Beatriz, #UnDíaSinMujeres no es en contra de AMLO

0
324

Imagínense el tamaño del temor de algunos protagonistas de la “Cuarta Transformación”, que soltaron a sus tollespara agredir a quienes manifiestan su respaldo a la protesta #UnDíaSinMujeres convocada para el próximo nueve de marzo.

Y no solo eso, han provocado el desistimiento público de mujeres de perfil intelectual, con criterio propio, luchadoras por la libertad e igualdad del género, como Beatriz Gutiérrez Müller, quien vía su cuenta de Instagram llamó a sumarse a dicha convocatoria.

Pero luego dio marcha atrás. Pasó del mensaje “¿qué harían sin nosotras?” a la leyenda “El nueve me mueve”, sustituyó el hashtag #UnDíaSinMujeres por #UnDíaConNosotras y #NoAlParoNacional.

Con el viraje promueve, se ha dicho, que mujeres y hombres porten un pañuelo blanco en apoyo al presidente Andrés Manuel López Obrador y para erradicar la violencia.

Qué triste que Gutiérrez Müller renuncie a sus convicciones, a su libertad personal, a su conciencia. ¿O no es así?#UnDíaSinMujeres no es en contra del presidente López Obrador, esposo de Beatriz, sino se trata de un paro nacional como una forma de protesta pacífica por la ola de violencia desatada en contra de mujeres, sobre todo jóvenes y niñas.

¿Qué mente perversa aconsejó a Beatriz a renunciar a su naturaleza misma? ¿Qué mente perversa intenta convertir el día convocado para un paro nacional de mujeres en un día de respaldo al Presidente de la República cuando el objetivo de la protesta es la violencia, no AMLO.

Vaya, si se tratara de protestar en contra del gobierno, tendría que protestarse en contra del Presidente de México, de los gobernadores de las entidades federativas, de los presidentes municipales, de los diputados federales y locales, de los senadores, de los jueces, de los magistrados, de los ministros.

Porque todos forman parte del gobierno, y éste se constituye con los tres Poderes. Entonces, conjuntamente tendrían la culpa del alza en el feminicidio, agravado ahora porque están matando niñas.

En la responsabilidad de la descomposición social, los tres órdenes de gobierno participan indistintamente de la filiación política. No se hagan. El Gobierno Federal le echa la culpa a los gobernadores de la inseguridad y viceversa; algo similar ocurre respecto de los ediles. Los juzgadores andan ocupados en mantener sus privilegios. Y los legisladores atienden más los mecanismos de control político electoral, que las causas de la degradación social.

No hay políticas integrales para prevenir el delito, no existe un programa de psicología y psiquiatría social, no hay suficientes fuentes de empleo pero hay becas para migrantes; contradictoriamente lanzan programas de prevención de adicciones mientras en los municipios pululan los antros de vicio.

En tribuna los legisladores se dan golpes de pecho sin acciones efectivas para abatir la violencia en contra de las mujeres. Y tampoco hacen nada por prohibir programas de televisión y canciones basados en imágenes de violencia y sexo.

Es un círculo vicioso, una espiral sin salida.

En fin, #UnDíaSinMujeres no es (y no debe ser) una protesta politizada, a favor o en contra de algún partido político. Incluso, la convocatoria la han apoyado hasta legisladoras de Morena como la presidenta del Senado, Mónica Fernández Balboa(Morena); y la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados Federal, Laura Rojas (PAN).

Nada más falta que un hombre les ordene retirar el respaldo.

Se entiende que #UnDíaSinMujeres se trata de una protesta pacífica para llamar la atención de las autoridades de los distintos órdenes de gobierno, incluso de la sociedad misma, para tomar conciencia del alarmante nivel del feminicidio y, en consecuencia, se proceda a implementar los programas que sean necesarios para detener la violencia, la agresión a mujeres y niñas.

Correo: rosyrama@hotmail.com