¡Nadie duda de su lealtad!

0
222

¿Cómo se entiende al Ejército mexicano?

La gran mayoría de los mexicanos lo entiende —junto con la Armada de México— como la única defensa que tienen ante las amenazas a las cuales se enfrenta la población diariamente.

Algunos lo entienden como una institución obligada a responder por otras instituciones nacionales, estatales y municipales, lo cual, de entrada, es un error.

En estos días, otros, quieren entender al Ejército como un ente que solo busca poder y protagonismo. Lo entienden como el vehículo para debilitar al Presidente de México. Los militares por supuesto que tienen un gran poder; sin embargo, este se ha usado desde hace 107 años en favor de los mexicanos, de México y del proyecto de nación que se encuentre en turno; su protagonismo no es el que busca reconocimiento o aplausos fáciles. Los soldados mexicanos tienen un papel protagónico en las soluciones que el Estado mexicano brinda a los mexicanos y, por ende, son la institución que tiene mayor presencia en el territorio nacional.

Pocos, muy pocos, aún lo ven como un Ejército represor y asesino. Estos pocos lo quieren entender solo desde una ideología que tuvo en su momento eco, en pequeños grupos sociales, intelectuales y hasta morales; sin embargo, esta equivocada concepción nunca ha tenido sustento o, bien, nunca ha sido justa contra todo lo que los soldados le han entregado al país.

¿Cómo debe entenderse? Desde el análisis real y justo que la historia le ha dado, al menos desde hace 107 años. Como un Ejército que ha demostrado lealtad y compromiso inquebrantable con la gente e instituciones, y con los 22 presidentes que han gobernado desde hace 107 años.

Debe entenderse al Ejército como el baluarte de la democracia y de la legalidad, que siempre ha estado subordinado al poder que la mayoría de los mexicanos eligió para que los gobernara.

Debe entenderse al Ejército como la institución que mayor conciencia tiene sobre las necesidades sociales, ya que si en algún sector existe el mayor ejemplo de diversidad étnica, cultural y religiosa es precisamente, en las fuerzas armadas.

El Ejército es el corazón del pueblo. Se debe entender al Ejército como el pionero y mayor exponente mundial a nivel militar, en materia de apoyo a la sociedad en casos de desastre y de necesidades públicas. El Plan DN-III-E y las actividades de labor social del Ejército mexicano, son esquemas de ayuda que muchos países han integrado como base y guía para enfrentar aspectos similares.

Debe entenderse al Ejército como una institución armada de clase mundial que coadyuva directamente en los dos principales elementos del bienestar social: el desarrollo y la seguridad.

Debe entenderse al Ejército como la fortaleza institucional de este país, misma que desde siempre ha apoyado en la construcción de proyectos nacionales, desde carreteras hasta hospitales, desde aduanas hasta el edificio del Instituto Politécnico Nacional.

Sobre todo debe entenderse que, el Ejército mexicano “nunca” hará nada que esté contrapuesto al interés nacional. El Ejército mexicano, “nunca” hará nada que esté contra los mexicanos.

Lo han demostrado desde hace 107 años y en estos días su lealtad ha sido el signo que los distingue. Ojala se entienda. Que no haya duda.

@elibarrola

jibarrolals@hotmail.com