Economía reporta caída histórica de 22.7% en mayo: Inegi

0
113
  • El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), tuvo este resultado por las caídas anuales de 30.7% en las actividades secundarias y de 20.3% en las terciarias
  • El resultado de mayo fue más negativo de lo esperado por el consenso de analistas, quienes estimaban un desplome de 21.1% al descontar inflación y estacionalidad

Este viernes, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó que la economía mexicana tuvo la caída más grande de la que se tenga registro (enero de 1994), durante el mes de mayo de este año con 22.7%, respecto a 2019, en el segundo mes de mayor rigor del confinamiento por el Covid-19, mientras que en abril cayó 19.6%.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), que es una especie de Producto Interno Bruto (PIB) mensual, tuvo este resultado profundamente negativo por las caídas anuales de 30.7% en las actividades secundarias (minería, construcción, manufacturas) y de 20.3% en las terciarias (comercio y servicios), y que arrastraron el resultado positivo en las actividades primarias (agricultura, pesca, ganadería).

Con base en cifras ajustadas por estacionalidad, el IGAE mostró una disminución de 2.6% para el mes de mayo, con relación al mes de abril, mientras que este mes sufrió una caída de  17.3%.Por actividades, el resultado mensual  deportó una caída de 3.2% en las actividades terciarias y 1.8% las terciarias, mientras que las primarias aumentaron 1.6% frente al mes precedente. En los primeros cinco meses de 2020, el IGAE acumula una caída de 9.3%, con cifras originales.

El resultado de mayo fue más negativo de lo esperado por el consenso de analistas, quienes estimaban un desplome de 21.1% al descontar inflación y estacionalidad. Además, con esta cifra la economía acumuló 13 meses a la baja, desde mayo del año pasado, según el IGAE.

Por subsector, los servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas, adscritos al turismo, registraron una contracción de 72.1%, la más severa de todos los subsectores de la economía. Mientras la industria que aporta una tercera parte de la producción nacional, registró una pérdida inédita de 29.7%. Finalmente, las actividades agropecuarias crecieron 2.5%, aunque representan menos de 4% del valor total de la economía nacional.

El jueves de la próxima semana, el Inegi presentará su estimación del PIB para todo el segundo trimestre de 2020 (abril, mayo y junio), de la cual analistas prevén un desplome histórico de doble dígito.

15 millones reportan reducciones al salario

El 46.1% de la población ocupada en el país, es decir, 15.2 millones de personas mayores de edad han tenido reducciones en sus ingresos laborales en abril pasado, de acuerdo con la encuesta telefónica sobre Covid-19 y mercado laboral del Inegi.

En 37.4% de los hogares que sufrieron baja de recursos tuvieron que vender algún bien, pedir prestado o recurrir a sus ahorros para enfrentar el entorno, explicó Edgar Vielma, director General de Estadísticas Sociodemográficas del Inegi.

Mientras que otros 15.7 millones de adultos se reportan sin empleo: 2.1 millones de desempleadas y 13.6 millones de la población no económicamente activa, pero que está disponible para trabajar. De esta cifra, 87.1% (11.9 millones) fueron personas ausentes de un trabajo o deseaban ocuparse, pero no buscaron empleo por la contingencia, mientras que 12.9% (1.7 millones) estuvieron ausentes o deseaban laborar, pero no buscaron colocarse por otras razones (falta de materia prima, clientes o vacaciones, principalmente).

La encuesta detalló que en México hay 32.9 millones de personas como población ocupada, equivalente al  48.2% de los habitantes de 18 años y más que tienen una línea telefónica.

De los 32.9 millones de personas ocupadas, 7.2 millones son ausentes temporales con vínculo laboral o suspendidas durante la contingencia sanitaria, es decir, 21.8% del total de ocupados.

A causa del confinamiento por la pandemia del Covid-19, 23.5% de las personas ocupadas al mes de abril tuvieron que trabajar desde casa, 42.3% disminuyó su jornada de trabajo durante la contingencia; 5% recibió algún apoyo de gobierno y 90% no obtuvo ningún beneficio.

De los 7.7 millones de personas que trabajaron desde su casa, 3.4 millones eran hombres (44.1%) y 4.3 millones de mujeres (55.9%). Este segmento, además de laborar desde su casa, realizó otras actividades, es decir, una mayor carga de trabajo.

Del total de ocupados, 75% declaró contar con las condiciones de seguridad e higiene en su trabajo para enfrentar la contingencia; el 25% restante no tenía esas certezas.