¡Dios que todo lo puedes..!

0
86

PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR:

+En un ministro resulta bastante peor decir tonterías que hacerlas. Cardenal de Retz

¿Habrá algún lugar en su gobierno que no siga impregnado de neoliberalismo, luego de que desde Miguel de la Madrid hasta Enrique Peña Nieto, todos los demás  -Salinas, Zedillo, Fox y Calderón- aceptaron el compromiso de admitir y de impulsar eso que sería el futuro económico del planeta por los siglos de los siglos..?

Creo que varios de sus altos colaboradores (ya vimos que no todos…) se tomaron totalmente a pecho su promesa de varias décadas, de que tan pronto como asumiera el poder presidencial, todas las taras acumuladas por México durante siglos, como milagro desaparecerían..

Germán Martínez Cásarez fue quizás el primero en suponer que para apoyar su proyecto y sus políticas, presidente, era necesario establecer un plazo equis para lograr el cambio, si era legalmente posible; o sea, un cambio librando el número máximo de conflictos entre el estado de cosas que persistía -casi íntegro aún- y el que usted comenzaría a construir, pues resultaba imposible e impensable  hacer borrón  y cuenta nueva entre la noche del 30 de noviembre y la madrugada del primero de diciembre para que los mexicanos despertáramos y nos encontráramos, ya vestida y hasta alborotada, a la Era de la Cuarta Transformación de México… Pero en vez de ello, el ex panista admirador de usted se topó, primero, con un Instituto Mexicano del Seguro Social mil 350 por ciento peor de lo que él suponía y le habían contado; y peor aún, también se tropezó con que los  caballeros de la mesa redonda de Hacienda y Crédito Público ya estaban preparando la descapitalización y el desvanecimiento de la institución que él iba a reformar… “¡Carajo -debió exclamar don Germán para sus adentros-, nadie me dijo que yo vendría aquí de muñeco de Urzúa..!”

Desde entonces, presidente, el exdirigente nacional panista -uno de tantos entorchados prendidos en su pecho- comenzó a armar  el escenario de su renuncia por si no podía comandar, en firme, la posición que usted le había entregado para transformarla en bien de México…

¿Luego de leer la renuncia de Martínez Cázares, no pensó, presidente, en cuántos otros de sus colaboradores pudieron haber estado haciendo, o pensando hacer fila para ir a darle  a usted las gracias, pero no, gracias..?

… Porque además de que la Secretaria de Hacienda esté haciendo lo que sin duda le corresponde, solo que vestida de guerrillera y armada hasta con lanzagranadas  de los más letales, la forma como está actuando podría ser la de un ejército, pero revolucionario, no como una fuerza militar constitucional creada para proteger los intereses la Nación, que es la parte fundamental del Estado.

Ofreció usted y puso en marcha acciones para, de una parte, apuntalar políticas de empleo capaces de generar las plazas de  trabajo que el país necesita, para una población injustamente desempleada, pero por la otra ha arrebatado sus empleos en el Servicio Público Federal a una cantidad inconcebible de personal tristemente desprotegido por no ser sindicalizados pero eran eficientes; y a quienes sobrevivieron, usted ordenó reducirles sus percepciones según reglas y normas de la otra información que usted siempre maneja para ganar discusiones, pero sus derrotados y el resto de la Nación no hemos llegado a conocer…

Pronto, las consecuencias de este creciente cambio que usted comanda podrán manifestarse con fuerza de tormenta y de ascender hasta huracán, si antes sus planes no asumen métodos de aplicación que los hagan soportables (ya que usted está , como es usual, decidido a no desistir por nada de este mundo…). En consecuencia, recurro otra vez a esa oración que no es de auxilio sino de consuelo, tan sencilla y tan directa que hay, a veces, quienes se la creen:

Que Dios nos agarre confesados…

Atentamente,

Internet:  Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015           

Blog: leopoldomendivil.com