Tuits de Trump sobre protestas en Minneapolis glorifican violencia: Twitter

0
79
  • «Cuando comience el saqueo, comienza el tiroteo. Gracias», advirtió Trump en su cuenta, por lo que el mensaje fue ocultado
  • Mientras tanto, más de 40 millones de personas se reportaron como desempleadas además de una cifra mayor a los 100 mil muertos por Covid-19

La red social Twitter calificó un mensaje publicado por el presidente de EEUU, Donald Trump, en alusión a las protestas desatadas por un acto de brutalidad policiaca en la ciudad de Minneapolis, Minnesota  pues consideró que “glorifica la violencia» y viola sus reglas de seguridad. Por ello, originalmente solo se marcó el mensaje, pero posteriormente fue censurado.

El mensaje era una amenaza para los protestantes sobre el inminente envío de fuerzas militares a la ciudad para contener los brotes de violencia que desencadenaron las protestas civiles durante tres días consecutivos, luego que circularan imágenes de la muerte por asfixia de George Floyd, un hombre de color de 46 años, quien fue sometido con lujo de violencia por la policía local.

En las imágenes se percibe cómo el hombre dice que no puede respirar, sin embargo, el policía que lo somete mantuvo su rodilla sobre la parte trasera de su cuello durante alrededor de 8 minutos y solo cuando perdió el conocimiento se solicitó el apoyo de una ambulancia.

«Cuando comience el saqueo, comienza el tiroteo. Gracias», advirtió Trump en su red social.

«Este tuit incumplió las reglas de Twitter relativas a glorificar la violencia. Sin embargo, Twitter determinó que puede ser de interés público que dicho tuit permanezca accesible», aclaró por su parte Twitter.

Ante la disputa entre Trump y Twitter, el mandatario estadounidense firmó este jueves un decreto para limitar la protección de las redes sociales y la laxitud de la que gozan para la publicación de contenido, bajo el argumento que: “Tienen el poder incontrolado de censurar, editar, ocultar o modificar cualquier forma de comunicación entre individuos y grandes audiencias públicas».

Sin embargo, su decisión podría iniciar una larga batalla judicial pues incluye nuevas regulaciones a la libertad de expresión, después de que Twitter añadió una etiqueta de verificación a sus tuits de esta semana sobre supuestos fraudes en el voto por correo electrónico.

También llega en un momento de disturbios de gran carga racial en varias ciudades de Estados Unidos tras la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano que fue grabado en un video con problemas para respirar mientras un policía blanco presionaba una rodilla contra su cuello.

El mensaje señalado dice de manera íntegra: «…Estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd, y no permitiré que eso suceda. Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le he dicho que el Ejército está a su total disposición. Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando empiezan los saqueos, comienza el tiroteo. ¡Gracias!».

En este momento, el tuit solo puede leerse haciendo clic en aviso que dice: «Este tuit infringió las reglas de Twitter sobre glorificación de la violencia. Sin embargo, Twitter ha concluido que puede ser de interés público que el tuit siga estando accesible».

Un vocero de Twitter dijo que su presidente ejecutivo, Jack Dorsey, fue informado sobre la decisión de etiquetar la publicación de Trump, basada en una política diseñada en junio de 2019 y que fue aplicado en abril en un tuit similar publicado por un miembro del gabinete brasileño.

El argumento de Twitter sobre el manejo del mensaje de Trump fue: «en el interés de evitar que otros se inspiren para cometer actos violentos». La gente aún podrá «retuitear con comentarios, pero no podrá marcarlo como ‘me gusta’, contestar o retuitear».

La orden fue criticada por la Cámara de Comercio, que afirmó que no es la manera en que se establecen las políticas públicas en EEUU. Una orden ejecutiva no puede ser usada de manera apropiada para cambiar la ley federal.

Sin embargo, en caso que la orden tome efecto, el más afectado sería el propio Trump, quien ha usado Twitter como su herramienta favorita, ya que la orden obligaría a los administradores de redes sociales a ser más estrictos en permitir contenido falso o engañoso.

Trump es muy activo en Twitter, donde mezcla anuncios políticos, ataques personales, teorías de conspiración y declaraciones de campaña contra sus rivales políticos, lanza amenazas contra los países que considera enemigos como Corea del Norte, Irán, China y en temas migratorios, México. También ha tundido a la Organización Mundial de la Salud (OMS) al responsabilizarla por no controlar adecuadamente la pandemia por Covid-19.

La Casa Blanca informó que el presidente Donald Trump estaba muy preocupado tras ver las espantosas imágenes del asesinato de Floyd, y exigió una investigación, mientras que la alta comisaria de la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó a EEUU a adoptar medidas serias, luego de los repetidos casos de asesinatos de afroamericanos desarmados, cometidos por policías.

La crisis en EEUU por el Covid-19

Mientras tanto, más de 40 millones de personas se reportaron como desempleadas además de una cifra mayor a los 100 mil muertos por Covid-19. Hay 2.1 millones de trabajadores más que solicitaron los beneficios de desempleo en los últimos días, es decir, uno de cada cuatro trabajadores en Estados Unidos, una cifra similar a los peores niveles de la Gran Depresión en 1929, en solo 10 semanas, sin contar a trabajadores informales o indocumentados.

Además, no se ha informado qué pasará cuando las medidas temporales para contener a los desempleados y otras medidas de apoyo económico de emergencia se agoten, pues hay millones de personas en riesgo de ser desalojados de sus viviendas por no poder pagar renta y tendrán problemas para acceder a alimentos y servicios de salud.

La postura de Trump y el Partido Republicano es la de reiniciar la economía lo antes posible, a pesar de que los expertos en salud insisten en que esto solo provocará nuevos brotes del Covid-19.

Además, el gobierno de Trump ha cuestionado las cifras sobre tasas de contagio, mientras ha presentado estadísticas poco confiables sobre el comportamiento del Covid-19 por la falta de un sistema nacional de pruebas diagnósticas, al tiempo que trata de suprimir la difusión de información económica adversa.

Sobre la economía en el país, por primera vez en décadas no se emitirá una actualización semestral de pronósticos económicos oficiales este verano, para no ofrecer proyecciones sobre los efectos de la recesión. El pronóstico más reciente fue publicado en febrero y estimaba un crecimiento económico de 3.1% y una tasa de desempleo de 3.5%, pero con la contingencia sanitaria, la tasa de desempleo podría superar el 20 por ciento y una contracción económica de entre 5 a 6% o más este año.

Mientras que sobre las 100 mil muertes el miércoles por Covid-19 en lo que va del año, Trump tardó hasta el jueves para expresar, entre múltiples tuits contra sus críticos, sus condolencias a las familias afectadas.