Inegi reporta aumento en corrupción en la 4T; AMLO rechaza el reporte

0
198
  • La tasa de prevalencia de este flagelo pasó de 14 mil 635 afectados por cada 100 mil habitantes, en 2017, a 15 mil 732, en 2019
  • “Aún hay corrupción y extorsiones en la parte baja de la administración federal, así como en las administraciones locales”, respondió el presidente

Este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) presentó los resultados de la Encuesta nacional de calidad e impacto gubernamental, que se elabora cada dos años, la cual arrojó un aumento en el número de víctimas y actos de corrupción en dependencias de gobierno durante el primer año de la administración de Andrés Manuel López Obrador, aunque la percepción de la población adulta señalara una reducción.

La tasa de prevalencia de este flagelo pasó de 14 mil 635 afectados por cada 100 mil habitantes, en 2017, a 15 mil 732, en 2019, mientras que la incidencia creció en el mismo periodo de 25 mil 541 actos a 30 mil 456. Mientras que la percepción por parte de la población urbana de 18 años o más sobre la frecuencia de actos de corrupción en instituciones de gobierno se redujo de 91.1% a 87%.

El número de víctimas y actos de corrupción en prestación de servicios básicos creció 7.5%.

La entidad con mayor tasa de prevalencia en 2019 fue Durango, con 25 mil 389 víctimas por cada 100 mil habitantes, seguido por la Ciudad de México (20 mil 690), Estado de México (20 mil 683), Quintana Roo (19 mil 946), Morelos (16 mil 396) y Guanajuato (16 mil 100).

El costo total de participar en actos corruptos al realizar pagos, trámites o solicitudes de servicios públicos y otros contactos con autoridades fue de 12 mil 770 millones de pesos, es decir 3 mil 822 pesos promedio por persona afectada.

Los estados con las cifras más altas en este rubro son Yucatán, con 44 mil 800 pesos por víctima; Coahuila, con 17 mil 900, Chiapas (15 mil pesos), Querétaro (8 mil 600), Nayarit (5 mil 900), Puebla (5 mil 300) y Guerrero (5 mil pesos).

El mayor porcentaje en experiencias de corrupción se dio en el contacto de ciudadanos con las autoridades de seguridad, con 59.2% de los casos; seguido de los trámites relacionados con permisos de uso de suelo, demolición o construcción, solicitudes de constancias de libertad de gravamen u otros trámites en el Registro Público de la Propiedad, con 25%.

Las diligencias ante el Ministerio Público registraron 24.8%, las municipales (22.2%), los procedimientos en juzgados o tribunales (16.4%), mientras que los vehiculares (15%).

El Inegi agregó que la cobertura y alcance de esta encuesta contempla sólo actos de corrupción en actos relacionados con la vida cotidiana de los hogares y no de las actividades que permiten el desarrollo de las unidades económicas.

En lo referente a la confianza de la población en personas, instituciones o actores de la sociedad, se estima que en 2019 las personas confiaron más en sus familiares (86.8%), así como en las escuelas públicas de nivel básico (75.1%). Por otro lado, el menor grado de confianza se presentó en los partidos políticos, con 24.6%.

Cada quien interpreta los datos como los entiende: AMLO

En respuesta a este reporte, el presidente López Obrador, dijo en su conferencia de prensa matutina de este viernes que aún hay corrupción y extorsiones en la parte baja de la administración federal, así como en las administraciones locales, por lo que rechazó la “interpretación” del informe del Inegi.

“Hay también algo de eso (corrupción abajo), vamos barriendo de arriba para abajo, como en las escaleras, y abajo todavía hay extorsión y gobiernos locales que todavía siguen sin entender que esto ya cambió por más que les mando telegramas avisándoles: ‘situación cambió, cero corrupción, cero impunidad, cuidado, no vayas a terminar en el bote’”, dijo.

“Les mando los telegramas -agregó- pero a veces no escuchan varios, pero lo más importante es evitar la corrupción”.

Sobre los datos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2019, el mandatario federal dijo:

“Yo tengo la información del Inegi y reporta que la gente le tiene más confianza al actual gobierno porque no se permite la corrupción, cada quien interpreta los datos como los entiende. Lo cierto es que en todas las mediciones que se hacen, incluso las que hace Transparencia Internacional, la percepción de que está bajando la corrupción en México, es una realidad.

Por lo que aseguró que la información que él tiene es que la gente tiene más confianza al gobierno actual y que está bajando la corrupción.

Refinerías y contaminación ambiental

Posteriormente se le preguntó su opinión sobre un reciente informe emitido por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EEUU (NASA, por sus siglas en inglés), donde captó los elevados niveles de contaminación atmosférica que provocan las refinerías mexicanas.

El mandatario culpó nuevamente a la mala administración y corrupción en los dos gobiernos anteriores que gastaron miles de millones de dólares en esta infraestructura sin que hubiera resultados positivos.

“Cómo no van a contaminar si las dejaron casi convertidas en chatarra estos irresponsables, corruptos”, agregó que en las administraciones pasadas se destinaron a reconfiguración tres de las reis refinerías que opera Pémex, Minatitlán, Cadereyta y Madero y actualmente producen menos que las tres restantes, Salina Cruz, Salamanca y Tula.

“¿Qué fue lo que hicieron? ¿Cuánto invirtieron en la reconfiguración de las tres refinerías en el periodo neoliberal, fundamentalmente en los últimos dos sexenios? 8 mil millones de dólares. Ahora estamos modernizando las refinerías y desde luego que no van a contaminar y estamos aumentando su capacidad de refinación a un promedio de 750 mil barriles diarios y a partir del próximo 1.2 millones de barriles diarios en esas 6 refinerías.

“Se está haciendo un plan para cada una de las refinerías y el propósito es que no contamine”.