Rusia anuncia vacuna contra Covid-19; OMS siembra duda de efectividad

0
106
  • Vladimir Putin anunció que su país ha logrado ser el primero en el mundo en registrar una vacuna contra el nuevo coronavirus.
  • La OMS aseguró que dicha vacuna no estaba en su lista inicial, pues todas deben seguir los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo.

El presidente ruso Vladimir Putin dio a conocer que su país desarrolló la «primera» vacuna contra el coronavirus, que otorga una «inmunidad duradera» y será distribuida el 1 de enero de 202, dicha vacuna fue bautizada «Sputnik V» (V de Vacuna), en homenaje al satélite soviético.

«Más de 1 mil millones de dosis» fueron encargas por 20 países extranjeros, afirmó Kirill Dmitriev, director del Fondo de Inversión Directa de Rusia, un fondo de riqueza soberana creado por el gobierno ruso para coinvertir en la economía rusa junto con los fondos de riqueza soberana de otros países.

Dicho organismo indicó que el inicio de la producción industrial está previsto para septiembre, sin embargo, la vacuna rusa no figuraba entre las seis que según señaló la Organización Mundial de la Salud la semana pasada estaban más avanzadas, por lo que la OMS llamó a tener cautela.

Según la OMS que ésta u otras vacunas, deberán seguir los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo.

“Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad”, señaló en rueda de prensa el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic, quien añadió que la organización está en contacto con las autoridades rusas y de otros países para analizar los progresos de las distintas investigaciones de vacunas.

El portavoz subrayó que la organización se siente animada “por la rapidez en que se están desarrollando las vacunas” y espera que algunas de ellas “se muestren seguras y eficientes”.

El organismo con sede en Ginebra citó entre esas seis a tres candidatas a vacunas desarrolladas por laboratorios chinos, dos estadounidenses (de las farmacéuticas Pfizer y Moderna) y la británica desarrollada por AstraZeneca en colaboración con la Universidad de Oxford.