Se aferra Morena en ir contra caseros

0
115

A pesar del rechazo generalizado a su iniciativa para reformar el Código Civil capitalino en materia de arrendamiento, con lo que se estaría protegiendo a inquilinos morosos sobre los caseros, Morena se aferra a ir con todo para aprobarla.

Los morenos quieren que quienes manifiesten que no están en condiciones de pagar la renta no puedan ser desalojados en época de emergencia, como la actual pandemia, pues alegan que la vivienda es un derecho humano.

Olvidan que también es un derecho humano que quienes invirtieron el ahorro de toda su vida en adquirir un bien inmueble puedan vivir de esa renta cuando ya no puedan trabajar, pues incluso mucha gente gasta lo de su jubilación en ello.

Porque, con su iniciativa, los morenos* no van solamente contra los grandes consorcios inmobiliarios o las personas que pudieron acumular varias propiedades, como el matrimonio de Eréndira Sandoval y John Ackerman o la familia Bartlett, por ejemplo.

No, afecta también a quienes aprovecharon su crédito de vivienda o la herencia de sus abuelos en comprar una casita o un departamento para poder vivir dignamente de las ganancias que de ahí obtengan.

El impedir que un inquilino moroso sea echado del lugar de donde habita por no pagar la renta impide también que el dueño del inmueble pueda, incluso, satisfacer sus necesidades básicas, como la comida o la salud, por ejemplo.

La necedad de Morena por impulsar nuevas reglas para el arrendamiento de vivienda en la CDMX tiene que ver más con una agenda que varios de los diputados que promueven esa iniciativa traen desde que pertenecían al PRD.

Además, la mayoría de lo que argumentan para hacer esos cambios ya está incluido en la actual ley, por lo que no se justifica hacer énfasis en la protección a toda costa de los inquilinos, porque los arrendadores pagarán las consecuencias.

El hacer más difícil la realización de un juicio de desalojo a un inquilino moroso —que de por sí puede ser complicado, costoso y tardado—, no sólo abre la puerta a la cultura del no pago, sino a los grupos profesionales de invasores de viviendas.

Si ya no se va a poder exigir que un fiador con bienes raíces avale al inquilino; o pedir un depósito que garantice los probables daños que la vivienda sufra durante el lapso que está rentada, ¿quién garantizará la propiedad de quien la ofrece en renta?

Si los morenos dicen que todos los seres tienen derecho a una vivienda digna, que le exijan eso al gobierno y no a los ciudadanos que invierten todo lo que tienen en un inmueble para su bienestar, no para el bienestar de los demás.

A pesar del rechazo, el morenista Eduardo Santillán organiza hoy un foro con especialistas para que hablen del tema, pues la idea sigue siendo aprobar, a como dé lugar, la iniciativa.

O sea, Morena sigue aferrada contra los caseros.

 

CENTAVITOS

Mientras todos los sectores productivos en la capital se quejan de que no hay un programa de reactivación económica para levantar la ciudad tras la pandemia de covid-19, Claudia Sheinbaum mantiene en el cesto de basura la propuesta que los partidos de oposición le entregaron, producto de los foros con especialistas en varias materias, que podría ayudar a dejar más rápido la crisis. Ojalá la jefa de Gobierno sepa lo que está haciendo, porque, si no, a los capitalinos se los va a cargar el payaso, dijera el clásico.