Los Derechos Humanos de las Mujeres con perspectiva de género

0
113

Laura Liliam García López

Los derechos de las mujeres son derechos humanos, en los que están considerados los derechos de igualdad, paridad, salud, educación, economía, participación política, y por supuesto una vida libre de violencia y no discriminación. Las mujeres tenemos derecho a vivir en igualdad de condiciones y de disfrutar los derechos humanos de paz y seguridad, de forma plena y equitativa. La ONU Mujeres es el órgano internacional dedicado a la igualdad de género y al empoderamiento de las mujeres, que se armoniza para sus funciones en México con Inmujeres, CONAVIM, Comisión Nacional de Derechos Humanos CNDH, y por supuesto con sus entidades ONU Mujeres México y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ONU-DH, quienes trabajan en conjunto en contra de las desigualdades de género y a favor de los derechos humanos de las mujeres, para prevenir, erradicar y sancionar todas las formas de violencia hacia las mujeres y la discriminación.

ONU Mujeres se crea en 2010, donde se mandataron 4 tópicos: División para el Adelanto de la Mujer (DAW), Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación para la Promoción de la Mujer (INSTRAW), Oficina del Asesor Especial en cuestiones de género (OSAGI) y Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM). La idea de crear ONU Mujeres en los gobiernos miembros de la ONU, es para mejorar la condición jurídica y social de las mujeres y con las alianzas de los estados implementar programas financieros –para cerrar las brechas de género- como Empower #IndigenousWomen o Iniciativa de la #SillaVioleta de la FAO Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación la Agricultura, destinado a mujeres indígenas con Hambre Cero en todo el mundo.

LA CEDAW –La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer-, es el tratado de derechos humanos de las mujeres por excelencia, porque regula jurídicamente a nivel mundial a los Gobiernos para que se conduzcan de forma objetiva y protejan los derechos humanos de las mujeres, de una forma igualitaria y eliminen la violencia y la discriminación de género. Todos los países que son miembros activos de la ONU, tienen que acatar leyes y políticas públicas, así como eliminar estereotipos por razones de género, normas globales y prácticas sociales, es decir actuaciones de gobernanza pública en razón de género y paridad, para erradicar la discriminación y violencias hacia las mujeres. Existen muchas formas de discriminación y violencias de derechos humanos hacia la mujer, entre las más visibles son contra su nacionalidad, orientación sexual, edad, religión, discapacidad, condición económica y social, raza y etnicidad, grados de estudios, empleo, familia, participación política, entre otros factores.

A grande escala las decisiones sobre gobernabilidad a nivel global, se toman sin perspectiva de género, lo cual es contradictorio porque el género femenino representa más del 50% de la población mundial. Pero no todo está perdido, porque existen, acciones heroicas, de mujeres activistas en favor de los derechos humanos de género y de igualdad, es parte de la Agenda 2030 de la ONU y de la Declaración de #Beijing2020, con la finalidad de alzar la voz, realizar propuestas, presentar iniciativas de ley en materia de género y paridad, así como manifestarnos pacíficamente en favor de que todas las mujeres vivamos libres de una vida libre de violencia y sin discriminación. La Declaración y Plataforma de Acción de Beijing cumplen en 2020, 20 años de su existencia, La Declaración de Beijing es el compromiso de los Estados miembros activos de ONU, para defender la igualdad de derechos de la mujer y poner fin a la discriminación. La Agenda 2030 cuenta con un objetivo de desarrollo sostenible, específicamente para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas como el ODS 5, en el que contempla “valores universales de derechos humanos y dignidad humana hacia las mujeres” para que todo el género femenino goce de plena igualdad de género y donde se hayan eliminado todos los obstáculos jurídicos, sociales y económicos que impiden su empoderamiento.

La ONU tiene como objeto primordial salvaguardar los derechos humanos de las mujeres desde su Carta fundacional, –La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948-, y proteger estos derechos a través de 6 organismos diferentes, los Gobiernos adheridos a la ONU, están obligados a protegerlos y garantizar las libertades de las mujeres a través de 2 grandes grupos de derechos humanos: Derechos Civiles y Políticos -Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos- y Derechos Económicos, Sociales y Culturales– Pacto de Derechos Económicos y Convención de Ginebra de 1951-. La participación de las Mujeres para la elaboración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos fue indeleble, es decir a través de artículos lograron influir por primera vez en un lenguaje incluyente y no sexista, la Declaración del documento universal permanece así intacto hasta la fecha, lo cual fue una revolución histórica de la lucha política y económica que marcaron propiamente la emancipación de las mujeres desde los diversos documentos académicos donde en una fase inicial las mujeres empezaron a escribir con perspectiva de género en el movimiento de derechos humanos internacional.

El libro “Women and the Universal Declaration of Human Rights” Las mujeres y la Declaración Universal de Derechos Humanos de Rebecca Adami, sin duda es un precedente de la escritura de género sobre los derechos humanos, que aporto grandes nociones de derecho de género al documento en comento. Eleanor Roosevelt, fue otra gran escritora prominente del Comité de Redacción, considerada como un gran aporte ya que tuvo a su cargo gran parte de la elaboración del texto y fue gran defensora de los derechos humanos de las mujeres y del feminismo. El legado de las ideas de igualdad de los sexos y su análisis de políticas de género y paridad nos dan hoy, un texto enriquecedor y con una amplia gama de defensa de los derechos humanos de las mujeres consagrado en la Declaración Universal de 1948. La DHDH, se redactó en un momento histórico trascendente a nivel mundial, donde no existían colectivos de mujeres, solo se estaban congregando ciertos grupos como las Ligas Femeninas, pero que de forma activa tuvieron el existo deseado, aun siendo mujeres representantes en minoría, donde aportaron y lograron insertar en el texto la idea de no discriminación por motivo de sexo, instaurando el símbolo de igualdad de género y de paridad que prevalece en estos días, y por supuesto lograron cambiar el léxico en el texto que marca el antecedente, del protocolo de comunicación de lenguaje no sexista. 

Michelle Bachelet la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, en su declaración de abril de 2020 en Ginebra, exhorto a los países, a que es momento de eliminar los pretextos y dejar de violar las garantías fundamentales y los derechos humanos de las mujeres con el pretexto de no poder implementar medidas de emergencia ante la pandemia, y fue mucho más allá, y explico que el poder siempre se ha usado para controlar y aplastar a la población más vulnerable como las mujeres, soslayo que en el derecho internacional los derechos humanos tiene la facultad de limitar a los estados que no acaten ni protejan la salud pública ni física de las mujeres en estado de emergencia, lo que se traduce al hecho que también “la violación de los derechos humanos y actos discriminatorios contra las mujeres es una pandemia”. Los derechos humanos de las mujeres están consagradas en las leyes, en los tratados internacionales y en las Constituciones de los Estados, las normas internacionales de los derechos humanos marcan la agenda de género, los tópicos sociales y los estereotipos de igualdad de género. 

En Puebla, la tortura contra la periodista Lydia Cacho, fue una grave violación a los derechos humanos de todas las mujeres, ya han pasado más de 13 años, donde funcionarios de altos niveles de gobierno estuvieron implicados en un juicio legal, que ha llegado a todas las instancias procesales incluyendo la SCJN y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Lydia Cacho Ribeiro, en su libro Los Demonios del Edén del 2005, no solo expuso a la luz pública la red de pornografía infantil de políticos y empresarios de México, sino que además expuso el grado de impunidad y de protección a la pederastia en el país. Este tema sacudió el Estado de Puebla, porque hoy la Interpol busca en más de 190 países, a un exgobernador, un empresario y un exdirector de la policía de la FGR. La Fiscalía General de la República tiene el deber de ordenar la aprehensión en contra de los personajes que cometieron los delitos de violación de los derechos humanos de la periodista y mucho más de la trasgresión de los derechos humanos de las niñas y niños víctimas de pederastia documentados por Lydia Cacho.

Hoy los Derechos Humanos tienen rutas de navegación con vientos favorables, en noviembre de 2019 llegaron a la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, y a Puebla el nuevo Ombudsperson José Félix Cerezo Vélez, ambos pertenecientes a un organismo público autónomo que prometen defender, conciliar y vigilar los derechos humanos de las mujeres, reconocidos en la constitución mexicana, en los tratados internacionales y en las leyes del ordenamiento jurídico mexicano. Y que sin duda, abonaran para que la Corte Interamericana de Derechos Humanos se redireccione hacia la consolidación de la perspectiva de género, en el Sistema Interamericano, porque es importante integrar la perspectiva de género y los principios de paridad y de igualdad en los derechos humanos de las mujeres.

En el Informe Anual de Actividades de 2019 de la CDH Puebla, emitido por su presidente Dr. José Félix Cerezo Vélez, en donde se emitieron 25 recomendaciones por violaciones a derechos humanos, es preciso destacar lo que se refiere a los derechos humanos de las mujeres: se solicitó la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las mujeres para los Municipios de Puebla y Tehuacán, ante la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Prevención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres y el Instituto Nacional de las Mujeres, así como por primera vez en la historia de la CDH Puebla, se presentó la Acción de Inconstitucionalidad ante la SCJN, por el que se reclama la invalidez del artículo 294 del Código Civil del Estado en contra del contrato civil del Matrimonio, por presentar vulneraciones a los derechos humanos de las mujeres. También la CDH investigó 117 posibles casos de feminicidios en 2019, y en los meses que van de enero a abril de 2020, se han revisado expedientes de violencia feminicida, en donde hay 10 posible casos de feminicidios.