Los manceristas, muertos de risa

0
185

Mucho escándalo hizo el gobierno de la Ciudad de México al anunciar que había varias órdenes de aprehensión en contra de los colaboradores más cercanos al exjefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

La verdad, varios se fueron con la finta de que la administración de Claudia Sheinbaum iba en serio contra sus antecesores, pero todo ha quedado en mero discurso, porque es hora de que no hay un solo detenido.

Los únicos que están en la sombra son pececillos menores, porque lo que se dice peces gordos, pues esos aún andan nadando a sus anchas sin que nadie los moleste.

Y esto se puede interpretar solamente de dos formas: o el gobierno de la 4-T no tiene absolutamente nada sólido para encarcelarlos y con los anuncios sólo quieren distraer, o los exmanceristas hicieron las cosas tan bien que no los pueden agarrar. Porque desde hace varias semanas la propia fiscal capitalina, Ernestina Godoy, anunció que se tenían perfectamente ubicados al menos al exsecretario de Obras, Edgar Tungüí Rodríguez, y al exdirector del INVI, Raymundo Collins Flores.

Bueno, pues es hora que Tungüí Rodríguez no aparece, y en el caso de Collins Flores ya un juez les tumbó el caso, por la sencilla razón que a Ernestina y sus muchachos se les pasó el tiempo para armarle el expediente y el delito del que lo querían acusar expiró. Ninguna sorpresa causa la ineptitud de Godoy, pues en su corta estancia al frente de la procuración de justicia en el capital ha demostrado que no tiene la menor capacidad para el cargo, que le fue creado a la medida.

Lo que en realidad preocupa es que la delincuencia común, que es la que realmente tiene asolada a la ciudadanía, anda por la calle muerta de risa y sin la menor preocupación de que puedan pagar por sus fechorías.

Si bien es cierto que en los últimos días las autoridades han golpeado con fuerza a la Unión de Tepito, capturando a sus principales líderes, no ha sido trabajo de la Fiscalía, sino un trabajo coordinado de la Secretaría de Seguridad Pública y la Marina, básicamente.

Es decir, que el trabajo ha sido de inteligencia, y aunque Ernestina pudiera alegar que esa área le pertenece, a nadie le cabe la menor duda que quienes hacen el trabajo son parte del equipo que en su tiempo formó el hoy jefe de la Policía capitalina, Omar García Harfuch.

O sea, ninguna estrellita que pueda llevarse la fiscal, que para lo único que es buena es para tomarse la foto con la jefa de Gobierno, a quien le sigue rindiendo cuentas, a pesar de que se supone es autónoma.

Los manceristas tienen razón en estar muertos de risa… no de miedo.

 

CENTAVITOS

La fracción del PRD en el Congreso de la Ciudad de México llamó a sus colegas de Morena a ponerse las pilas y atacar el grave rezago legislativo que se vive en Donceles, y todo por la grilla interna entre pejistas, que en lo que va de la legislatura se la han pasado más agarrados del chongo, que trabajando. A ver si ahora con su flamante coordinadora, Martha Ávila, los morenos se ponen a chambear, porque si la escogieron como su nueva dirigente en Donceles, es porque la diputada deberá tener algún liderazgo, aunque sea mínimo, ¿no?