Difunden fotos íntimas de diputada

0
113

El 3 de diciembre de 2019, apenas hace ocho meses, el Congreso de la Ciudad de México aprobó, con 56 votos a favor y ninguno en contra, la Ley Olimpia, una iniciativa ciudadana para sancionar a quien divulgue imágenes íntimas de una persona sin su consentimiento.

La iniciativa no fue originada en la CDMX, nació en Puebla, donde Olimpia Coral Melo Cruz fue víctima de su expareja, que en 2014 difundió en redes sociales un video íntimo que le ocasionó a la joven burlas, insultos y acoso.

Ante esta situación, Olimpia —junto con algunas otras mujeres que habían sufrido ese tipo de acoso— promovió una ley para reformar el Código Penal de ese estado, logrando que el Congreso local la aprobara en 2018.

Pero su lucha no terminó ahí y decidieron impulsar esos cambios en varios estados de la República, a fin de acabar con la violencia digital en contra de las personas —principalmente mujeres—, preservando el derecho a la intimidad personal.

Fue así como, un año después, el tema llegó a la capital del país, donde diputados de todos los partidos adoptaron la llamada Ley Olimpia para sancionar hasta con seis años de cárcel a quien difunda fotografías, videos o material íntimo de una persona sin su aprobación.

Esta ley impide videograbar, audiograbar, fotografiar o elaborar videos reales o simulados de contenido sexual íntimo de una persona sin su consentimiento o mediante engaño, y difundirlos o comercializarlos por cualquier vía, como son las redes sociales.

Una de las 56 legisladoras que apoyó con su voto esa ley fue Alessandra Rojo de la Vega Piccolo, del Partido Verde Ecologista de México, quien ayer denunció, a través de su Twitter, ser víctima de la vieja práctica de la violencia digital.

La diputada afirmó que en el chat de una red social, donde se intercambian materiales de tipo sexual, encontró algunas imágenes íntimas de su persona, por lo que hizo la denuncia pública del hecho.

En su texto duda de que la Fiscalía, a cargo de Ernestina Godoy, pueda hacer algo al respecto, y dijo que le daba asco “la sociedad machista y mierda en la que vivimos, donde una mujer que comparte una foto a alguien en que confiaba, es golpeada y violada de esta manera”.

Antes de ser diputada, Rojo de la Vega era conocida por ser famosa justamente en las redes sociales, pero nunca pensó que ahí mismo sería degradada, como lo denunció ayer.

Desde luego que la situación es absolutamente reprobable por donde se le vea, no tan sólo en el caso de la legisladora, sino de cualquier mujer, por lo que las autoridades tendrán que hacer algo, además de que los propios usuarios deben tomar sus precauciones.

Mala etapa para Alessandra, que primero se queda sola en Donceles, con el abandono de Teresa Ramos, quien la ha acosado políticamente, y ahora este desagradable asunto de la difusión de imágenes íntimas.

Ojalá su suerte cambie pronto.

CENTAVITOS

Por haber percibido que tenía el rechazo de la sociedad, el diputado morenista Nazario Norberto decidió retirar su iniciativa para que se sancionara penalmente a quien no use cubrebocas en la CDMX. Claro que el retiro de su gran ideota lo anunció apenas unos minutos después de que Claudia Sheinbaum dijera que no estaba de acuerdo con esa medida. Si por el rechazo ciudadano fuera, Morena tendría que haber retirado varias iniciativas, como la de querer impedir que los dueños de viviendas puedan echar a sus inquilinos morosos, por ejemplo.