BM: contracción global más profunda desde hace un siglo

0
160

Columna Brújula del Cambio

  • En 2020 la actividad económica de los países desarrollados se contraiga 7% 
  • En este año los mercados emergentes y economías en desarrollo se contraerán 2.5%; AL la más golpeada por la recesión
  • México tendrá contracción en la economía de 7.5% 

En su último informe de Perspectivas Económicas Mundiales, el Banco Mundial (BM) dijo que se espera que las economías avanzadas se reduzcan un 7.0% en 2020, mientras que las economías de mercados emergentes se contraerán un 2.5% —es su primera contracción como grupo en al menos 60 años—; sobre una base del PIB per cápita, la contracción global será la más profunda desde la II Guerra Mundial.

Ante los altos niveles de incertidumbre en las perspectivas por la pandemia del coronavirus, funcionarios del Banco Mundial aseguraron que el escenario base asume que los bloqueos de distanciamiento social y los cierres temporales de negocios comenzarán a aliviarse a finales de junio, pero en su reporte muestra un escenario a la baja en los que los confinamientos sean extendidos por tres meses este año; si ello, llegara a ocurrir, la contracción en 2020 se profundizaría de un 8 a 10% en las economías avanzadas y hasta un 5% en los mercados emergentes.

En este mismo sentido, los pronósticos actualizados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), muestran más daños a la economía que las estimaciones publicadas en abril porque pronosticó una contracción global del 3.0% en 2020 y ahora, este organismo planea actualizar sus proyecciones el 24 de junio y sus directivos prevén “más recortes”. 

Estos primeros datos nos muestran la dinámica y lo cambiante de las actividades económicas y productivas en los diferentes países del mundo, que nunca se había enfrentado una crisis recesiva tan profunda en el globo; que pondrá entre 70 y 100 millones de personas que puedan estar por debajo del umbral de la pobreza extrema >menos de 1.90 dólares al día< 

En su informe de junio el BM, afirma que los países experimentando contracciones en su ingreso per cápita alcanzarán su mayor nivel desde 1870, a pesar de un apoyo de políticas sin precedentes, en el que añade que la disminución prevista en los ingresos per cápita de un 3.6%. 

Ante estas situaciones extremas y sin precedentes, Ceyla Pazarbasioglu, vicepresidenta de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones del BM, señaló que:

  • “Las perspectivas dan mucho que pensar, es probable que la crisis deje cicatrices difíciles de borrar y que plantee complejos desafíos mundiales
  • “Nuestra prioridad es abordar la emergencia mundial en materia sanitaria y económica. Más allá de eso, la comunidad mundial debe unirse para lograr una recuperación lo más sólida posible e impedir que más personas caigan en la pobreza y el desempleo”, recomendó.  

 

Perspectivas 

Los funcionarios del BM, advierten que no existen registros de correcciones a la baja tan súbitas y drásticas de los pronósticos de crecimiento mundial como las que se han visto en la época actual. Si el pasado sirve como referencia, los pronósticos podrían empeorar aún más, lo que implica que los encargados de formular políticas deben prepararse para la posibilidad de tener que adoptar medidas adicionales para apoyar la actividad.  

El organismo ajustó a la baja los pronósticos para el PIB mundial en 7.7% desde sus proyecciones de enero cuando esperaba un repunte de la economía mundial de 2.5% en un escenario con brotes del Covid-19 apenas expandiéndose en Asia. 

Estos escenarios se generan en un entorno de alta incertidumbre, hacia el 2021 prevé una recuperación de 4.2% en el PIB mundial, una mejora en los estimados de 1.6% respecto a su anterior edición del informe.  

  • Se prevé que la economía de Estados Unidos se contraiga 6.1% este año por las perturbaciones vinculadas con las medidas para controlar la pandemia.
  • En la Zona Euro se estima una caída de 9.1% en 2020 debido a las graves repercusiones que los brotes generalizados tuvieron sobre la actividad
  • En Japón se prevé una contracción de 6.1% 
  • La economía de China alcanzaría un repunte de 1% en su PIB, una reducción del pronóstico desde el 5.9 por ciento previsto en enero
  • En India se espera una caída de 3.2%
  • En Rusia estiman una contracción de 6%
  • En Brasil los pronósticos apuntan a una caída de 8%
  • Y en Argentina un desplome de 7.3%  

Mercados emergente y economías en desarrollo 

En el contexto de la caída de la actividad económica internacional más extendida en más de un siglo, de los últimos 150 años, América Latina será la zona más afectada, aseguró ayer el BM, donde en su informe prevé una contracción de 7.2% para la región este año; lo que significa que será la recesión más profunda que la causada por la crisis de deuda latinoamericana de la década de 1980 o la financiera global de 2008-2009.

En este mismo sentido según el BM, México se contraerá 7.5% este año; su economía será fuertemente golpeada desde múltiples ángulos, entre ellos difíciles condiciones financieras, derrumbe de los precios del petróleo y de las exportaciones, parálisis del turismo y restricciones a la movilidad para reducir la velocidad a la que se propaga el Covid-19; cuya crisis de contagio se encuentra en los puntos más altos.

A pesar del apoyo sin precedente a la política macroeconómica, la proporción de países que experimentan contracciones en el PIB per cápita alcanzará su nivel más alto desde 1870; desde ese año la economía global ha experimentado 14 recesiones mundiales y en cada uno de esos episodios la riqueza por habitante cayó. La crisis actual amenaza con reducir ese indicador en más de 90% de las economías del planeta, incluso más que el 85 por ciento de la Gran Depresión.

 

Estimaciones para América Latina

  • Brasil, contracción de 8%
  • Argentina de 7.3%
  • Perú de 12%
  • Chile de 4.3%
  • Colombia de 4.9%
  • Belice de 13.5%
  • El Salvador de 5.4%
  • Guatemala de 3.0%
  • Honduras de 5.8%

El informe del BM advierte que los avances recientes alcanzados en la región en cuanto a alivio de la pobreza y desigualdad podrían estar en riesgo y recalcó que es la informalidad generalizada la principal limitante para que los programas sociales tengan efecto; asimismo, el endeudamiento en 2020 aumentará la presión al sector financiero y podría causar problemas en el servicio de la deuda, debido al alza de las tasas de interés en la recuperación.

 

Contracción de la economía mexicana 

El Banco Mundial estimó que la economía de México se encuentra en vías de contraerse 7.5% en 2020, una tasa con una caída más profunda respecto a la disminución de 6.0% que pronosticó en abril pasado, y ubicándose entre las caídas más drásticas a nivel global; esta será peor recesión desde hace más de un siglo, a causa del Covid-19, la economía mexicana ha sido golpeada por condiciones financieras más difíciles, el derrumbe en los precios del petróleo, la paralización del turismo y las restricciones en la circulación; que amenazan por extenderse por más tiempo.

Asimismo, anticipó que el Producto Interno Bruto (PIB) de México se recuperará a 3.0% en 2021, nivel superior al crecimiento de 2.5% que calculó en abril pasado. 

En el caso de América Latina, mencionó que las condiciones económicas han empeorado drásticamente a medida que toda la región se ha visto afectada por la pandemia de Covid-19. Los recientes brotes en la región se han propagado con rapidez, y el impacto económico provocado por el cierre de los negocios y las restricciones para circular a nivel nacional ha sido abrupto y grave.

En su informe el Banco Mundial plantea que la desaceleración económica en Estados Unidos y China ha alterado las cadenas de suministro de México y Brasil, provocado una fuerte caída en las exportaciones de economías productoras de artículos básicos, como Chile y Perú; así como la grave contracción de la economía estadounidense afecta de manera negativa a América Central a través de los canales de comercio y de las remesas, y el derrumbe del turismo, del que dependen, en gran medida, los países del Caribe y México.

El BM prevé que la actividad económica regional caerá a su punto más bajo durante el segundo trimestre del año, cuando las medidas de mitigación se encuentren en sus niveles más altos; por lo que, en este contexto, la normalización de las condiciones internas y mundiales permitirían que el crecimiento latinoamericano se recupere al 2.8% en 2021.

 

Pronósticos de la contracción de México

BM – 7.5%

FMI – 6.6%

CEPAL – 6.5%

BID – 5.0%

 

Cicatrices de la crisis

  • El Banco advirtió que existen riesgos «excepcionalmente elevados» de que en caso de que haya un repunte de la pandemia o que se tarde en controlar el avance del virus, el PIB mundial ceda hasta un 8%.
  • Las perturbaciones (…) podrían forzar a las empresas a cesar sus actividades», el BM.
  • Esta crisis puede dejar «cicatrices» que impliquen que la recuperación puede ser insuficiente para volver a los niveles que se proyectaban antes de la pandemia, señaló la institución, que llamó a impulsar reformas para mejorar las perspectivas de crecimiento.
  • El daño económico de la pandemia puede ser duradero ya que va a tomar un tiempo considerable reparar los daños en el mercado laboral, la cadena de valor, las hojas de balance (de las empresas) y restaurar la confianza del consumidor».
  • Pese a que hay una tasa de crecimiento mundial prevista de 4.2% para el próximo año, el BM advirtió que en muchos países la crisis provocada por el covid-19 debería pesar sobre el potencial de crecimiento en los próximos años.
  • Para América Latina el Banco espera que la recuperación lleve a un crecimiento de 2.8% en 2021, con considerables riesgos, incluyendo una reanudación de la ola de protestas del año pasado.

 

México: visión gubernamental 

Las perspectivas para la economía mexicana continúan deteriorándose rápidamente, los últimos datos sobre los efectos de las restricciones para contener los contagios por Covid-19 mueven de nuevo los cálculos en el mercado. Esta vez fue el BM, quien ve un escenario más pesimista con una caída de 7.5% del PIB al cierre del año. En abril, la institución financiara había considerado que la economía del país caería 6%. Fue el mes en que, de manera federal se aplicaban ya las jornadas de sana distancia y un freno en gran parte de las actividades económicas, consideradas no esenciales. 

Evaluados ya los primeros impactos de estas medidas sanitarias, el BM determinó en su informe mayores impactos a la economía por condiciones financieras más difíciles, el derrumbe en los precios del petróleo, la paralización del turismo y las restricciones en la circulación; aunque para el año que viene, considera una recuperación de 2.5%.

Para este mes de junio, el país agregó más actividades que pueden funcionar, como la minería, la construcción y el sector automotriz, por lo que el gobierno y el mercado coinciden que puede haber mejores resultados, pero también se prevé que el segundo trimestre sea el más afectado. Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador vuelve a retar al mercado sobre las proyecciones económicas y asegura con optimismo: «La caída será menor a la que anticipan». Se refiere tanto a las proyecciones de todo el año, como la del segundo trimestre. 

A escala global coinciden en señalar que el segundo trimestre de este año será el que golpeará más duro la economía de todos los países, especialmente México, por no haber impulsado programas de apoyo al empleo y a la planta productiva; pero el presidente López Obrador tiene otros datos o un optimismo sin fundamento y declaró: 

  • «Ahora viene abril, mayo junio, que es el trimestre más difícil. Va a caer un poco más la economía, pero no como lo piensan nuestros adversarios, no va a ser así. Va a salir bien. Tengo mucha fe en el futuro», dijo este lunes el presidente desde su conferencia matutina, recordando que el primer trimestre la caída del PIB fue de 1.2%, menos profundo de lo esperado por el mercado.

Pero, las encuestas entre especialistas no coinciden con el optimismo del mandatario mexicano, ya que, de acuerdo con la última encuesta de Banxico, la expectativa promedio para la caída entre abril y junio sería de 16.9%, sin embargo, en este consenso algunas proyecciones calculan desplomes de hasta 40%. 

Se trata del trimestre en el que los expertos advierten se reflejará el mayor daño para la economía provocada por el coronavirus y las medidas de contención aplicadas en el país, lo cual, se ha visto, ya ha ido cobrando factura en el sector laboral formal y en las tasas de desempleo.

Ya para el mes de abril, la pérdida de empleos se agudizó, ya que en términos de la brecha laboral >que contempla la suma entre el desempleo, el subempleo y los no ocupados disponibles para trabajar pero que no buscan activamente empleo< de acuerdo con los datos de abril, del INEGI, es de 33.2 millones, 20.6 millones más que los 12.5 millones en los que se redujo la población ocupada. Además, se dio a conocer que el confinamiento provocó que la población ocupada disminuyera en 12.2 millones de personas, quienes no tuvieron la opción de retomar sus actividades dado el cierre de los centros de trabajo. 

En ese panorama, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), calcula que la caída del Producto Interno Bruto (PIB) para el segundo trimestre del año podría ser aún más aguda, previendo que ronde el 20%. 

Y es que, aunado a la pérdida de empleos, los especialistas del CEESP consideran también la baja confianza empresarial:

  • «La coyuntura, la falta de políticas de apoyo, el constante cambio en las reglas del juego y la ausencia de Estado de derecho que se refleja también en elevados niveles de delincuencia e inseguridad, son factores que se han consolidado como causas fundamentales que inhiben el crecimiento y la inversión».
  • «Las señales que continúa generando el discurso público son de división y confrontación. En mayo se mantuvo el desplome de la confianza empresarial, que llegó a niveles históricamente bajos».

 

Otros pronósticos sobre la economía mexicana

Credit Suisse estimó que la economía mexicana se contraiga en -9.6% del PIB para este año; lo que representa su peor caída desde 1932 >Gran Depresión< 

JPMorgan señala en su más reciente estudio, que México tendrá una fuerte contracción en su economía para este año de – 11% del PIB 

  • Incertidumbre de inversiones
  • Inseguridad jurídica >citan el caso de Constellation Brand, la cervecera en Mexicali, que llevaba un 70% de avance con una inversión de 900 millones de dólares y generaría 34 mil puestos de trabajo<.
  • Falta de Estado de derecho >tratan el caso del golpe a las energías limpias (eólicas y solares) con una pérdida en inversiones por 6 mil 600 millones de dólares< El Banco de México a través de su Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en la Economía del Sector Privado, afirman que la economía para abril de este año será de – 7.10% del PIB y que, para mayo de este mismo año, decrecerá aún más, para situarse en – 8.8% del PIB.

 

A manera de conclusión 

La economía mundial se contraerá 5.2% este año debido al impacto generalizado de la pandemia del COVID-19, la más profunda recesión desde hace más de un siglo, y será la primera vez desde 1870 en que tantas economías experimentarán una disminución del ingreso per cápita, arrojando a millones a la pobreza, apuntó el Banco Mundial; se espera que las economías avanzadas se reduzcan un 7.0% en 2020, mientras que las economías de mercados emergentes se contraerán un 2.5%.

Estos pronósticos se dan en un entorno de alta incertidumbre, donde las condiciones de enfrentar a la pandemia y el comportamiento de la economía en cada país y/o región, van cambiando rápidamente, con cifras a la baja y recortes de crecimiento; hay concesos en que el 2º trimestre será el peor en más de un siglo, pero hay serias dudas en la “recuperación” hacia el 2021, por la profundidad de la recesión, así como que se extienda la crisis del Covid-19, que dificulte que avance la actividad económica y que funcionen todos los motores previos a la pandemia.

Para el caso de México, tanto el pronóstico del BM como de otros organismos, sustentados en datos duros y serios análisis de especialistas, muestran que nuestra economía va a caer de 7.5% a 11% del PIB, con más de 12.5 millones de desempleados y cerca de 12 millones de mexicanos ingresarán a los niveles de pobreza.   

Las causas que señalan de esta espectacular contracción, son las políticas públicas del presidente Andres Manuel Lopez Obrador, que han generado incertidumbre, polarización, ahuyentando las inversiones, inseguridad jurídica, dudas sobre el Estado de Derecho, señales de autoritarismo, acusaciones y críticas a los medios de comunicación y empresarios; además de los altos niveles de violencia e inseguridad, tanto por el crimen organizado como por los narcotraficantes.

Hay preocupantes problemas de gobernanza, donde López Obrador no puede seguir usando como estribillos:

Tengo otros datos

Estoy optimista 

Tengo mi “detente” sacando estampas religiosas

Lo dicen los conservadores

Vienen de mis adversarios

Otros

 

Debe actuar como…

Presidente de la República, que debe dar respuestas a todos los mexicanos, no solamente a los beneficiarios de sus programas sociales, que sólo representan el 18% de la población, sino para el 100%; dejar de tratar de dividirnos y ejercer un liderazgo democrático; donde todos lo acompañaríamos.

Los datos duros son aterradores, si no se atienden a tiempo y en su justa dimensión, vendrán malos tiempos para los mexicanos, como no los teníamos hace un siglo, de desempleo, pobreza, incertidumbre, desesperanza, con serios problemas de gobernanza e inseguridad.

El autor es analista político, en 86 días de aislamiento al momento de escribir este texto.

rabascal51@hotmail.com  

@rafabascal