Murió el extitular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza

0
161
  • Fue licenciado en Derecho por la UNAM, con una especialidad en Administración Pública y una maestría en la Universidad de Michigan
  • La ASF detectó 5 mil 516 millones de pesos de presunto daño patrimonial, durante su gestión en la SCT

Gerardo Ruiz Esparza, quien fungiera como secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) durante todo el sexenio de Enrique Peña Nieto murió este miércoles en la Ciudad de México, luego que el lunes fue operado de emergencia en el hospital ABC, tras sufrir un infarto cerebral. Tenía 71 años de edad.

En su cuenta de Twitter, el ex presidente Enrique Peña Nieto lamentó el hecho y calificó a su excolaborador como un «gran ser humano y servidor público de excelencia».

“Lamento profundamente el fallecimiento de mi amigo y excolaborador, Gerardo Ruiz Esparza, gran ser humano y servidor público de excelencia; responsable de importantes proyectos de infraestructura en todo México. Mi más sentido pésame y abrazo solidario a su familia y amigos. QEPD”, escribió.

Perfil profesional

Gerardo Ruiz Esparza fue licenciado en Derecho por la UNAM, con una especialidad en Administración Pública y una maestría en la Universidad de Michigan, en Estados Unidos.

Su último puesto en el servicio público fue a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) donde estuvo involucrado en obras que generaron polémica como la construcción parcial del Tren Interurbano México-Toluca, que quedó inconclusa por sobrecosto, así como el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), que fue suspendido por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

También su administración estuvo involucrada en un accidente que cobró la vida de dos personas, cuando por errores de diseño, se formó un socavón de grandes dimensiones en el Paso Exprés de Cuernavaca, luego que por una mala instalación de drenaje de agua pluvial, el terreno se reblandeció y generó la oquedad, solo tres meses después de que fue inaugurada.

Otra obra que dejó inconclusa fue la construcción de la Línea 3 del Tren Eléctrico de Guadalajara.

Tras dejar el cargo en la SCT, fue investigado por negligencia y cohecho, por la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. En las acusaciones, que fueron turnadas a la Fiscalía General de la República (FGR), se le señalaba como responsable por presunta corrupción.

La actual SFP identificó sobrecostos por errores constructivos injustificables por un monto de mil 442 millones de pesos en la autopista Amozoc-Perote, así como en el libramiento que conduce hasta hacia el estado de Veracruz, obra adjudicada a OHL. Mientras que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó 5 mil 516 millones de pesos de presunto daño patrimonial, durante su gestión.

Siempre como militante del PRI, particularmente dentro del “Grupo Atlacomulco”,  inició su carrera en la administración pública como mando medio en la década de los años 70, en cargos como especialista jurídico y delegado del Banco de México (BdeM), hasta 1975, entre otros cargos.

Posteriormente, fungió como secretario General de Gobierno en el Estado de México, durante la gestión del también fallecido Alfredo del Mazo González entre 1981 y 1987.

Ruiz Esparza también fue coordinador general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), en el entonces Distrito Federal de 1989 a 1991.

Laboró como director jurídico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) como director jurídico de 1991 a 1993 y como director de administración de 1993 a 1997.

Mientras que durante la administración de Peña Nieto, como gobernador mexiquense, fungió como secretario de Comunicaciones de 2005 a 2011.

En este cargo comenzaron las acusaciones por presunta corrupción en la asignación de obras como el Circuito Exterior Mexiquense, el Viaducto Elevado Bicentenario y por la venta del Aeropuerto Internacional de Toluca, adjudicadas a la empresa brasileña OHL, que posteriormente fue acusada de sobornar a varios gobiernos de América para obtener contratos.

En su momento, el abogado de Infraiber, Paulo Díez, acusó que estos contratos servirían como medios para financiar la campaña de Peña Nieto a la Presidencia.

Luego, como secretario de Comunicaciones y Transportes federal dejó inconclusas la línea 3 del Tren Eléctrico de Guadalajara y el México-Toluca, ambas con sobrecostos.

A lo largo de la tarde otros integrantes de esa administración publicaron sus respectivas condolencias.