En el 21 riesgo de que gobierne el crimen

0
94

Las elecciones del 2021 tiene muy preocupado al presidente Obrador, de no conservar la mayoría en el congreso tendría que ajustarse a cumplir con la Constitución y las leyes, que no es de su agrado, pero está dispuesto –de hecho ya lo está haciendo– a hacer campaña, que es lo que más le gusta, andar paseando y comiendo en todos los lugares típicos del país y de paso promover su imagen y hacer campaña. ¿Y el trabajo de gabinete de todo presidente? ¡Ah! No, ese no importa –o no le importa a él– pero el efecto puede ser desastroso para el país, a él, solo le importa que su Partido gane la mayoría en el congreso y si tiene que desconocer al INE para imponer a sus candidatos, él está dispuesto a erigirse en el “guardián” de las elecciones, sin considerar lo que establece la Constitución, no obstante que jurara cumplir y hacer cumplir, pero su quehacer cotidiano, es decir una cosa hoy y, mañana otra, total, el piensa que para eso es Presidente. Los partidos de oposición también están ya preocupados en la elección, velando sus armas, pensando en sus candidatos, y ganar la mayoría en la Cámara y en los Estados en que habrá elecciones, siempre y cuando se logre integrar un Gran Frente de Unidad Nacional, que una a la desarticulada oposición, condición sin la cual no ganan, y abrirían la puerta para dejar que MORENA siga gobernando.
El COVID tiene en jaque a la democracia en México al país, todos saben y están pensando en un escenario bastante complicado. Antes del COVID, ya se tenían avisos del exterior y del interior que la economía mexicana pasaba por un difícil periodo, la pobreza, el desempleo la salud y la violencia, se volvieron un explosivo real para México.

Pero lo peor de todo, es que el presidente y todos sus lambiscones y corruptos, separados de los congruentes –según la acertada disección que hiciera Porfirio Muñoz Ledo de MORENA– están pensando en ganar las elecciones, en su proyección al 2021, consideran una elección pacífica, ordenada, legal y transparente, porque son políticos todos y piensan como políticos.

Nada más que la elección no va a ser así. la elección del 2021 será la más violenta de los tiempos modernos, por una variable que nadie hasta este momento ha tomado en cuenta. El gobierno en su terror de ser señalado de represor, ha dejado crecer la impunidad, la corrupción y la delincuencia. Ha sido omiso, en garantizar la seguridad de los mexicanos, en proteger su integridad, bienes y vidas. Eso se reflejará en las elecciones, porque hay un tema del que Obrador no quiere hablar, pero el pueblo sabio lo vive a diario, lo padece y lo sufre, ante la mirada esquiva del presidente. El Estado mexicano está rebasado por la delincuencia organizada, mientras siguen pensando en abrazos y no balazos, a costa de la vida de la población. En pequeños poblados del país, en cada comunidad y en cada población pequeña o grande hay un gobierno de facto, los jefes de plaza de la delincuencia, que han rebasado a los gobiernos de derecho.

En esas poblaciones es común que las personas vayan a pedir protección y auxilio al jefe de la plaza que imparte justicia, a veces a tablazos y otras con pena de muerte, sin que los otros órdenes de gobierno puedan o quieran hacer algo, esos gobiernos de facto han resultado más eficientes para la población, que los gobiernos de derecho, no es casualidad que en momentos de crisis económica y de pandemia, reparten despensas y protegen a la población, mientras que el gobierno federal vive otra realidad. Así ha muerto ya un Juez y su esposa, mientras el presidente sospechosamente, dijo que era un crimen condenable (pudo haber dicho que condenaba ese crimen) pero lo calificó de atroz y abominable y, expresó su pésame a la familia. Estuvo a punto de morir también el secretario de seguridad ciudadana de la capital del país, de la ciudad más grande del mundo y Obrador, aterrado igual que como frente las hordas de anarquistas que asolan a la ciudadanía, cuida su imagen, no vaya ser que lo tachen de represor, cuando un funcionario que no cumple con la obligación de proteger a la población, se vuelve cómplice de los daños o asesinatos que haya, por ser omisos y no hacer su trabajo.

En el 2021 cualquier candidato a diputado, gobernador o presidente municipal, estará en peligro –como ya ha sucedido– que lo amenacen o asesinen si hace campaña, para privilegiar a sus candidatos o que si gana también lo maten, o que adviertan a la sociedad que no vayan a votar, para que ganen los candidatos como sabemos que ha sucedido y hay diputados protegidos o ellos mismos son líderes de grupos de delincuencia organizada. En ese escenario estamos en la antesala de abrir las puertas para que los gobiernos de facto delincuenciales, pasen a ser gobiernos de derecho. O acaso creen que algún candidato a cargo de elección popular va a ofrendar su vida a pesar de la amenaza que se sabe que cumplirán. Habrá unas elecciones sangrientas como nunca se han visto en el país, renuncias a candidaturas y arribo de diputados ligados al crimen, de eso, habremos de darle las gracias al gobierno federal actual, que sigue pensando en abrazos y no balazos, o acaso, ustedes creen que ante un candidato amenazado siendo de otro Partido distinto al de Obrador éste le brindará protección ¡claro que no! Solo lo hará con los suyos, y por ganar la mayoría, hay alguien que me garantice que MORENA no estará dispuesta a hacer alianzas con el crimen organizado, si esa sospecha sigue flotando en el cielo del zócalo, cuando vemos la diferencia que muestra al hablar de delincuentes o fifís. Lo deferente respetuoso y considerado como se refiere al crimen organizado y el odio con que se refiere a periodistas, empresarios y ricos.

Que ojalá que me equivoque.

sadot16@hotmail.com
@EduardoSadot