Por lealtad, ejército es antigolpe antiinvasión y antirrepresión

0
837

La lealtad de las fuerzas armadas el sistema político civil es el pilar de la estabilidad de la república, como parte de un proceso largo:

1.- El historiador Will Fowler contabilizó más de mil 500 pronunciamientos rebeldes en el periodo 1821-1876.

2.- La larga presidencia de Porfirio Díaz fue producto de un alzamiento militar en enero de 1876 contra el presidente Lerdo que buscaba la reelección; a finales de año Díaz salió victorioso, tomó el poder convocó a elecciones y se quedó en la presencia hasta 1911.

3.- En 1913 el general porfirista Victoriano Huerta como ministro de Defensa del presidente Madero dio un cuartelazo en 1913, pero fue derrotado a mediados de 1914 por el ejército constitucionalista, la célula originaria del ejército actual.

4.- Ante el asesinato del general obregón ya como presidente electo en 1928, el presidente saliente Plutarco Elías Calles tuvo una reunión con todos los generales para pedirles lealtad a las instituciones y a la Revolución en la designación de un civil como interino. Un año después, el general Escobar se alzó en armas contra el presidente interino Emilio Portes Gil, pero fue derrotado. Fue la última insurrección militar registrada. En esa reunión los militares se alejaron del poder y se convirtieron en la garantía de la estabilidad civil.

5.- En 1938, ante las presiones estadunidenses, inglesas y de grupos de la derecha empresarial mexicana, el presidente Cárdenas convirtió al PNR de Elías Calles en el Partido de la Revolución Mexicana y lo dotó de cuatro pilares corporativos de la Revolución: los obreros, los campesinos, las clases medias y los militares. El gobierno del presidente Avila Camacho liquidó el sector militar del partido del Estado y del gobierno y lo hizo institucional al servicio de las instituciones y del pueblo y no del partido en el poder.

6.- En el periodo 1929-2020, rumores de golpes de Estado circularon en situaciones de crisis del sistema priísta: ante el movimiento estudiantil del 68, al finalizar el gobierno del presidente Echeverría y ante el colapso sistémico de 1994 y el escenario intelectual de un interinato por el choque de trenes en las elecciones de agosto y el asesinato del candidato presidencial priísta Luis Donaldo Colosio.

7.- A finales de 1984, al recibir el Premio Nacional de Ciencias, el sociólogo Pablo González Casanova delineó su propuesta de poder popular: un Estado antiintervención extranjera y antigolpe y señaló que la garantía estaba en “la democratización de la sociedad y del Estado” a través de que “el pueblo trabajador participe en el poder del Estado”. Pero desde 1928 el ejército era la garantía contra la intervención, contra el golpe y sobre todo contra la represión masiva del pueblo.

8.- Ante la debacle electoral del PRI en 1987-1988, la insurrección civil-popular del cardenismo y las elecciones de 1994, los militares fueron sometidos a presiones políticas para precisar su comportamiento ante la eventualidad de una alternancia neocardenista o panista en las elecciones presidenciales. Sin embargo, el secretario de la Defensa Nacional del gobierno de Salinas, general Antonio Riviello Bazán, despejó dudas: el ejército era institucional e iba a respetar el voto, ganara quien ganara. La alternancia llegó en 2000, se repitió en el 2012 y por tercera ocasión se dio en el 2018 y las fuerzas armadas nunca han sido sujeto de dudas.

La historia del ejército mexicano posrevolucionario ha sido de lealtad a toda prueba, nunca escuchando consejas espurias y siempre al servicio del gobierno constitucional en turno. En los hechos, el ejército se define y no opta por sus tres características fundamentales: antigolpe, antiintervención extranjera y antirrepresión al pueblo.

Y el papel del ejército es clave en las tres seguridades de la república: la seguridad pública para defender al ciudadano, la seguridad interior para garantizar la estabilidad para el desarrollo y la seguridad nacional para repudiar cualquier intervención extranjera. Al surgir del pueblo, el ejército es el pilar del nacionalismo, la soberanía y el desarrollo social.

Guanajuato. La denuncia no viene del gobierno actual sino de organizaciones civiles: Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal anticorrupción revelaron que el gobierno panista guanajuatenses de Miguel Márquez Márquez aparece en la trama de la estafa maestra que representa el expediente más explosivo contra el gobierno de Peña Nieto. El gobierno estatal de Márquez (2012-2018) otorgó contratos por 150 millones de pesos a empresas vinculadas a la estafa maestra. Otros contratos a otras empresas consolidsron la participación de Márquez en complicidades con el gobierno de Peña. Y las autoridades judiciales actuales están jalando el hilo.

Política para dummies: La política consiste en reconocer lealtades sin necesidad de pruebas.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh