La política social en tiempos del coronavirus

0
251

Brújula del cambio

  • Se van a revertir los avances logrados en desarrollo social
  • Millones de mexicanos se incorporarán a las filas de la pobreza extrema
  • Los más afectados son los pobres por ingresos y los de pobreza laboral

Recientemente el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de desarrollo Social (Coneval) (1) publicó sus estudios y análisis, por la crisis sanitaria por el Covid19 y sus consecuencias económicas en México, con el propósito de contribuir a las políticas de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, aportando mediciones, parámetros y temas, para la discusión pública, en materia de desarrollo social.

Aunque vale la pena destacar que nuestro país enfrenta esta contingencia de sanidad y económica en condiciones de vulnerabilidad, que afectará en mayor medida a los grupos más débiles de la población, tanto por la alta prevalencia de diabetes, alta presión y obesidad, como estancamiento económico y precariedad laboral; estos últimos asociados a carencias en el acceso al agua, hacinamiento y especialmente, en deficiencias en el cumplimiento de los derechos sociales (2): salud, educación, alimentación, seguridad social y vivienda.

Algunas de las principales conclusiones que plantea el CONEVAL son los siguientes:

  • Que los efectos de esta crisis, seguramente van a revertir los avances que se habían alcanzado en materia de desarrollo social.
  • Calculan que la pobreza por ingresos se puede incrementar entre 7.2% y 7.9%, lo que significa un aumento de la población en condiciones de pobreza extrema por ingresos entre 6.1 y 10.7 millones de mexicanos.
  • En materia de pobreza laboral, estiman un significativo incremento de 37.3% a 45.8% en el segundo trimestre de este año.

Ya examinando estas conclusiones generales, a mayor detalle tenemos sectores de la población que presentan debilidades estructurales y que afrontan esta crisis con mayores desventajas y/o rezagos, como por ejemplo son: las niñas y niños, las mujeres, los jornaleros agrícolas, que no han contado con los apoyos necesarios para disminuir la enorme desigualdad, en trabajo, educación y grandes rezagos tecnológicos.

El Consejo en las diferentes partes de su análisis de los resultados, nos muestra con claridad que ante esta crisis del coronavirus y la recesión económica que está impulsando de manera acelerada, población que no era pobre ni vulnerable en 2018, podría caer en diferentes niveles de pobreza y vulnerabilidad.

En este sentido, vale la pena destacar que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador durante el 2019 la economía mexicana decreció, hubo significativos subejercicios presupuestales, recorto recursos al sector salud y a varios de los 38 programas para el desarrollo social, se cayó la inversión pública y privada, ante la incertidumbre que generó el Ejecutivo Federal por inseguridad jurídica y dudas de respeto al Estado de derecho; en un entorno de polarización política, con empresarios, medios de comunicación o columnistas y líderes de opinión pública.

El año 2019 fue un fracaso en la conducción de la política económica por parte del presidente López Obrador, que recibió el país en diciembre del 2018 creciendo a un promedio del Producto Interno Bruto (PIB) de 2.5% y al final del año, por políticas erráticas e ineficiencias gubernamentales México tuvo cero crecimiento del PIB; es decir, antes de la llegada de la pandemia del Covid19, entramos en condiciones de debilidad, en recesión técnica, que afectó al desarrollo social, sin mostrarse avances significativos y si retrocesos en pobreza alimentaria y laboral, así como en la atención a las mujeres en sus diferentes ámbitos.

De los 19 programas prioritarios definidos por AMLO para atender a los sectores más afectados por el Covid19 y sus impactos en la economía popular, según el estudio del Consejo, sólo ocho programas mitigan en cierta manera a la población que atienden, pero en el muy corto plazo, para frenar la reducción de ingresos de la población; pero son insuficientes y no cuentan con los recursos presupuestales necesarios para la dimensión del problema que enfrentamos.

 

Programas

  1. Programa de Apoyo Financiero a Microempresas Familiares
  2. Programa de Microcréditos para el Bienestar
  3. Becas para el Bienestar Benito Juárez
  4. Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior
  5. Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente
  6. Programa de Apoyo para el Bienestar de las niñas y niños
  7. Hijos de madres trabajadoras
  8. Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF)

Por lo que el propio Coneval propone que es urgente y necesario ampliar y fortalecer las medidas emergentes, con mayores recursos presupuestales de los que hasta ahora ha destinado el presidente López Obrador, de 0.5% del PIB a entre 2.4% y 3.2% del PIB, que permitan mejorar la capacidad operativa y que realmente aseguren beneficios >o que se mantengan en el nivel actual< a la población vulnerable y en condiciones de pobreza

Otro aspecto fundamental que señala el Coneval, es que no existen programas de desarrollo social para la población con ingreso medio, que, ante los efectos tan duros de esta crisis, seguramente van a engrosar las filas de personas en condiciones de pobreza de ingresos; este es un sector sumamente importante y voluminoso, que el gobierno de López Obrador no ha generado ningún programa de apoyo o mitigación; y tampoco hay un diagnostico por parte de la 4T, que los tome en cuenta.

El Coneval estima que es fundamental recuperar la senda de un crecimiento incluyente y suficiente, para construir un verdadero sistema social, sustentado en medidas de mediano y largo plazo, que tenga la flexibilidad de atender estos eventos de crisis, donde las protecciones de los derechos sociales estén amparadas con recursos suficientes, que atiendan a toda la población en condiciones de vulnerabilidad y pobreza, incluyendo a sectores medios con altos riesgos y debilidades, así como a quienes pierdan su fuente de ingresos.

Después de leer el informe del Coneval, es un hecho que la contingencia por la pandemia y sus efectos en la economía nacional >observada hasta el 30 de abril< van a revertir los avances en desarrollo social de la última década y comprometer seriamente la capacidad de recuperación económica en los hogares mexicanos, por muchos años; de ahí la imperiosa necesidad de que el presidente López Obrador destine los recursos necesarios, programas y equipos extraordinarios para amortiguar el impacto destructivo en la medida de lo posible, a los grupos vulnerables, los pobres y los que están en riesgo.

Urgen medidas emergentes y recursos extraordinarios, mejorando la organización de desarrollo social y eficiencia, para evitar el desastre de dimensiones imponentes que su empieza a ver, en materia de pobreza de ingresos y laboral.

 

Línea de pobreza extrema por ingresos

El Coneval estimó los efectos potenciales que la emergencia sanitaria podría generar en los niveles de pobreza por ingresos de la población, con base en estimaciones a partir de las fuentes estadísticas utilizadas para medir la pobreza con la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto en los Hogares (ENIGH) y la pobreza laboral en el corto plazo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Es conveniente señalar, que las estimaciones que se presentan se realizaron con la información con la que se cuenta hasta este momento (3) y no se pudieron considerar por causas metodológicas la medición multidimensional de pobreza.

Con estas bases de datos, se pudo estimar la pobreza y se establecieron dos escenarios básicos, en función de la distribución del impacto de los efectos de la crisis. Para cada escenario se recalculó la pobreza con ingresos, con base en la metodología del Coneval, ajustando los niveles por ingresos vigentes en marzo de 2020 con expectativas de inflación hasta agosto del 2020 con información del Banco de México; entre diversos grupos de población:

Escenario 1.– Se calcula una caída generalizada del ingreso del 5%

Escenario 2.- Hay una caída más drástica de los ingresos en los hogares en pobreza urbana

En ambos escenarios, el total de personas en situación de pobreza por ingresos >las personas cuyo ingreso es insuficiente para adquirir una canasta alimentaria, bienes y servicios básicos< se incrementa, entre 7.2% y 7.9%, que representan entre 8.9 y 9.8 millones de mexicanos.

En este mismo sentido, el número total de personas en situación de pobreza extrema por ingresos, es decir, aquellas cuyo ingreso no es suficiente para comprar una canasta alimentaria básica, se incrementa entre 4.9% y 8.5%, lo que representan entre 6.1 y 10.7 millones de mexicanos.

 

Línea de pobreza extrema

Como podemos observar desde 2015 empiezan a bajar suavemente los niveles de pobreza, a escala nacional en el 2005 el 35% de la población estaba en ese nivel y para el 2019 el 37% está en la línea de pobreza, es decir, en 15 años ha crecido la pobreza extrema en 2.3%, a pesar que hay más programas y más recursos; este incremento se da en el 2019 con la administración del presidente López Obrador, donde redujo el presupuesto en algunos de los programas e ineficiencias en la aplicación del presupuesto.

Durante la administración de Peña Nieto en el paraguas de Prospera, se gastó en sus seis años 2.8 billones de pesos (4) y apoyaba a aproximadamente a 28 millones de mexicanos, logrando disminuir los niveles de pobreza extrema, pero crecieron los de pobreza moderada, y ahora, con López Obrador se benefician a 21.6 millones de mexicanos; pero hay que hacer notar, que de muchos de ellos ha sido difícil evaluar sus beneficios por la falta de registros adecuados y protocolos.

 

Ingreso laboral real* (poder adquisitivo del ingreso laboral). México, primer

trimestre de 2005 – cuarto trimestre de 2019

También el Coneval señala un incremento del poder adquisitivo del ingreso laboral, para llevarlo a final de 2019 en $1, 819.55, que prácticamente en el primer trimestre de 2020 no sólo se ha nulificado, sino de facto, bajado significativamente.

 

Elementos determinantes

Los 38 programas diseñados por la administración del presidente López Obrador para atender a la pobreza, no inciden de manera significativa en resolver los efectos de la pandemia del coronavirus y mucho menos sus impactos negativos en la economía; dejando sin ninguna protección a los empleados de las microempresas, los informales de los changarros, las personas de ingresos medios, que se van a quedar sin empleos y sin recursos, sin considerar los del sector rural, que resulta difícil cuantificarlos; pero serán al final del 2º trimestre entre 7.2 a 9.8 millones de mexicanos.

En este mismo sentido, a principios de abril, el Banco Mundial realizó un análisis sobre las medidas que estaban realizando los países para sortear la crisis económica derivada del virus Covid19 y colocó a México en el puesto 58 de 95 países; la institución plantea serias limitaciones ya que el gobierno de México no ha destinado los recursos indispensables para amortiguar los efectos de la crisis; coincidiendo con el extitular del Coneval: se carece de ayudas por desempleo y de apoyos en materia fiscal para las empresas, como aplazamiento de fechas para cumplir con las obligaciones o reducción temporal de tasas de pagos de impuestos.

El propio Coneval propone al Ejecutivo Federal que es urgente y necesario, ampliar y fortalecer medidas emergentes de entre 2.4% y 3.2% del PIB para evitar un verdadero desastre en el desempleo y la perdida en la planta productiva; de lo contrario, unos 10 millones de mexicanos pasaran a los niveles de pobreza extrema.

Lo que hasta ahora ha propuesto AMLO de apoyar a 22 millones de mexicanos con programas sociales, más bien para estar más preocupado por atender su base electoral que apoyarlos en la crisis; estos recursos tampoco garantizan que quedan a salvo de los efectos durísimos de la caída en la economía mexicana.

48 de cada 100 mexicanos serán más pobres a finales del 2020

López Obrador por sus sesgos ideológicos y su visión centrada en un pasado hoy inexistente, al negarse a ver las cifras y evaluaciones del Coneval, va a echar atrás los avances de una década de desarrollo social; empobreciendo a las clases medias, los de ingresos medios, los empleados formales e informales, profesionistas, campesinos e indígenas.

 

Un comentario final

El presidente Andrés Manuel López Obrador en dos mañaneras se ha negado a aceptar que en este periodo de “Quédate en casa” se ha incrementado la violencia intrafamiliar y especialmente contra las mujeres; diciendo: “que el 90% de las llamadas han sido falsas; desestimando este tema fundamental de muchos movimientos y organizaciones feministas.

Datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica y elaborada por el Coneval (Ver graficas)

 

Número de casos de violencia familiar. México, 2018 – 2020

 

Número de casos delictivos asociados a violencia de género. México, 2018 – 2020

 

Por lo que es cierto lo que denuncian las mujeres:

1.- Hay un aumento en la violencia familiar de 2.44% en el primer trimestre del 2020

2.- Hay un notable incremento en casos delictivos asociados a violencia de genero de 2.94% en el primer trimestre del 2020

El autor es analista político, en 66 días de aislamiento.

rabascal51@hotmail.com

@rafabascal

Notas:

  1. Considerando la decisión del Gobierno Federal del 25 de abril de 2020, de incluir 19 programas y acciones de desarrollo social, en el conjunto de 38 programas prioritarios para atender la crisis del Covid19 y sus impactos en la economía; el Coneval analizó el nivel de incidencia que podrían tener estos 19 programas para apoyar a los sectores de la población que consideran serán los más afectados por la pandemia y las medidas para mitigar sus efectos.
  2. Es oficial, los programas sociales están en la Constitución, a partir del 8 de mayo, en que se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Con la reforma, ahora cada año se deberá incluir en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) el financiamiento para estos programas. De esta forma el Estado Mexicano garantizará la entrega de estos beneficios a los 38 programas prioritarios, que se han definido en esta administración federal.
  3. Al 30 de marzo para algunos conceptos y al 15 de abril para el resto.
  4. Monto de recursos para el desarrollo social, nunca visto en anteriores sexenios, pero calificado por el Coneval como insuficiente. Enrique Peña Nieto recibió al país en 2012 con 53 millones 349 mil 902 pobres y en 2018 lo dejo, en 52 millones 425 mil 887 mexicanos en pobreza extrema.