Análisis semanal: 9 de marzo

0
201

La violencia en contra de las mujeres se ha convertido en el tema para el país, por más que desde Palacio Nacional se intenta minimizarlo o desviar la atención. El problema es simple, los feminicidios –sin importar si son pocos o muchos– siguen ocurriendo, no hay muchas sentencias en contra de agresores y además las víctimas no son atendidas de manera eficaz y oportuna por parte de las autoridades.

Esto es lo que se debería revisar por parte de los distintos gobiernos, en lugar de alertar por financiamientos que aseguran mueven las protestas, las pintas en contra del mobiliario urbano o la intención de golpear al gobierno federal con este tema.

Otra faceta de este problema lo tenemos en los demás delitos vinculados a la violencia de género, como es el caso de las violación, o de las múltiples agresiones que cotidianamente sufres –acoso en sus distintas modalidades, como ejemplo– por lo que la toma de consciencia de esta parte de la población es normal y las protestas consecuencia de la falta de medidas de protección para quienes representan poco más del 50% de la población.

Así, las marchas, protestas y el paro del 9 de marzo no son más que la muestra de que el hartazgo ante esta situación ya se hizo presente. Cualquier autoridad que no tenga claro como está dicha situación, simple y sencillamente está fallando a su encargo.

La imagen de la semana

 

El meme de la semana

Conspiracy theory

Resulta llamativo como en el contexto del día internacional de la mujer, del paro convocado para el 9 de marzo, desde algún rincón de Palacio Nacional se dirija una embestida en contra de una de las activistas por los derechos de las mujeres, a quien incluso un pseudo reportero sugirió investigar por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera en una de las conferencias mañaneras, además de que el padre Alejandro Solalinde ya ha difundido videos en sus redes sociales preguntando también quien la financia para apoyar el paro.

Es claro que a alguien no le gustó que las mujeres se organizaran y propusieran un día sin ellas, por lo que la embestida de varios comunicadores pro 4T no se hizo esperar, además de que se buscó que una mujer conocida por sus ocurrencias en redes sociales también cuestionara el paro, todo lo cual muestra que la incomodidad por este tipo de temas se ha hecho presente en la 4T.

Pero no podía ser de otra manera si recordamos que así ha sido en ocasiones pasadas, en las que se cuestiona que hay detrás de un movimiento que sólo es reflejo del hartazgo de amplios sectores sociales.

@CronicadePoder