UE respalda el despliegue marítimo ordenado por EEUU a Venezuela

0
151
  • La ofensiva militar deriva de una acusación por narcotráfico contra el dictador Nicolás Maduro, por parte del gobierno de EEUU
  • «Todo es una campaña de manipulación miserable, horrorosa», dijo Nicolás Maduro y aseguró que ante «el extorsionador de Trump» su gobierno tendrá «nervios de acero»

La Unión Europea (UE) estimó este viernes que el plan de EEUU de establecer un gobierno de transición en Venezuela sin la intervención de los gobiernos de Nicolás Maduro (fáctico) ni de Juan Guaidó (provisional) “va en la línea” de una solución pacífica que este bloque propone para el futuro de Venezuela.

El presidente de EEUU Donald Trump ordenó este miércoles «duplicar» el número de tropas que sirven en Latinoamérica para luchar contra el tráfico de drogas en la región donde se encuentra Venezuela. Además, confirmó que ya inició la operación militar contra el régimen de Nicolás Maduro, con el apoyo de 22 naciones.

«Este es un momento particularmente importante para que comience esta operación», dijo el secretario de defensa Mark Esper, pues “debido a que otros países han enfocado a sus tropas para proteger a sus poblaciones de la pandemia del coronavirus, se han relajado sus medidas con los narcotraficantes”.

Por su parte, el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, dijo que EEUU tiene información de inteligencia que muestra que los carteles de la droga han aumentado sus operaciones durante la pandemia.

Por ello, indicaron que la Marina estadounidense anunció que está moviendo barcos navales hacia Venezuela a medida que mejora las operaciones antinarcóticos en el Caribe, tras la acusación de narcotráfico contra Maduro.

De acuerdo con Trump, Maduro lidera una conspiración de narcotraficantes responsables del contrabando de hasta 250 toneladas de cocaína al año a EEUU, de las cuales aproximadamente la mitad viaja por mar, aunque la acusación no considera a Venezuela como estado patrocinante de terrorismo, como se califica a naciones como Norcorea, Irán, Sudán y Siria.

También se produce cuando Maduro intensifica los ataques contra Juan Guaidó, a quien se le solicitó que testificara este jueves como parte de una investigación sobre un supuesto intento de golpe de estado. Al respecto, EEUU reiteró su postura de que no tolerará ningún daño contra Guaidó.

En respuesta, Maduro habló por la noche en el programa semanal de televisión del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello y aseguró que la acción militar contra Venezuela es un distractor de Trump sobre el problema interno que se vive en EEUU con la contención de contagios de coronavirus.

Para el gobernante venezolano «todo es una campaña de manipulación miserable, horrorosa» y dijo que ante «el extorsionador de Trump» su gobierno tendrá «nervios de acero».

La UE apoya la medida

En una declaración oficial, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, dijo que el bloque aprobaba la intención de EEUU: “La propuesta estadounidense va en la línea de la UE de proponer una salida pacífica a la crisis a través de una vía negociada hacia un gobierno democrático, lo cual es ahora más necesario que nunca”.

Además, reconoció que urge una salida pacífica al conflicto en este país o de lo contrario podría enfrentar un “devastador impacto humano” ante la llegada del coronavirus en “un país que se enfrenta a una situación económica, social y humanitaria ya grave”.

La decisión del gobierno de Trump cambió también, luego que no pudieron propiciar la salida de Maduro por otras vías, luego de reelegirse ilegalmente en 2018. Por ello apoyaron la pugna de Guaidó, como jefe de la Asamblea Nacional (Parlamento) electa en 2015, y a quien desde enero de 2019 reconoce como presidente interino junto a casi 60 países, por sacar del poder a Maduro y celebrar nuevos comicios.

Ante el fracaso de esta estrategia, el martes el secretario de Estado, Mike Pompeo, presentó un “marco para una transición democrática pacífica” en Venezuela, con esta nueva estrategia de promover la transición sin Maduro ni Guaidó se harían a un lado, a cambio de levantar sanciones económicas impuestas a Venezuela de manera gradual.

Desde Caracas, Guaidó respaldó la propuesta, mientras que el régimen de Maduro rechazó de plano un “gobierno de transición inconstitucional”.

Por ello, la UE invitó a ambas partes a “poner los intereses de la nación por encima de todo” e iniciar un proceso de negociación “creíble, representativo y serio, como el facilitado por Noruega”.

“La UE está dispuesta a contribuir, en particular a través del Grupo de Contacto Internacional, a un proceso significativo e inclusivo hacia el restablecimiento de la democracia (…) mediante elecciones presidenciales libres”, agregó la postura de la UE.

Por su parte, el Grupo de Lima también expresó la víspera su apoyo a la propuesta estadounidense, al estimar que busca “garantizar el retorno a la democracia en Venezuela mediante la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias libres”.

Finalmente, el gobierno interino de Juan Guaidó emitió un comunicado este miércoles para destacar el anuncio de Donald Trump sobre el despliegue de fuerzas antidrogas cerca de las costas de Venezuela, en el Caribe.

“Recibimos este nuevo anuncio del Gobierno de los Estados Unidos sobre el despliegue de fuerzas antidrogas en las costas del Caribe como una acción positiva para frenar las redes de narcoterroristas que ha impulsado el régimen de Nicolás Maduro, con sus aliado del ELN, la disidencia de las FARC y otros grupos, en toda la región”, señala el texto.

“Es necesario trabajar en todos los niveles: en las acciones judiciales contra los responsables del narcoterrorismo en el continente americano, como se anunció hace algunos días desde el Departamento de Justicia de EEUU; y en las acciones operativas necesarias para reducir y neutralizar la capacidad de acción de estos grupos del tráfico de drogas y armas que intoxican la vida de los ciudadanos en el hemisferio”, agrega.

El gobierno interino liderado por Guaidó, subrayó que los “esfuerzos conjuntos de EEUU y los gobiernos aliados de la región, en materia de combate del narcoterrorismo, abonan sin duda el camino para una Venezuela libre”.