Denuncian a Ana Guevara por extorsión y desaparición forzada en Veracruz

0
617
  • La titular de la Conade fue denunciada por un grupo de empresarios que la acusan de otorgar contratos para el abastecimiento de comedores a cambio de “moches”
  • El representante de la empresa afectada declaró que a cambio de una buena “mochada” recibiría directamente un “Contrato de Suministros de Alimentos para Deportistas y Entrenadores”

La directora general de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), Ana Gabriela Guevara, y una exmilitante priísta en Veracruz, Armida Adriana Ramírez Corral, fueron acusadas de extorsión ante la Fiscalía General del dicha entidad, por parte de un grupo de empresarios locales que las acusan de encabezar una red de corrupción.

La querella señala que la exmedallista olímpica tuvo conocimiento de dicha red de corrupción pues estuvo presente en al menos dos encuentros y la señalan por solicitar dinero en efectivo a cambio de un contrato de prestación de servicios para los comedores de los centros de entrenamiento que administra la dependencia.

De acuerdo con El Financiero, la denuncia fue presentada ante Aurora Solano Arroyo, encargada de la Fiscalía Especializada para la Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas Zona Centro de Veracruz, el miércoles 15 de abril y el caso fue etiquetado en la carpeta de investigación FEADPD/ZC-V/083/2020.

La denuncia establece que la red de extorsión vincula a la empresa Cocinas Industriales Multifuncionales de Calidad S.A. de C.V. (CIMSA), quien tiene como representante legal a Carlos Donaciano Solórzano Pineda y la titular de la Conade a través de la expriísta Ramírez Corral, quien presuntamente es colaboradora de Guevara Espinoza.

Carlos Solórzano aseguro que se reunió con Armida Ramírez entre marzo y abril de 2019 y le aseguró que con una buena “mochada”, le asignarían de manera directa el “Contrato de Suministros de Alimentos para Deportistas y Entrenadores”, el cual tendría la vigencia del mes de julio a diciembre del año 2019.

Sin embargo esa licitación cuyo número de procedimiento era el LA-011L6I001-E26-2019 se declaró desierta, según el portal oficial del Gobierno de México, Compranet y posteriormente se reestableció con la clave AA-011L6I001-E35-2019, pero ahora solo con vigencia del 15 de junio de 2019 al 13 de agosto de 2019.

La publicación para la licitación fue hecha el 23 de agosto de 2019, es decir, cuando este proceso ya había finalizado, por lo cual se emitió una observación desde el Órgano de Interno de Control de la Conade, que no ocurrió.

Posteriormente se implementó una tercera licitación con el número AA-011L6I001-E51-2019, en donde se se le asignó el contrato a CIMSA, con vigencia del 14 de agosto de 2019, al 31 de diciembre de 2019.

El apoderado de CIMSA refiere que en las reuniones que sostuvo con Armida Ramírez estuvo presente Ana Guevara, acompañada de Sergio Monroy Collado, quien funge como subdirector General de dicho organismo.

En uno de estos encuentros, los representantes de Conade le solicitaron 150 mil pesos, solo para la asignación del contrato. Posteriormente le pidieron el 15 por ciento del total de los pagos, sin IVA, que realizaría la dependencia como parte de la contraprestación de dicho contrato.

Además, aseguró que la asignación del contrato se condicionaría a que la empresa les realizara los pagos de manera puntual, es decir cada 30 días.

Por si fuera poco, la Conade no cumplió con los pagos a tiempo, pero la concesionaria obtuvo un acuerdo para renovar el contrato de manera multianual, con el fin de resarcir las pérdidas económicas generadas a la empresa.

Sin embargo, en diciembre de 2019, les exigieron nuevamente el pago por adelantado del porcentaje exigido, para que pudiera renovar el contrato.

En respuesta, CIMSA emitió una factura por 16 millones 901 mil 500 pesos, misma que fue pagada el 31 de diciembre de 2019, pero para esta fecha la empresa estaba en quiebra después de financiar los seis meses de suministros de alimentos a la dependencia y compró todo el mobiliario necesario para realizar esta operación,  sin recibir pago alguno por parte de Conade.

Por ello, CIMSA ya no realizó el pago acordado a Armida Ramírez Corral. Esta, vía telefónica exigió en febrero de este año el pago de 2 millones 900 mil pesos, más una comisión por la representación que ella tenía con los funcionarios de la Conade, según la denuncia.

Dichas exigencias cada vez fueron más intensas, pues según el representante de CIMSA, la titular de la Conade la presionaba de manera directa e incluso definió personal encargado de cobrar ese dinero. Incluso Armida Ramírez le dijo que estuvo secuestrada en el Hotel Royal Pedregal de la ciudad de México el día 26 de febrero del 2020 por órdenes de Ana Gabriela Guevara.

El 19 de marzo del 2020, Armida llamo nuevamente por teléfono a Carlos Solórzano y lo citó al interior de un centro comercial en la ciudad de Xalapa, Veracruz. Ese día fue amenazado y coaccionado por Ramírez Corral para que le entregara 2.5 millones de pesos en efectivo, por órdenes directas de Sergio Monroy y Ana Guevara.

Incluso a la reunión acudieron integrantes de la Fuerza Civil al mando de un comandante con distintivo “Corona”, quien amenazó al representante de CIMSA para que entregara el dinero a Armida en un plazo máximo de 72 horas.

Carlos Donaciano decidió cumplir con las exigencias hechas por Ramírez Corral y el oficial de la Fuerza Civil, por lo que se comunicó con ella para informarle que le entregaría el dinero el día 25 de marzo del presente año en el domicilio de su empresa.

Después de esa fecha, la que se ostenta como operadora financiera de Ana Gabriela Guevara, no se ha vuelto a comunicar con los empresarios a quienes se les cobraron los 2.5 millones de pesos.

Armida Ramírez Corral fue cesada como secretaria técnica del Consejo Político Estatal del PRI veracruzano en marzo de 2015. Mientras que Ana Guevara, por ser funcionaria federal, será notificada por parte de la FGE de Veracruz a la Fiscalía General de la República (FGR).

El reporte detalla que hay una segunda denuncia por la desaparición de la supuesta pareja sentimental de Armida Ramírez, quien presuntamente no se ha vuelto a comunicar con los empresarios involucrados, luego que fue a cobrar una parte de los “moches” y no volvió a ser visto.