficinas de partidos políticos y centros de análisis luego del mensaje en el que el Fiscal General de la República dio a conocer la denuncia que Emilio L. –llamado así aunque todos sabemos de quien se trata–, acerca de la orden que recibió para pagar asesores extranjeros en la campaña electoral de 2012 con dinero proveniente de Odebrecht y que involucra directamente a Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray Caso.

La duda tiene que ver con el momento en que se da a conocer la información, pues se pensaba que esto se daría a conocer en el marco de las campañas electorales de 2021, no a casi un año de la cita con las urnas, aunque para algunos se trata de una medida para contrarrestar las críticas por el mal manejo de la economía y de la pandemia y los efectos desastrosos que esto ha tenido.

Si bien lo dicho por Lozoya, o L., también involucra al gobierno de Felipe Calderón, el enemigo predilecto del presidente, hay quien alza la ceja al considerar que podría tratarse de delitos que ya prescribieron, por lo que el espectáculo político es lo único que se podría aprovechar de todo esto.

Aunque también hay quien piensa que Gertz Manero se fue por la libre y quemó uno de los misiles que la 4T iba a usar para retener la mayoría en San Lázaro.

@CronicadePoder