Fátima desnudó a las Claudias

0
163

La trágica muerte de la niña Fátima, ocurrida el fin de semana en un poblado de Xochimilco, desnudó la insensibilidad de las mujeres que ostentan el poder en la Ciudad de México, y que lo único que les interesa es cuidar su imagen y evadir responsabilidades.

Apenas se supo que el cuerpo fue hallado, y que una mujer que no era su madre se la había llevado de la escuela, el DIF capitalino de Esthela Damián dio a conocer que la niña sufría de maltrato doméstico.

¡Como si eso fuera justificación alguna para que se la hayan robado, ultrajado y luego la hayan asesinado!

Aunque tanto Damián como la propia Claudia Sheinbaum hayan tratado de explicar que soltaron la información ante la presión de los reporteros, por supuesto que revictimizaron a la niña y su familia al exponerla al escarnio público, que no prosperó.

Pero para no quedarse atrás —y sin que los reporteros la presionaran—, la fiscal, Ernestina Godoy, lo primero que dijo del caso es que el padre de Fátima tenía demencia senil y la madre un retraso mental.

¡Otra vez, como si eso fuera otra causa para que la menor fuera asesinada después de haber sido ultrajada! Con eso querían justificar las autoridades ineptitud en tan tremenda afrenta.

Y para rematar sale Claudia, primero queriendo justificar a Ernestina y girándole algunas instrucciones, pues por momentos la jefa de Gobierno olvida que la Fiscalía es autónoma; que ya no es su empleada.

Luego Sheinbaum retoma ayer lo del DIF, para decir que las quejas por maltrato infantil a Fátima son de 2015 y 2017, por lo que ¡no le tocaron a su gobierno!

Pues quienes hayan empezado a ser atacadas desde antes de 2018, que ni sueñen que sus autoridades las van a defender, pues quieren aplicar eso de que: “lo que fue en su año, no fue su daño”.

Aunque van más lejos, pues acorde con la 4T, las autoridades emanadas de Morena siguen aplicando eso de que cuando llegaron ya estaba el cochinero, “producto del neoliberalismo”.

O sea, el nuevo gobierno —que lleva más de un año formal y medio año de transición—, no se va a hacer cargo de nada que hayan hecho sus antecesores. Tampoco de lo que ellos hagan mal ahora, pues heredaron una ciudad en descomposición.

Lo mismo pasó con el primer colegio Rébsamen que puso a Claudia contra la lona al derrumbarse y matar a varios niños en 2017, siendo ella delegada en Tlalpan. Y en este Rébsamen de Xochimilco, el exdelegado fue Avelino Méndez, que hoy trabaja con ella.

Es triste que estas tres mujeres del poder, en lo primero que pensaron fue en salvar el pellejo lavándose las manos, pues su carrera política es más importante que una muerta más.

 

CENTAVITOS

Y si las tres morenas se vieron mal, la diputada local Teresa Ramos se vio peor. La legisladora verde difundió en sus redes un: “No basta un minuto de silencio”, y arrobó mensajes en ese sentido a los hashtags alusivos a feminicidios y a FátimaVive. Incluso exigió a Godoy un informe del caso, y que se esclarezcan todos los feminicidios del país. Lo que la diputada no vio —porque seguro ni ella checa sus propias redes— es que en sus mensajes apareció la leyenda “tuit promocionado”, que dicen que aparece cuando pagas una campaña para que la red social te difunda. Pues las propias redes acabaron a Tere por lucrar políticamente con la tragedia de Fátima. Oportunista.