Desempleo: el rostro más dramático de la crisis en México

0
172
  • En 4 meses de pandemia se perdieron 1 millón 113 mil puestos de trabajo formales
  • Citibanamex pronostica desplome de 16.5% en el PIB
  • A las filas de la pobreza 12.3 millones de mexicanos

En todo el mundo la estrategia que han adoptado prácticamente todos los paises para tratar de frenar los contagios por la pandemia del coronavirus, ha sido el confinamiento de las personas y familias, lo que ha generado de manera inmediata la parálisis de todas las actividades productivas, del comercio nacional e internacional, lo que ha roto las cadenas de valor y suministro; donde este frenon económico se ha extendido mucho más días previstos por la mayoría de los gobiernos nacionales, donde ya van más de 4 meses y persiste en muchos casos la amenaza de rebrotes, con la posibilidad de regresar al confinamiento.

Por lo que, la gran mayoría de las empresas a escala global se han quedado sin ingresos ni apoyos financieros durante un periodo mucho más largo de lo previsto, dando como resultado una gigantesca destrucción de fuentes de trabajo y especialmente de empleos, las cuales no serán fácil ni barato recuperar en el corto plazo; para enfrentar esta situación, la gran mayoría de los países han diseñado y están llevando a la práctica políticas de apoyo a las empresas y especialmente a los trabajadores para que puedan subsistir en este periodo de fortísima contracción de la demanda y la producción, que caracterizan una brutal recesión a escala global.

En nuestro país, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador decidió no impulsar programas contra cíclicos >para generar inversión< ni de apoyo a los trabajadores y a empresas >micro y pequeñas< para mantener las fuentes de trabajo y la planta productiva >se sugería recursos directos para trabajadores, estímulos en el IMSS y fiscales para las empresas, así como créditos gubernamentales o de la banca de desarrollo<.

López Obrador opto únicamente por apoyar a su base electoral a través de sus programas sociales, que ya estaban previo a la pandemia del Covid-19 y que dice el gobierno, que llegan a 22 millones de ciudadanos >aunque estudios de ong’s y organismos independientes, opinan que la mayoría no tienen reglas de operación y dificultan su evaluación, pero no alcanzan las metas y pierden del 40% al 60% de su eficacia< y sin transparencia; dejando a su suerte al 82% de la población restante; cuando la mitad de ellos están en condiciones de vulnerabilidad y alto riesgo social.

El presidente López Obrador no ha cambiado ni un ápice su proyecto de gobierno, ni siquiera ante la pandemia de salud y sus consecuencias económicas, políticas, sociales y de inseguridad, así como de gobernabilidad, con saldos negativos en todos estos sectores, de consecuencias inéditas e impensables, para la mayor parte de los mexicanos; en un entorno de creciente incertidumbre, polarización y confrontación.

La pandemia por COVID-19 en México dejó un saldo negativo de un millón 113 mil 677 empleos formales perdidos al primer semestre del 2020, como consecuencia de los efectos derivados de la emergencia sanitaria y las medidas de distanciamiento social y el paro de actividades económicas; sin que el ejecutivo federal haya diseñado planes de apoyo a los trabajadores, empresas y a la planta productiva, de ahí, la profundidad de la caída.

Lo anterior con base al reporte mensual del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el cual informa que, en junio de 2020, mes en el que inició la “Nueva Normalidad”, se perdieron 83 mil 311 puestos de trabajo; dicho de otra manera, entre marzo y mayo se perdieron un millón 30 mil 366 de empleos, por lo que, si a ese acumulado se suman los perdidos en junio, el saldo del COVID-19 al cierre del primer semestre de 2020 asciende a un millón 113 mil 677 empleos formales.

Prácticamente, a finales de junio de este año, estamos en el mismo nivel de diciembre del 2017, es decir, se perdieron todos los puestos de trabajo creados en dos años y medio, pero nunca se había dado este fenómeno en tan poco tiempo; en julio de 2020 arrancamos con alrededor de 19 millones 500 mil puestos de trabajo; decreciendo la tasa anual en -4.3%, la más baja registrada, desde que existen los registros del IMSS en 1997.

La pérdida de empleo por entidad federativa, más destacada, es Tabasco, Michoacán y Baja California registran una ligera variación anual positiva durante junio con 1.4%, 0.1% y 0.1%, respectivamente, y en contraste, los estados turísticos como Quintana Roo registraron un impresionante desplome del empleo formal de 22.9% en junio a tasa anual; seguido por Baja California Sur, con 11.7% y Guerrero con 7.2%.

Sectores con crecimiento:

Agropecuarios                                   3.5%

Servicios sociales y comunales            2.3%

Electricidad                                       0.1%

Sectores con caídas:

Industria de la construcción                1.6%

Servicios para empresas                     8.1%

Industria extractiva                            6.5%

 

Desempleo: el rostro más dramático de la crisis en México

Este cuadro (1) nos muestra con claridad que la actual crisis de la pandemia del coronavirus supero con mucho la crisis financiera 1994-1995, conocida como los errores de diciembre del presidente Ernesto Zedillo, con un 10.5% de destrucción del empleo, que representaban 1 millón 78 mil 124 puestos (2) y se llevó 19 meses para recuperar esa pérdida; Hoy en día, en tan solo los primeros seis meses del año hemos perdido 1 millón 113 mil 677 puestos de trabajo, que significan el 5.4% de la destrucción del empleo, por lo que se calcula, que se requieren al menos 34 meses para recuperar el nivel perdido (3).

 

Se desploma rápidamente la economía mexicana

El Producto Interno Bruto (PIB) de México se contraerá 16.5% en el segundo trimestre, de acuerdo con la institución financiera Citibanamex, con base en el informe “Examen de la situación económica de México”, la división de análisis económico del banco estima:

  • Una ‘severa contracción’ de 16.5% para este segundo cuarto del presente año

Los pronósticos recientes sobre el estado de la economía mexicana realizados por bancos y organismos internacionales, muestran una rápida caída, que la colocan al país con más perspectivas negativas en Latinoamérica; así tenemos, algunos ejemplos:

  • El impacto de la pandemia del COVID-19 en la economía de México provocará una contracción de 10.5% en el PIB del 2020, estimó el Fondo Monetario Internacional (FMI) (4).
  • JPMorgan Chase prevé una caída de –5% del PIB.
  • Bank of America anticipa una contracción de 0% del PIB para el 2020.
  • Bursamétrica considera en sus análisis un –0% del PIB.
  • Evercore ISI México vaticina un descenso de 9% del PIB.
  • La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) actualizó sus proyecciones y en su escenario base estimó que el PIB de México se contraerá 7.5% en 2020. En su segundo escenario, en el que contempla un rebrote de contagios de COVID-19, prevé una caída de 8.6% en este año.
  • El Banco Mundial (BM) prevé una caída de la economía mexicana de 7.5%
  • La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) pronostica una caída de 6.5% en el PIB del presente año.

Vale la pena destacar, que los últimos pronósticos o perspectivas sobre la economía mexicana, ya son de dos dígitos; que son muy malos augurios sobre el futuro del país y califican el pésimo manejo de la crisis sanitaria y económica, por parte del presidente López Obrador.

La mayoría de los analistas y expertos, coinciden en señalar que México será uno de los países más golpeados en su economía por la pandemia, que se requiere un cambio en las políticas públicas por parte de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, para mejorar su relación con el sector privado y con el entorno empresarial; para asegurar confianza para las inversiones, lo que ayudaría sensiblemente a recuperarse y a beneficiarse de las oportunidades que representa el acuerdo comercial T-MEC.

Es por esto que, los analistas de Citibanamex estiman que será hasta 2025 cuando la economía mexicana vuelva a los niveles anteriores a la crisis ocasionada por la pandemia de coronavirus.

 

Ingresan a las filas de la pobreza y el hambre 12.3 millones de mexicanos

El área de estudios económicos de BBVA se ha planteado dos escenarios prospectivos sobre la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) en México para este año:

  • – Que la economía caiga en -7.0%
  • – Que la baja sea más pronunciada de hasta 12.0%.

Con base a estos pronósticos del PIB en México, el área de BBVA Research (5), la crisis económica derivada de la pandemia del Covid-19, sumaría a entre 12 millones y 16.4 millones de personas a condiciones de pobreza en México.

En el escenario más optimista. – Estima que la población en situación de pobreza por ingresos podría llegar a 58.4%, lo que representa un aumento de 12 millones de personas. En tanto, con este mismo panorama, la institución considera que 12.3 millones de personas se integrarían a condiciones de pobreza extrema, que representaría el 26.6% de la población.

En el escenario más pesimista. – Prevé que 16.4 millones de personas se sumen a una situación de pobreza por ingresos, y alcanzaría a un 61.9% del total; al tiempo que otros 18 millones se integrarían a la pobreza extrema, con lo que se llegaría a 31.2%.

Por otra parte, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) ha pronosticado que 8.9 millones se sumen a la pobreza y 7.7 millones a la pobreza extrema en el país

En este mismo sentido, las estimaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) son de que 9.8 millones más estén en pobreza por ingresos, y 10.7 millones en pobreza extrema por ingresos.

Conforme a los resultados de estas instituciones, en este año ingresaran a las filas de la pobreza, en el escenario optimista 12.3 millones de mexicanos y en el pesimista, hasta 16.6 millones de mexicanos, en esta última cifra, se incluyen a los que pasarían al nivel de pobreza extrema. Seremos el 4º país con más pobres en Latinoamérica.

 

A manera de conclusión

Los dramáticos resultados que hemos presentado en este artículo sobre desempleo, desplome de la economía y que millones de mexicanos de ingresaran a la pobreza, no sólo se deben a los efectos nocivos del Covid-19, ya que desde antes que llegara la pandemia, la administración del presidente López Obrador llevó al país en 2019 a cero crecimiento de la economía, con destrucción institucional y la riqueza de los mexicanos; hoy estamos con los peores augurios en todos estos aspectos, por el proyecto de gobierno de la 4T, que sólo le preocupan 22 millones de mexicanos, beneficiarios de sus proyectos sociales <clientela electoral<.

Día a día tenemos resultados de estudios y análisis cada vez más pesimistas, sin que el presidente de la República mueva un ápice su proyecto original, ante la pandemia que esta cimbrado al mundo, donde han fallecido 36 mil mexicanos >cifras oficiales< y no he visto un signo de empatía o apoyo a estas familias que han perdido a sus familiares.

El autor es analista político, en aislamiento por 123 días.

rabascal51@hotmail.com

@rafabascal

Notas:

  1. Con base en datos del IMSS, elaborado por el diario El Economista.
  2. La destrucción de puestos de trabajo se llevó 20 meses en 1994-1995.
  3. Este pronóstico es muy preliminar, porque los datos son del 1er semestre y la crisis del empleo está en curso, pero las expectativas negativas del crecimiento económico de -16.5% del PIB y en medio de una recesión global, podríamos estar ante el doble de tiempo de recuperación de los puestos de trabajo que se pierdan al final del 2020.
  4. En abril, el organismo proyectaba una caída de 6.6% en el PIB nacional.
  5. BBVA puntualizó que en sus dos escenarios se calculan los dos modelos elaborados por el Coneval, que es el organismo responsable de medir la pobreza en México.