AMLO viaja a EEUU entre alabanzas de Trump y críticas sociales

0
115
  • López Obrador descartó tener algún encuentro con migrantes mexicanos que residen en EEUU ni tendrá contacto con medios de comunicación.
  • Donald Trump, calificó a su homólogo mexicano como su “amigo, y un hombre maravilloso. Ansío reunirme con el presidente”

El presidente Andrés Manuel López viajará este martes hacia Washington DC, para reunirse la tarde-noche de este miércoles con su homólogo estadounidense, Donald Trump en la Casa Blanca, para celebrar el inicio del T-MEC.

Previamente el mandatario mexicano rendirá honores en los monumentos de Abraham Lincoln y Benito Juárez, la mañana de este miércoles y después pisará la Casa Blanca para entrevistarse con Trump, donde se realizarán los saludos protocolarios, presentación de comitivas y firma del Libro de Invitados. Posteriormente se reunirá en privado con el mandatario estadounidense y finalmente se realizará una segunda reunión con las respectivas comitivas.

Luego de su encuentro, firmarán un comunicado conjunto y la delegación mexicana volverá al país el jueves por la mañana.

El viaje a Washington será realizado a través de un vuelo comercial que se espera arribe por la noche de este martes, con una escala en una ciudad no definida, debido a que no existe un viaje directo de la Ciudad de México a Washington.

El mandatario mexicano agregó que, aunque el gobierno estadunidense le ofreció pagar hospedaje para la comitiva mexicana, debido a que el alojamiento oficial, la Casa Blair, ubicada al interior de la Casa Blanca, está en remodelación, los huéspedes se alojarán en la Embajada Mexicana durante su visita, dijo en su conferencia de hoy.

La comitiva que acompañará al Presidente está integrada por el canciller, Marcelo Ebrard; Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia; la secretaria de Economía, Graciela Márquez, y la embajadora Martha Bárcena.

Además del jefe de la Ayudantía del Presidente, Daniel Asaf Manjarrez; el director general para América del Norte de Relaciones Exteriores, Roberto Velasco Álvarez; así como el jefe de Cancillería y el agregado de la Secretaría de Economía en la Embajada de México en Washington, Alfredo Miranda Ortiz y Gerardo Lameda, respectivamente.

El presidente mexicano también reiteró que se trata de una reunión de trabajo, por lo que negó la posibilidad de hablar con el candidato demócrata, Joe Biden, pues declaró que «no sería correcto, adecuado, hablar con candidatos». También descartó tener algún encuentro con migrantes mexicanos que residen en EEUU ni tendrá contacto con medios de comunicación.

AMLO es mi amigo, un hombre maravilloso: Trump

Por su parte, Donald Trump, calificó a su homólogo mexicano como su “amigo, y un hombre maravilloso. Ansío reunirme con el presidente. Será bueno e importante tanto para México como para EEUU”, en respuesta al Caucus Hispano del Congreso, que le solicitó suspender el encuentro.

Dicha organización calificó esta visita como un “intento de distraer de la crisis del coronavirus y su fracaso para liderar una respuesta adecuada a la pandemia”.

Gran cantidad de sectores en ambos países coinciden que este viaje tiene tintes electorales de cara a la sucesión presidencial a realizarse en el mes de noviembre, por la ausencia de encuentros con otras fuerzas políticas y con representantes de migrantes mexicanos en dicho país.

Sin embargo, la Casa Blanca informó que dará la bienvenida a López Obrador para reconocer el histórico acuerdo comercial y para abordar esfuerzos comunes para fortalecer los vínculos económicos, así como el combate al coronavirus, sin mencionar el tema migratorio, mientras que la opinión pública o la clase política de dicho país no están interesadas por el encuentro.

Los que sí han protestado por esta visita son el candidato demócrata Joe Biden, así como sus asesores y  legisladores federales latinos y líderes demócratas. Tom Pérez, jefe del Comité Nacional del Partido Demócrata, calificó la visita como una oportunidad de foto para fines electorales de Trump, y sugirió que López Obrador debía preguntar a su homólogo si aún piensa que “los mexicanos son violadores y asesinos”.

Mientras, múltiples organizaciones de inmigrantes reconocidas han criticado la visita por no incluir sus voces y demandas. El Frente Indígena de Organizaciones Binacionales, entre otros, ha convocado a protestas físicas y virtuales para este miércoles.

Fuerza Migrante, una coalición que engloba a casi 200 organizaciones de mexicanos en EEUU solicitó que el presidente mexicano tome una postura clara sobre las violaciones de derechos humanos y el racismo que enfrenta la comunidad.

“Lamentamos que no exista un espacio en su agenda para un encuentro con los migrantes mexicanos que están pidiendo diálogo directo y que son en realidad los mejores socios comerciales de México”, acusaron..

Otros líderes inmigrantes se han trasladado a Washington, donde solicitan una reunión con el mandatario mexicano. Guadalupe Gómez, representando a 14 federaciones de zacatecanos en Estados Unidos; Aniceto Polanco, de One Stop Immigration; Arnoldo Borja, de una federación de clubes michoacanos, y Juan José Gutiérrez, de la Coalición por los Derechos Plenos de los Inmigrantes (y organizador de actos de la gira del entonces candidato López Obrador por Los Ángeles), esperan poder encontrarse con el mandatario mexicano para abordar los temas centrales que les afectan, reportó La Opinión.

Algunos comités del partido Morena en EEUU han manifestado su pleno apoyo a la visita.

Los críticos del encuentro acusan que “la política antimigrante y la retórica xenófoba de Trump seguirá como pilar de su campaña de relección y es inaceptable que ese tema no esté al centro de la discusión en la Casa Blanca”.

Como prueba, el presidente estadounidense tuiteó este lunes que “Las ciudades de Nueva York y Chicago usan la carta de ciudad santuario, donde criminales son protegidos…”, ciudades donde hay una fuerte presencia latina, principalmente Chicago, donde la comunidad mexicana es la de mayor población entre las minorías.

Poco después el mandatario subió fotos inspeccionado su muro en la frontera de Arizona, con el mensaje: “¡Un gran día en Arizona!”