Análisis semanal: 30 de marzo

0
207

No cabe duda que la pandemia producida por el Covid-19, mejor conocido como coronavirus, tendrá graves efectos en la economía. En el caso de México, con un gobierno que se ha encargado de dinamitar los puentes con la iniciativa privada, el motor del crecimiento económico del país, y con las decisiones que dependen directamente del presidente, el panorama no puede ser más desolador.

En el extranjero se sorprenden por la manera en que el gobierno de López Obrador está enfrentando la crisis provocada por la pandemia surgida en China, pero en nuestro país seguimos discutiendo si es buena idea mostrar estampitas religiosas en una conferencia de prensa.

La realidad muestra que este año tampoco crecerá el PIB nacional, incluso que puede darse una cifra mayor de decrecimiento, lo que convertirá las versiones de recesión en una realidad, pero los otros datos de nuestro mandatario no van a generar las decisiones necesarias para revertir esta situación.

El objetivo de López Obrador es ganar las elecciones de 2021, en especial la mayor cantidad de gubernaturas posibles, y como las encuestas muestran a Morena adelante en la intención del voto en 12 de las 15 entidades que renovarán a su ejecutivo estatal, pues no hay razón para modificar el rumbo del gobierno o tomar otro tipo de decisiones.

Así, puede venir una pandemia que genere miles de muertes, una crisis económica que sacrifique millones de empleos o protestas por los motivos que se quieran, en tanto el tema electoral sea favorable para el presidente, las cosas pueden seguir como hasta ahora.

El meme de la semana

La imagen de la semana

Esta imagen circula en redes sociales y forma parte de la crítica que se hace de nuestro presidente en el extranjero.

Conspiracy Theory

A contracorriente de la preocupación mundial por una pandemia que amenaza extenderse de manera inmediata en cualquier parte del mundo, no falta quien quiera aportar su teoría de la conspiración a este tema.

Al igual que los antivacunas o los creyentes en que la Tierra es plana, ahora tenemos no sólo a personajes de redes sociales, sino a políticos y hasta sacerdotes que difunden que el coronavirus es algo planeado para lograr un objetivo preciso.

El problema es que según es el vocero de este tipo de teorías es el objetivo que se pretende alcanzar, pues mientras para unos la pandemia es un intento de Estados Unidos para descarrilar la economía china y evitar que dicha nación se convierta en la primera superpotencia, para otros es una forma de eliminar a las personas menos productivas de las sociedades –las de la tercera edad–, en tanto que otros piensan que se trata de un complot para dañar el avance de la 4T.

Así, entre la gran cantidad de información que nos llega acerca de los efectos del coronavirus, también tenemos que enterarnos que hay quien piensa que todo es parte de un plan maquiavélico. Y ante esto, parece que no hay vacuna.

@CronicadePoder