Objetivos, Metas y Políticas en Politing: Luego, luego se necesitan

0
117

«Para quedarte donde estás,

tienes que correr lo más rápido que puedas.

Y si quieres ir a otro sitio

deberás correr, por lo menos,

dos veces más rápido». Lewis Carroll

Hay conceptos en Politing que a pesar de su frecuente uso son un verdadero obstáculo para encontrar acuerdos o coincidencias. Aún en reuniones informales la connotación de ciertas palabras no es igual para todos, situación que es realmente incómoda en el ámbito electoral, donde es inoperante intentar pasar a mayores niveles sin un mínimo acuerdo en torno a estos conceptos. Aquí, se presenta la diferencia entre Objetivos, Metas y Políticas, pero para vale la pena leer aquellos de Estrategia y Táctica y posteriormente en el de Filosofía, Propósitos, Misión, Visión, Fin y Valores…

Los objetivos son resultados deseados y cuando se cuantifican, concretan o especifican se convierten en metas. Estas, son más tangibles, paso necesario para hacer más operativo los propósitos e intenciones englobadas en todo objetivo. Así, el deseo de llegar a ser el número (objetivo) se vuelve más palpable en forma de metas: alcanzar “Q” volumen de votos, lograr una “X” participación en el mercado electoral, durante “Y” semanas, en la zona “Z” de la ciudad

Tener objetivos es importante, porque el que no sabe para donde va, nunca llega y es útil convertirlos en metas para aterrizarlos y concretarlos, de tal forma que brinden información más cuantificable acerca de qué tan cerca se está de ellos, cuánto hay que avanzar y a qué velocidad, haciendo referencia a la respuesta del gato a Alicia en el País de las Maravillas, que encabeza este escrito.

La palabra política engloba dos realidades complementarias aunque diferentes que los anglosajones las concretan con el uso de dos vocablos distintos: politics y policy. Con el primero, se designa la «búsqueda, conquista y mantenimiento del poder», según Maquiavelo. Bismark la concibe como «el arte de hacer posible lo deseable» y David Easton como «la asignación con autoridad, de valores en la sociedad». Es lo que realizan los políticos profesionales y su estudio lo hace Ciencia Política, campo de los politólogos.

Esta noción de política como politics, guarda estrecha relación con el concepto según el cual “los saberes directivos son saberes políticos” (Antonio Valero) por cuanto “se relacionan con la prudencia, el sentimiento de justicia, la fortaleza para el mantenimiento de la perspectiva y el rumbo, así como el impulso y el liderazgo para que toda la comunidad busque el mismo objetivo (Joan Ginebra) y que -aunque irónico- son los fundamentos de la actividad política en toda organización, sea esta una compañía, institución, empresa o en la misma sociedad.

La segunda traducción de política, es el de “policy” (“policies” en plural), entendido como las líneas de acción establecidas para alcanzar ciertos objetivos. En los países que tienen tradición anglosajona, es común hablar de «Policy Science» o «Ciencia de las Políticas«, que cobija lo privado y lo público cuyas diferencias ya se han desdibujando

En el ámbito privado, la política ha tenido su campo de acción en lo que se conoce como “Dirección o Administración por Políticas”, contrapuesto a la «Administración por Objetivos». Esta propuesta pregona la dirección de las organizaciones (incluidas las electorales) mediante el establecimiento de unas cuantas políticas: las de Politing, las de Personal o de Capital Humano, las de Logística y las Políticas Financieras.

La “Administración por Políticas” (“Hoshin Kanri”) la propuesta japonesa de Alta Dirección que se basa en el ciclo PHVA (Planear/ Hacer/Verificar/Actuar). Sus raíces son el Hoshin, curso de acción o política y el Kanri, la administración, dirección o gerencia. Busca -con un proceso participativo- establecer y auto controlar las Políticas fundamentales de la organización garantizando los medios correspondientes y los recursos necesarios para asegurar que alcance todos los niveles de la organización.

Del otro lado, las políticas públicas se entienden como “todo lo que el Estado (Gobierno) hace o deja de hacer” o la “forma como el Estado se comunica con los ciudadanos” y el moderno Administrador o Gerente Público es coordinador del proceso integral de Políticas Públicas: las formula, implementa, evalúa, analiza y reestructura.

De ahí que se afirme que “cada vez mas, hacer política es hacer políticas públicas”, pues sólo convirtiendo programas de gobierno en acciones concretas y tangibles, se hace Política y por ende, así se consiguen los votos. Así, candidatos y partidos políticos pasan a un segundo plano, pues lo importante -y la manera más práctica y efectiva para conseguir votos- es realizar lo que prometieron en sus campañas políticas. Al Definir bien la Politica y las Políticas, se evita que las campanas políticas avanzan con el ritmo del cha cha cha: un pasito pa’delante y dos pasitos para atrás…