Educación

0
111

¿Que la educación nada tiene que impactar en las decisiones que tomamos? ¿Que no interviene para ganar bienestar? ¿Que no participa del crecimiento de los demás? Tengo un amigo que razona diferente, es matemático, actuario por grado académico.

Analiza, asimila, valora y concluye diferente y yo lo escucho con atención. La forma en que acomoda las ideas, propone conductas o resume la de los demás digamos que parecería igualito a lo que la mayoría hacemos, pero es diferente, descifra con otro tratamiento mental…

Quizá la percepción pueda acercarse pero las conclusiones nunca. Tiene Sergio Aretia una capacidad especial y me participa de manera muy sencilla “es que las matemáticas nos enseñan a razonar” cuadro que coincide plenamente con lo que me afirma Pedro Lamothe uno de los científicos mexicanos más reconocidos en el ambiente internacional. ¿Y cuál sería la diferencia? Razonar es establecer relación entre ideas para formar un juicio.

Pensar es una representación de la realidad en la mente y ahí los valores cambian. Comprensión es una facultad del ser humano para percibir las cosas y crear una imagen de estas, y aquí podría ser determinante el medio circundante y las influencias externas que van moldeando el rechazo o la aceptación de lo que sucede. Todos estos principios que aparentemente son básicos se desarrollan indistintamente. Algunos mejor que otros. Y así vamos creciendo, viendo, escuchando, percibiendo, oliendo, sintiendo, saboreando y entonces los sentidos se perfeccionan.

Aquí también unos mejor que los demás. Cierto muchos de estos se atrofian por mal uso. De todo esto nace lo que los psicólogos o sociólogos llaman “la personalidad”. Ubiquemos a un personaje que toda su vida recibe agresión y sumado a esto no tiene la capacidad de comprender, menos pensar, mucho menos razonar.

Entonces reacciona con instintos y sus mensajes son de desafío, aunque desconozca sus fuerzas para ganar o perder. Imaginemos ahora a un personaje que es arropado por sensaciones agrádenles, que despiertan entusiasmo, que se permite el tiempo para analizar, para estudiar, para compartir. Es un ser evidentemente generoso, amable, sonriente y muy cuidadoso de no entorpecer el camino de los demás.

Hay quizá un tercer elemento, el que guarda rencor, amargura, coraje, revanchismo y que sin pensar, solamente bajo reflejos primitivos busca radicalizar, enfrentar, confrontar, dividir, dañar. Ha sobrevivido buscando frases que engañen, sabe y entiende de manipulación, no estructura ideas, lanza ocurrencias. Esta muy lejano, muy distante de ser líder, es simplemente impacto momentáneo.

En ciencia política dirían, es un simple arribista, no un estadista. Es aquel que tira la piedra y esconde la mano. Que se escuda en los demás para no reconocer errores o que destina su ejercicio diario a encontrar las fallas de otros para ocultar las propias.

Quizá su origen fue en un mundo violento por la pobreza, por las agresiones familiares, por la indiferencia y menosprecio y entonces su destino es pagar con la misma moneda en cada detalle. Digamos que a todos se nos da la alternativa de amar o de odiar y eso transmitirlo. En fin, en todo esto participa la educacion, no necesariamente la instrucción pública.

¿A dónde quiero llegar? A qué hay dos tipos de evaluaciones o evoluciones en la vida, daré un ejemplo, cuando Saraiva Carbalho, ex militar portugués que fue uno de los estrategas de la Revolución de los Claveles, le dijo a Olof Palme, primer ministro de Suecia durante diez años, vicepresidente de la Internacional Socialista y asesinado en Estocolmo, en Lisboa “queremos acabar con los ricos”, Palme le respondió “que curioso nosotros en Suecia sólo aspiramos a terminar con los pobres” y aquí la enorme, la gran diferencia entre el sentir y decir de dos personajes.

Esta anécdota, estar pasaje histórico bien me va a servir para debatir con mi cuate Sergio en qué punto nos encontramos en este momento y a qué habremos de enfrentaremos en los próximos cuatro años. A veces él, el actuario llama a nuestra situación “el semáforo para idiotas”.

Buen tema para charlar entre un matemático y un periodista, ¿se quiere sumar o ya tiene sus conclusiones?

*Presidente de la Academia Nació al de Periodistas de Radio y Televisión
*Conductor del programa Va En Serio de Canal 34 de MexiquenseTV