Análisis semanal: 17 de febrero

0
249

El problema de la vecindad con la potencia mundial que es Estados Unidos –aunado al trauma histórico de perder la mitad del territorio–, se suma la presencia de un presidente que piensa que con amenazas se conduce la política exterior de su país.

Donald Trump ha seguido la estrategia del garrote y la zanahoria con México, pues por un lado adula a nuestro presidente, incluso asegurando que son amigos y que le cae bien, en tanto que por otro amenaza con imponer aranceles si no se controla la migración centroamericana o con catalogar a los cárteles del narcotráfico como organizaciones terroristas si no se desmantelan.

Y en esto queda atrapado el gobierno de López Obrador, quien en campaña aseguraba que no repetiría las historias de sumisión de su antecesor, pero ya en el ejercicio del poder ha permitido que Trump dicte algunas de sus acciones, como fue mandar a la Guardia Nacional a la frontera sur o volver a utilizar a la Marina en contra del crimen organizado.

Atrás quedaron las promesas de contestar cada tuit ofensivo del estadounidense, de recuperar la dignidad y no permitir el trato que el inquilino de la Casa Blanca ha dado a nuestros migrantes.

Y es que como opositor se podía criticar lo hecho por Peña Nieto desde una cómoda posición, pero ya como presidente se comprueba que no es fácil lidiar con un mandatario que tiene los instrumentos para afectar a México, ya sea en el plano económico o en temas como seguridad.

El problema, de este lado de la frontera, es que tenemos un presidente que no acepta haber cometido un error y mejor busca un distractor para evadir una responsabilidad por la que peleó cerca de 15 años.

 

El meme de la semana

 

La imagen de la semana

Imagen de mensaje que en redes sociales se difundió a propósito de la detención de Emilio Lozoya.

Conspiracy Theory

El tema de la permanencia de Alejandro Gertz Manero al frente de la Fiscalía General de la República ha dado de que hablar mucho a últimas fechas. Recordemos que se trata de un órgano autónomo del Estado mexicano, algo que se debe tener muy presente en esta historia.

Así, el pasado 9 de febrero circularon insistentemente versiones de que presentaría su renuncia a causa del rechazo a su iniciativa de reforma penal. Incluso esta versión se siguió repitiendo días después.

Pero en la conferencia mañanera de 10 de febrero, Gertz se presentó para entregar un cheque de 2 mil millones de pesos, algo que López Obrador aprovechó para informar que se utilizaría en el tema de la rifa del avión presidencial, pues con dichos recursos se garantizaba el premio al ganador.

Ante los cuestionamientos de por qué se entregaban de esa forma los recursos –y ante la confirmación de que Gertz no renunciaba–, se anuncia la detención de Emilio Lozoya en España.

Quedan muchas dudas de porqué ha sucedido esto en tan poco tiempo y si hay en realidad la tan presumida autonomía.

@CronicadePoder