Así se comunica el Estado con nosotros los ciudadanos

0
220

Las Políticas Publicas rescatan el enfoque -central y decisivo- de ver al gobierno como tema de estudio, para entender, incidir y mejorar, el funcionamiento del sistema político y administrativo. Y es que con ellas, se puede ver al Estado en acción, haciendo o dejando de hacer cosas. Por eso, son la herramienta ideal de las ciencias sociales, pues “tienen dientes” y como tal, la capacidad para cambiar la realidad social y lograr hacer que las cosas se hagan.

De ahí que el consenso y la colaboración sean los dos ejes básicos en todas y cada una de las etapas del PIPP: Proceso Integral de Políticas Públicas (creación, formulación, puesta en marcha, evaluación, análisis y terminación) y así -dentro de un entorno de real conflicto- es como se hace evidente que la ciudadanía reclama -cada vez más- ofertas y soluciones a sus necesidades personales y desea que el gobernante no sólo rinda cuentas de los macro- procesos, sino que también atienda -y con efectividad (eficiencia y eficacia)- los asuntos de la cotidianidad que son los que tejen y traman la vida en concreto. Por eso, es allí -en lo local- donde se deben resolver esos asuntos que tanto molestan e incomodan al ciudadano de a pie.

Así, el proceso de policy-making se fundamenta entonces en una decisión condensada y racional que debe estar considerada en la agenda pública del gobierno de turno. Una mención singular y aparte, merece la llamada “Non decition-making”, entendida como aquellos problemas (y/o demandas) que no lograron entrar ni capturar la atención (prioritaria o no) del gobierno. Teóricamente, las demandas que no entraron en la “agenda de gobierno” son aquellas que NO lograron generar la suficiente presión política para ser incluidas como temas prioritarios. Asimismo, la “no decisión” es una respuesta posible del Estado, cuando él (o el gobierno de turno) NO toma posición alguna y así es como está dando una respuesta: NO tomando posición. Es decir, toma posición no haciendo nada: su decisión es “no hacer nada”.

Y todo eso comunica. De ahí que los ciudadanos -sin excepción- debemos conocer el lenguaje de las Políticas Públicas para poder incidir en ellas -al menos en aquellas prioritarias- y saber cómo apoyarlas/rechazarlas, conocer el momento más propicio para favorecerlas/obstaculizarlas y presentar las razones más apropiadas para darles/quitarles el soporte…posibilidades todas, que nos permitirán incidir efectivamente (con eficiencia y con eficacia) en cualquier etapa del PIPP, pues como bien nos lo asevera el Maestro Daniel Lemetro en su canción “Pepe”: “…Y no es que Pepe no apriete…sino que sabe apretar”.