¿En qué consisten acusaciones contra Peña Nieto y Videgaray? ¿Proceden?

0
285
  • Lozoya afirmó que: “Peña y Videgaray lo obligaron a recibir ese dinero”, sin embargo, la FGR ya no podría ejercer acción penal, por el delito de aprovechamiento ilícito de fondos
  • La Ley General en Materia de Delitos Electorales no puede ser aplicada ni a Peña Nieto ni a Videgaray, pues en 2012 no existía, comenzó a aplicar a partir del 2014

El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, denunció ante el Ministerio Público Federal, que se habrían cometido delitos electorales en la campaña presidencial del PRI en 2012, cuando Enrique Peña Nieto era candidato y Luis Videgaray era su coordinador de campaña. Sin embargo, en caso que estos delitos se hubieran cometido por parte de sobornos por la constructora brasileña Odebretch, prescribieron en 2017, por lo que no procedería en ninguna acción penal contra los exfuncionarios.

Mientras que si se les pretende acusar de cohecho en los siguientes meses habrían prescrito, de acuerdo con el Código Penal Federal.

El martes, Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR), informó de esta denuncia contra Peña Nieto y Videgaray Caso por presuntamente haber recibido más de 100 millones de pesos por Odebretch. “Esa serie de sobornos se utilizaron en la campaña 2012 para la presidencia de la República, específicamente habrían servido para pagar a asesores electorales”, detalló el fiscal.

Lozoya Austin afirmó que: “Peña Nieto y Videgaray lo obligaron a recibir ese dinero”, sin embargo, la FGR ya no podría ejercer acción penal contra ellos, por el delito de aprovechamiento ilícito de fondos, bienes o servicios en campañas electorales se sancionaba en ese momento con una pena de entre dos y nueve años de prisión, de acuerdo con el artículo 412 del Código Penal Federal.

Pero el delito prescribió al final del mes de junio de 2017, de acuerdo con el artículo 105 del código citado que señala: “la acción penal prescribirá en un plazo igual al término medio aritmético de la pena privativa de la libertad que señala la ley para el delito de que se trate, pero en ningún caso será menor de tres años”, por lo que el delito perdió su efectividad a mitad del 2017.

Mientras que los candidatos que hayan utilizado fondos provenientes de actividades ilícitas, el Código Penal Federal considera una sanción de uno a seis años de prisión (art. 406), por lo que este delito prescribió en el primer semestre del año 2015.

Además, la Ley General en Materia de Delitos Electorales no puede ser aplicada ni a Peña Nieto ni a Videgaray, pues en 2012 no existía, comenzó a aplicar a partir del 2014.

La FGR también indicó que en su denuncia Emilio Lozoya señaló que, entre 2013 y 2014, Enrique Peña y Luis Videgaray le ordenaron entregar 120 millones de pesos a un diputado y cinco senadores para que se aprobaran las reformas estructurales en el Congreso de la Unión.

Según el artículo 222 del Código Penal Federal aplicable hasta 2014, comete el delito de cohecho el servidor público que solicite o reciba indebidamente para sí o para otro, dinero o cualquiera otra dádiva, o acepte una promesa, para hacer o dejar de hacer algo justo o injusto relacionado con sus funciones.

Esto también incluye a quienes “de manera espontánea den u ofrezca dinero o cualquier otra dádiva” a algún servidor público, con una pena entre dos y catorce años de prisión, por lo que si estos delitos cometieron en 2013, cuando se aprobó la Reforma Energética, la prescripción operaría hasta 2021 y si el delito se consumó en 2014 prescribiría en 2022.

Además, si se les investiga por cohecho, se trata de un delito que no amerita prisión preventiva, por lo que podrían llevar su proceso en libertad.

El fiscal Gertz Manero añadió Lozoya Austin también denunció “una serie de beneficios de carácter económico a favor” de la empresa Etileno XXI, que tenía capital proveniente de Odebretch: “Se les dieron una serie de privilegios en los precios de los insumos en los que el gobierno federal tuvo pérdidas muy grandes”, dijo. Esta conducta podría encuadrar en el delito de peculado, porque un servidor público habría utilizado indebidamente fondos públicos.

Etileno XXI es un complejo petroquímico que firmó un contrato con las paraestatales Pemex Gas y Petroquímica Básica en febrero de 2010, por lo que si el contrato fuera ilegal, habría perdido efecto en 2018 puesto que el peculado se castigaba con penas de dos a 14 años de prisión.

En cuanto al delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero) a los exlegisladores que habrían sido sobornados, el Ministerio Público Federal tiene hasta 2023 o 2024, para ejercer acción penal, pero no por la recepción de esos recursos, sino por las operaciones que hayan realizado con el dinero.

Peña y Calderón deben declarar, no significa que sean culpables: AMLO

El presidente Andrés Manuel López, dijo esta mañana en su conferencia mañanera que los dos expresidentes, así como todas las personas implicadas en la investigación, entre ellos Luis Videgaray, deben ser citados a declarar, pero planteó que la denuncia no significa que los expresidentes «ya sean declarados culpables», pues «quien acusa, tiene que comprobar».

“Van a ser citados probablemente todos los señalados y tendrán que declarar, eso no significa que ya sean culpables, entonces vamos a esperar el resultado y que la Fiscalía vaya informando», dijo y respaldó el desempeño del fiscal de la Nación y destacó su autonomía para operar. También reiteró su intención de realizar consultas populares para proceder penalmente contra los expresidentes.

Dijo nuevamente que no busca perseguir a los exmandatarios, sino seguir hacia adelante en la eliminación de la corrupción en el país y que también aprueba que se otorguen beneficios a quienes aporten información sobre los casos de corrupción, como este.

“El señor Lozoya llegó a un acuerdo con la Fiscalía para ser testigo colaborador y dar toda la información sobre ilícitos que se cometieron, no solo en la pasada administración y en la de Felipe Calderón.

Pese a sus declaraciones continuas donde descalifica el desempeño de gobiernos anteriores, el mandatario dijo que este caso también es una postura política, puesto que ya no es válido sólo castigar a los corruptos, sino prevenir que no vuelva a ocurrir y este delito se transforme en un estigma. Por lo que el veredicto final será respetado, pero pidió que se tome en cuenta toda la información necesaria.

“Tiene que haber un sustento, tienen que haber las pruebas, testigos, se habla de un video, yo quisiera verlo, como todos los mexicanos. Sí hay que cuidar el debido proceso, también hay que transparentar lo más que se pueda, yo diría todo, hacer la vida pública cada vez más pública”, explicó.

Finalmente dijo que no puede convertirse en «encubridor» o “cómplice» de este caso y pidió que la ciudadanía conozca toda la información y decida si se somete a juicio a los ex presidentes, pero al mismo tiempo dijo que no tiene facultades para detener un proceso judicial, pues eso le corresponde a la FGR.

Pacto por México se concibió por sobornos a PAN y PRD: Murat

Por su parte, el exgobernador de Oaxaca, José Murat, el Pacto por México fue concebido por los dos principales miembros del equipo de transición de Peña Nieto: Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, el dirigente del PRD, Jesús Zambrano y el expresidente del partido, Jesús Ortega, el presidente del PAN, Gustavo Madero y el exsecretario de Gobernación, Santiago Creel.

En su libro, Pacto por México, de la Reforma Política de 1977 a la Construcción de Acuerdos, el priísta asegura que meses antes de la elección de julio de 2012 platicó con Jesús Ortega en The Green Corner y la taquería El Tizón en la Condesa, donde hablaron de la necesidad de aprobar estas reformas, que habían sido postergadas desde el sexenio de Vicente Fox, por la falta de acuerdos políticos.

Dijo que también habló con Ricardo Monreal, quien después de la jornada electoral le expresó su decisión de no continuar, lo mismo que Alberto Anaya, dirigente del PT, y Luis Walton, dirigente del PCD.

«El factor determinante para gestar el periodo más fecundo de reformas sustantivas que ha vivido México, fue la disposición del entonces presidente triunfante de encabezar un gobierno reformador y no un gobierno simplemente administrador», escribió.

Agregó que cuando Peña supo de la disposición del PRD, de Jesús Ortega y de Jesús Zambrano, dijo: “adelante con las reformas de fondo y de consenso, es precisamente lo que yo he venido convocando”, para modificar las reformas laboral, de competitividad, financiera, energética, de telecomunicaciones y política.

“Hubo varios encuentros en la calle de Arrayanes número 99, colonia Bosques de las Lomas, domicilio particular de la señora Aurora Alcántara, donde participaron Jesús Zambrano, Jesús Ortega, Gustavo Madero, Santiago Creel y Osorio Chong con Luis Videgaray, además del propio Murat.

De acuerdo con el testimonio, Ortega afirmó que “la izquierda no tenía por qué auto marginarse una vez más y dilapidar su importante capital político, dejar de aportar sus millones de votos a reformas que México, ganara quien ganara las elecciones presidenciales».

«Luego de las primeras reuniones de acercamiento, como ya señalé, se pasó a la etapa formal de negociación para avanzar hacia un acuerdo amplio que promoviera una ambiciosa agenda de reformas con el impulso compartido y sinérgico del gobierno del presidente Enrique Peña», contó Murat.

Al convertirse en presidente electo, Peña Nieto también participó en las pláticas: «Cobró forma y tuvo un impulso decisivo, hasta darle agenda definida, estructura orgánica y viabilidad política, cuando lo encabezó el presidente electo, quien designó como sus representantes a sus colaboradores más visibles de su equipo de transición, Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong».

Posteriormente se integró el Consejo Rector del Pacto por México con Aurelio Nuño, Jorge Emilio González del Partido Verde, Carlos Navarrete, del PRD y Juan Molinar Horcasitas, del PAN.