Coronavirus ‘día 1’: invasión a la intimidad

0
192

El miércoles que se confirmó el primer caso de coronavirus en Tabasco pudo observarse el rostro más sucio de las redes sociales. La ciudadana que contrajo el virus en Europa y lo trajo vía aérea de París fue virtualmente acribillada.

Se trata de una mujer que viajó al viejo continente y visitó varios países regresando hace tres días en un vuelo Paris-CDMX-Villahermosa.

Casi al mismo tiempo que la secretaria de Salud, Silvia Roldán Fernández, daba a conocer que había resultado positiva la prueba que se le hizo a una tabasqueña de 61 años revisada el martes en el filtro sanitario instalado en el aeropuerto internacional de Villahermosa por presentar los síntomas, comenzaron los ataques.

En vez de lamentar la noticia, usuarios de internet de inmediato identificaron a la paciente, y con la ferocidad de una pandilla salvadoreña empezaron a revelar sus datos personales, y la responsabilizaron por haber importado el COVID-19.

“Esta es la desgraciada que nos infectó en Tabasco. Se largó a pasear por Europa, irresponsablemente se vino huyendo, contagió a toda la familia, la hija estudia en (…), quien sabe cuántos (contagiados) habrá ya. Tiene por lo menos una semana en Tabasco. Sepan quién nos puso en la madre”, reza uno de los mensajes que muchos tabasqueños compartieron acaso sin reparar en lo nocivo del texto de marras.

Este reportero observó que gente supuestamente preparada se solazaba repartiendo el libelo, y que cuando se le hacía la observación del daño que estaba haciendo recurría a su “libertad de expresión” para atacar a la dama.

La virulencia del mensaje hace suponer que hay individuos capaces de ir a la casa de la víctima y prenderle fuego, bajo el señalamiento de que “nos puso en la madre”.

En los ataques a la ciudadana hay mucha frustración social: se advierte que le reclaman tener capacidad económica para ir a Europa.

El nombre, la profesión y el domicilio de la paciente quedaron expuestos a la opinión pública, lo mismo que fotos de su vida privada.

Vaya, hasta le produjeron un fotomontaje donde presuntamente se encuentra internada en el área de terapia intensiva de un hospital, lo cual es falso: la titular del ramo declaró el miércoles que estaba recuperándose en su casa y se encontraba estable de salud.

Quizá su familia deba pensar en esconderla en otro lugar, ya que ¿quién puede asegurar que la rabia que se observa principalmente en Facebook no provocará que en algún momento las turbas lleguen a su domicilio exigiendo su inmolación?

En el ‘Día 1 del coronavirus en Tabasco, que empezó el miércoles 18, la primera enseñanza es que las redes sociales representan una amenaza cuya fuerza maléfica se encuentra fuera de control.

Acaso las manifestaciones ciudadanas en la llamada ‘súper carretera de la información’ sean más positivas que negativas, pero la campaña negra contra la primera víctima tabasqueña del COVID-19 muestra que dos o tres personas pueden incendiar la llanura.

Es posible que las mismas mentes que enfocaron sus baterías cibernéticas en contra de la mujer contagiada con el virus chino sean las que están editando ‘fake news’ para inocular miedo en el Edén.

 

PARA SU INFORMACIÓN…

 

DE LOS PODERES del estado, el Judicial fue el primero en anunciar la suspensión de actividades. Una vez más Enrique Priego Oropeza, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Tabasco, dio muestras de ser lo que en política se conoce como ‘hombre de Estado.