López pide a G20 tregua de cierre de fronteras y aranceles unilaterales

0
181
  • Pidió a las grandes potencias que no se use el precio del petróleo para afectar la economía de los pueblos y cerrar el paso a la especulación financiera
  • “El G-20 debe enviar una fuerte señal para recuperar la confianza en la economía global al reanudar, lo antes posible, el flujo de bienes y servicios, especialmente suministros médicos”: Rey Salman de Arabia

El presidente Andrés Manuel López Obrador participó la mañana de este jueves en una teleconferencia con los países que integran el G20, donde fijó la postura del gobierno mexicano ante el manejo de la pandemia de coronavirus Covid-19.

También pidió a la ONU controle la venta de medicamentos y equipos para enfrentar el virus que ha afectado todo el mundo ante la situación de escasez y encarecimiento que podría afectar a los sectores más vulnerables de la población.

“Hice mención a la urgencia que la ONU controle lo relacionado con medicamentos y equipos de los que tiene más posibilidad económica y debe haber un trato humanitario, no lucrativo”, abundó durante su conferencia de prensa matutina.

En su intervención, el mandatario mexicano expuso las acciones que está tomando México frente a la pandemia y las medidas de recuperación económica que seguirán una vez que pase la contingencia.

Acompañado por el canciller, Marcelo Ebrard, López Obrador pidió a las grandes potencias que establezcan una “tregua”, para evitar cierres a las fronteras o políticas arancelarias unilaterales: que no se use el precio del petróleo para afectar la economía de los pueblos y cerrar el paso a la especulación financiera.

También se pronunció contra el racismo y la discriminación y “dije como lo repetimos cada mañana ¡Ánimo!, vamos a vencer con la fraternidad universal. Expresé mi solidaridad y la del pueblo de México a los pueblos del mundo que están padeciendo por esta pandemia”, señaló.

¿De qué trató la reunión del G20?

Durante la reunión, el resto de los países líderes de las principales 20 economías del mundo (G20) aseguraron que están comprometidos a formar un solo frente contra la pandemia y que la «prioridad absoluta» es abordar sus impactos sanitarios, sociales y económicos. También se comprometieron a restaurar la confianza, preservar la estabilidad financiera y revitalizar el crecimiento.

Los líderes del G20 acordaron resolver las interrupciones en las cadenas de suministro mundiales y pidieron a los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales que se coordinen regularmente y con organizaciones internacionales para desarrollar un plan de respuesta a la pandemia.

El G20 actualmente es presidido por Arabia Saudita y ha enfrentado críticas por su lenta respuesta a una crisis que se espera que cause una recesión global.

El rey Salman de Arabia Saudita, como anfitrión del encuentro, pidió aumentar el financiamiento para una vacuna, reanudar el flujo normal de bienes y servicios lo antes posible y ayudar a los países en desarrollo a superar la crisis sanitaria global. «Debemos tener una respuesta efectiva y coordinada a esta pandemia y recuperar la confianza en la economía global», dijo.

«En el ámbito comercial, el G-20 debe enviar una fuerte señal para recuperar la confianza en la economía global al reanudar, lo antes posible, el flujo de bienes y servicios, especialmente suministros médicos vitales», agregó.

En respuesta al llamado de la Cámara de Comercio de EEUU sobre realizar un compromiso de igual magnitud que los de Australia y Canadá para mantener abiertas las cadenas de suministros y evitar controles a las exportaciones, el rey Salman llamó a la cooperación para financiar la investigación y desarrollo de terapias y una vacuna, asegurando la disponibilidad de suministros y equipos médicos vitales.

Otro acuerdo del G20 fue inyectar 5 billones de dólares a la economía global como parte de políticas fiscales y económicas y esquemas de garantías para contrarrestar los impactos de la pandemia. Esta cifra es más de cinco veces el producto interno bruto de México.

También pidieron a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que supervisen el impacto de la pandemia en el empleo. Y a los ministros de comercio, que apuren mecanismos para frenar los efectos de la pandemia en las transacciones internacionales.

También consideraron opciones como el apoyo a la deuda de países de bajos ingresos, particularmente en África, y la cooperación voluntaria para que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuente con un Fondo de Respuesta Solidaria Covid-19, a la Coalición para la Preparación e Innovación ante Epidemias (CEPI) y Gavi, la Alianza de Vacunas.

“Trabajaremos rápida y decisivamente con las organizaciones internacionales de primera línea, en particular la OMS, el Fondo Monetario Internacional, el Grupo Banco Mundial y los bancos de desarrollo multilaterales y regionales para desplegar un paquete financiero sólido, coherente, coordinado y rápido y para abordar las lagunas en su conjunto de herramientas”, afirmaron.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente ruso Vladimir Putin se unieron a la reunión, mientras ambos países viven una presión para poner fin a la guerra comercial por los precios del petróleo, presionados por el gobierno de Putin.

El G20 ha sido duramente criticado por su lentitud ante el avance mundial de la pandemia, que ha dejado casi 22 mil muertos en el mundo y obliga a 3 mil millones de personas en el mundo a quedarse confinadas en sus casas.

Finalmente, el presidente chino Xi Jinping pidió reducir sus tasas aduaneras para dar una señal de confianza a la economía mundial, amenazada de recesión.